Opinion

(*) Juan José Toro es Premio Nacional en Historia del Periodismo.

Hace un par de años, cuando en esta columna nos referíamos al origen potosino de algunas manifestaciones culturales —como el charango, la diablada y la Virgen de Copacabana—, no faltaron quienes criticaron esas afirmaciones calificándolas de “chauvinistas” y algunos llegaron a decir que eran un exceso de regionalismo. “Exageran: ahora resulta que todo es de Potosí”, se quejó un colega del diario Correo del Sur de Sucre, la capital constitucional del país.
Claro que no todo lo boliviano viene de Potosí, ya que eso sí sería una exageración, pero hay que admitir que la importancia que tuvieron sus minas de plata, no solo para América sino para el mundo entero, la convirtieron en el referente histórico inevitable del periodo colonial.
Tan grande fue su fama que el libro más importante del idioma español, Don Quijote de la Mancha, la incluye como el ejemplo de algo de excesivo valor (de ahí viene la frase “¡vale un Potosí!”).
Tanta y tan importante fue su producción de plata que, por lo menos en el siglo XVI, era el equivalente a la Nueva York de nuestra época. No es de extrañar, entonces, que Potosí haya sido la meta de personas de la más diversa condición social. Hasta allí acudían aventureros en busca de plata, religiosos en busca de almas, comerciantes con los más variados productos y artistas en todas las ramas. Francisco Tito Yupanqui, el artífice de la Virgen de Copacabana, vivió en el Potosí colonial y allí esculpió esa imagen.
El intenso trajín de la mítica ciudad está reflejado en la novela “Potosí 1600” del escritor Ramón Rocha Monrroy. Para escribirla, el autor investigó la época y quedó anonadado por todo lo que encontró, tanto que en las fiestas patrias recién pasadas, me dijo que, si se hubiera obrado con justicia histórica, nuestro país no debió llamarse Bolivia sino Potosí, República de Potosí.
Y el justificativo para ello no es precisamente histórico sino económico. Si todavía quedaba alguna duda, la NationalGeographicreconoció su importancia al publicar que “los precedentes del hallazgo en aquella región de la mina de Potosí, la más importante explotación de plata de todas las épocas, se hallan en tiempos prehispánicos, pero fue en 1545 cuando se descubrió la veta del Cerro Rico, que hizo la fortuna de Potosí. A 4.000 metros de altura y sobre una meseta desolada, desprovista de recursos agrícolas, la Villa Imperial —título con el que fue reconocida— aumentó su población de unos 12.000 habitantes a 160.000 en el año 1610”.
La plata potosina sostuvo a casi todas las monarquías de su época ya que no solo España se beneficiaba de ella. Sin un yacimiento similar al potosino en sus colonias, las coronas de Inglaterra y Holanda contrataron en secreto los servicios que piratas que, escudándose en patentes de corsos, asaltaban los galeones españoles en alta mar y se robaban la plata que compartían con sus contratistas a cambio de impunidad para gozar sus fortunas. Así, el metal que salía del Cerro Rico se expandió por el planeta, incluso a través de las monedas acuñadas en Potosí —precursoras del dólar—, y se convirtió en el motor de arranque para la revolución industrial.
El director de la Casa de Moneda, Vladimir Cruz, dice que, en el caso de Sudamérica, la plata potosina logró cambiar la matriz económica de la agricultura a la producción capitalista.
Incluso Simón Bolívar reconoció la importancia de la ciudad, su nombre y renombre, al rechazar la propuesta de que la Villa Imperial sea rebautizada con su apellido. Finalmente, se lo utilizó para nombrar a la nueva república.

LUPE CAJÍAS

¿Podrá descansar en paz Eliana Flores Bedregal? ¿Cómo quedarán los espíritus que lucharon en esta tierra por un ideal, por un mundo mejor y de pronto miran desde lejos que todo está peor? ¿Se sentirá derrotada después de décadas de intentar concientizar a los bolivianos sobre la importancia de la biodiversidad?
Eliana (1954) fue la tercera de cinco hermanos, que de una u otra manera, dedicaron sus talentos a la defensa de los más pobres y al cuidado de la naturaleza para ofrecer a esos desheredados de la tierra la oportunidad de un progreso sostenible, sin caer en los extremos consumistas.
Egresada del colegio Santa Teresa, fue una de las primeras mujeres en titularse en la famosa carrera de Biología de la Universidad Mayor de San Andrés, que dio una brillante generación. Ocupó la dirección del Museo de Historia Natural. Gracias a su empeño, el pequeño repositorio pasó a ser un centro de visitas estudiantiles y profesionales porque presentaba colecciones de flora y fauna, bajo cuidados registros y catálogos. Similar dedicación demostró como Directora de Vida Silvestre en el Ministerio de Medio Ambiente.
Posteriormente cursó nuevos estudios en Estados Unidos y junto con su esposo Carlos Capriles investigaron, fotografiaron y publicaron libritos didácticos y baratos sobre las aves en Bolivia, en La Paz, en los alrededores citadinos. Tan sencillos que libro en mano, uno puede recorrer Huajchilla y encontrar en los ramales los animalitos de las fotos: tangaras, insectívoros, colibríes arco iris, zarzales, calandrias o gorriones.
Aumentó sus catálogos con más de 700 aves en la Amazonía, caminando por aquellos parajes que seguramente sus hijos ya no verán, menos sus nietos. Junto a su hermana Olga asumió la necesidad de luchar para difundir la importancia de los bosques, de los espacios donde se encuentran las fuentes de agua, de la vida clara y cantarina, que ya no tendrá el TIPNIS.
También caminó hacia el otro extremo del país, cerca de Potosí, Toro Toro, ese extraordinario rincón patrio donde también se encuentran restos únicos de flora y fauna y fundó un club infantil para que los pequeños sepan defender las aves en riesgo de desaparecer. Fue una de las pioneras voces, quizá la primera, en alertar al país de la belleza de Laguna Colorada y el peligro de su evaporación.
Mientras los originarios del Parque Tariquía denuncian la exploración petrolera en su territorio. El fin de la biodiversidad que ella tanto protegió se acerca sin pausa y con mucha prisa.

Jaime Paz Zamora

El 17 de agosto es el día de nuestra bandera. Así como suena, nuestra bandera, dicho con ternura, sentido de pertenencia y fervor cívico. Con mayor razón ahora que ciertas circunstancias están generando espacios de confusión en nuestros símbolos nacionales. Celebramos el 166 aniversario de creación de la actual tricolor, en la Convención Nacional, reunida en Oruro el 31 de octubre de 1851, habiendo sido izada por primera vez el 7 de noviembre en el faro de Conchupata de la misma ciudad.

El presidente Manuel Isidoro Belzu se dirigía a caballo de La Paz a Oruro para participar de la convención por él convocada, cuando en el altiplano inmenso fue sorprendido por un gigantesco arcoíris de vivos colores, como solo la transparencia del aire en esas alturas lo permite. Desmontó de su cabalgadura conmovido por tan sublime espectáculo, intuyendo en el fondo de su alma que si esos eran los colores naturales de la patria, deberían ser igualmente los de su bandera. Instruyó a su ministro Unzueta que elaborara un memorial a base de la síntesis visual del rojo, amarillo y verde para ser presentado en la Convención.

Hoy en día, la inmensa mayoría de banderas de los países que conforman la Organización de las Naciones Unidas se pueden ordenar en grupos que portan los mismos colores aunque en diseños diferentes, así el azul, blanco y rojo de Gran Bretaña se repiten en los Estados Unidos de Norte América y en casi todo el Commenwelth y los de Francia en forma de barras horizontales también. Sin ir más lejos, aquí al lado, Paraguay los tiene, así como el celeste y blanco de Grecia, Argentina, Uruguay, Guatemala y otros. El blanco y rojo de Canadá y Perú. El amarillo y blanco del Vaticano y España. El amarillo, azul y rojo de Ecuador, Colombia y Venezuela, para no referirnos a otras series u agrupaciones.

Quién diría que andando el tiempo nuestra tricolor se convertiría igualmente a partir de la presencia de Bolivia en la ONU en importante cabeza de una de las series más amplias de banderas. Existen alrededor del mundo 18 países y con nosotros 19 que portamos los mismos colores. Sea esta la oportunidad de nombrarlos como un homenaje al aniversario que celebramos. Benín, Burkina Faso, Camerún, Congo, Etiopía, Ghana, Granada, Guyana, Guyana Francesa, Guinea, Guinea Bissau, Santo Tomé y Príncipe, Lituania, Mali, Myanmar, Senegal, Togo y Surinam.

Asimismo, en la decisiva hora del Tipnis que vive Bolivia, no dejemos de reflexionar al izar nuestra bandera de que sus colores surgieron de nuestra naturaleza, de nuestro paisaje a través de una percepción medioambiental de sus fundadores, la que nos impele hoy como mandato a un responsable y cuidadoso, por no decir amoroso, manejo de nuestra tierra y medioambiente, con una visión ecológica estructural que alimente políticas públicas de largo aliento al margen de improvisaciones coyunturales.

Humberto Vacflor Ganam

A propósito del TIPNIS, algunas organizaciones civiles están pidiendo que se llame a un referéndum, que podría también incluir la ley de la coca, pero quizá haya que añadir a la consulta un tema más importante todavía: decidir de qué países vamos a ser aliados los bolivianos.
En una semana, el presidente Evo Morales pidió que los pueblos del mundo salgan en defensa de Corea del Norte ante la “amenaza” de Estados Unidos y su ministro de Justicia visitó al presidente de Irán para entregarle el libro sobre el mar.
¿Somos aliados los bolivianos de Corea del Norte, una de las dos monarquías comunistas del mundo, más sanguinaria que la otra, y de Irán, el origen del terrorismo, que provocó un baño de sangre en Argentina con el atentado a la AMIA?
El vicepresidente García Linera dijo hace poco que si Evo Morales hubiera sido presidente hace cien años, no perdíamos el mar. Se equivocó con esa cifra. Sabemos que los números no son su fuerte. Pero si seguimos el ejercicio que propone, aunque con más precisión, habría que imaginar que si Evo Morales hubiera sido presidente durante la segunda guerra mundial, Bolivia no hubiese estado en el frente que combatía a Hitler.
Que el gobierno boliviano defienda al régimen de Nicolás Maduro, que pisotea la democracia, que asesina jóvenes, que viola todas las leyes, se podría entender pero no justificar por aquello del ALBA, pero apoyar a Corea del Norte y hacer amistad con el régimen iraní es un exceso, incluso para un desquiciado.
El presidente tiene, entre sus atribuciones, manejar la política exterior. Pero ahora, cuando el mundo mira con horror la posibilidad de una guerra mundial, los bolivianos tendríamos que ser consultados.
El dictador de Corea del Norte dice que sus misiles llegarían a todas las ciudades de Estados Unidos. Pero si Estados Unidos responde, el gobierno boliviano protesta.
Ahora, el obeso dictador, anuncia con insistencia que atacará la isla de Guam, donde existen bases militares de Estados Unidos. Es decir: el Pearl Harbor del siglo XXI está a la vista.
El obeso dictador de Corea del Norte tendrá sus delirios suicidas, pero los bolivianos no tenemos por qué sumarnos a esa locura. Tendríamos que decirlo en un referéndum, si hay tiempo todavía.

Vacaflor.obolog.com

Alberto H. Chávez Rodríguez
Reg.- No.- 016 C.P.D.B.- Bolivia
Reg. No.- 036 C.P.D.T.- Tarija

Estamos viendo que variéis disciplinas deportivas la “honestidad” se perdió tanto en dirigentes y atletas y no queremos mencionar tal o cual disciplina deportiva pero sabemos que de aquí a un buen tiempo aparecieron varios dirigentes “deshonestos” que solo quieren su apetito personal y llenar sus bolsillos a costa de los deportistas quienes al final son los mas afectados por tanta “corrupción” a causa de no ser “honestos” en los manejos económicos principalmente y por ello vemos hoy en día a varios dirigentes “sinvergüenzas” que no quieren ni hablar y prefieren callarse sabiendo que lo que tienen lo hicieron de manera “deshonesta”.
Pero también se ve que en rubro de la información aparecieron algunos periodistas “Deshonestos” y algunos por ahí debe haber “corruptos” que le cobran algún club, institución, academia o escuela por la información porque por ahí se hacen los que no hacen nada y hablan y hablan de “Honestidad” siendo que en su actividad diaria trafican con la información y hay veces engañan a los atletas con promesas que nunca les cumplen, seguro que de habar algunitos que se hacen los “honestos” y que todavía no les descubrieron lo que son.
Pero en Tarija estamos viendo que el ser “honesto” se puede dar por varias razones y en varios aspectos sociales donde los valores de ser buena persona se perdieron y no les importa salir por el medio de comunicación que sea a tratar de “disimular” y decir que son “honestos” con su trabajo algo que ni ellos mismos se lo creen. La honestidad es conocida por todos, pero lastimosamente, cumplida por algunos, ya que, otros creen que están por encima de este valor y pueden saltárselo sin criterio alguno.

La honestidad, es más conocida por ser uno de los valores más fáciles en cumplir, debido a que solo debemos decir la verdad así evitaremos engañarnos a nosotros mismos y a todos los que están involucrados en la situación.
El verdadero creyente tiene muchas características por las cuales puede ser identificado. Una de las más nobles es la honestidad, sabemos que algunos definen a la honestidad como una forma de comportarse con decencia y moderación. También con recato, con pudor, con urbanidad, con modestia, con decoro, con honradez, con castidad y con todo lo que es loable en las acciones y en las palabras de las personas.

La honestidad incluye en su significado el concepto de verdad y de confianza. Está incorporada a nuestra forma de pensar, a nuestras palabras y a todas las acciones que desarrollamos. Confirma así nuestra integridad total y una firmeza moral.

La honestidad, la confiabilidad y la honradez son las cualidades que debe tener presente cualquier persona en cambio, la traición y la deshonestidad son completamente contrarias a lo que fijan todas las religiones

También la humildad y la modestia son valores que consisten en el conocimiento de nuestras capacidades para actuar, la humildad es una de las mayores bendiciones que Dios puede otorgar a los seres humanos, mencionamos como valor, también, a la confiabilidad, que es una cualidad esencial para que la sociedad funcione como una unidad, en la que se tienen en cuenta las necesidades y aspiraciones de cada ciudadano.

Pero parece que algunos amigos e inclusive personas profesionales desde niños nunca les hablaron de la “Honestidad” y ser “Honestos” en la vida y salieron “chuecos” .La honestidad constituye uno de los valores más importantes en la formación de la personalidad del niño al ser la base de relaciones personales en las que la proyección hacia el otro implica un afecto personal desinteresado, y un respeto que se fortalece a través de las mismas interrelaciones.

Para desarrollar la honestidad en el niño es preciso formar nociones, conocimientos, habilidades, emociones, vivencias, sentimientos, que los preparen para una conducta honesta, que es necesario aprender. Por su propio desarrollo evolutivo el niño de la primera infancia cree que todo le pertenece, que todo gira en torno a él, y por lo tanto, todos los objetos del mundo circundante son suyos, así como aprobadas todas las acciones para obtenerlos, este egocentrismo inicial va cediendo poco a poco a comportamientos mas socializados, que lo obligan a no mentir, a no utilizar medios no adecuados, para obtener lo que quiere. Es por eso que en la formación de una cultura de paz la honestidad se convierte en un pilar de la misma.

El saber que se puede o no se puede hacer, y que conducta es buena, es un aspecto fundamental en el desarrollo de la honestidad. Conocer porqué un comportamiento honesto logra buenos amigos y un reconocimiento moral, es básico para desarrollar este valor en los niños de esta edad. Esforzarse por hacer algo útil en beneficio de los demás, sin esperar recompensa y solo por el hecho de hacerlo es importante para estos fines.

Como se destaca, la honestidad es un valor o concepto general que engloba otros más específicos, como es el respetar a los demás, no apropiarse de lo ajeno, ser sincero en las relaciones, no mentir, decir siempre la verdad. Es una cualidad bastante abstracta de comprender para un niño en la primera infancia, y que solo mediante comportamientos particulares logra poco a poco consolidarse como un valor general, espero que esta opinión sirva de algo para algunas personas ya sean varones o damas para que hagan el intento para cambiar en algo su vida que llevan mostrando ser “Honestos” y sino quieren bueno que le vamos hacer sigan engañando a la gente, sigan engañando en el trabajo que se desenvuelven, sigan engañando a sus dirigentes o engáñense entre dirigentes y lo peor sigan siendo “deshonestos” hasta con su Familia, gracias.

JHONNY RIVERA
Lic. En educación Técnica y Tecnológica

Cumpliendo con el cronograma aprobado por el Consejo Universitario de nuestra Universidad Estatal, el Comité Electoral en pleno y siguiendo la directriz de las normas y el Estatuto Orgánico de la Universidad se publicó la Convocatoria a elecciones de Rector, Vicerrector, Decano y Vicedecano respectivamente, con los capítulos correspondientes: Marco legal, Cronograma, De la elección y los electores, De los requisitos para Rector y Vicerrector, De los requisitos para Decano, De los jurados electorales, De la Campaña electoral, Del escrutinio, De los ganadores de las elecciones, De la proclamación de las elecciones, De la proclamación de resultados y Posesión, De las faltas y delitos en el proceso electoral, De las disposiciones complementarias.
Esta columna entrevisto al presidente del Comité Electoral donde gentilmente nos hizo conocer que todo está cumpliéndose a cabalidad de acuerdo lo estipulado y donde nos hizo conocer su cronograma del Comité:
• Publicación de la convocatoria, miércoles 9 de agosto de 2017
• Fecha de renuncia de autoridades y representantes para habilitarse como candidatos, viernes 18 de agosto de 2017.
• Recepción de listas completas de candidatos, lunes 28 de agosto hasta horas 12.
• Habilitación de candidatos lunes 28 de agosto a horas 15
• Publicación de las listas de candidatos habilitados, martes 29 de agosto a horas 8:00.
• Sorteo y ubicación de las fórmulas en la papeleta de sufragio martes 5 de septiembre.
• Publicación del Padrón Electoral, listas de docentes y estudiantes habilitados para votar.
• Atención de reclamos respecto del Padrón Electoral: hasta el martes 5 de septiembre a horas 18:00.
• Cierre definitivo del Padrón Electoral; miércoles 6 de septiembre a horas 18:00.
• Sorteo de jurados electorales 6 de septiembre a horas 18:00
• Publicación y notificación de jurados electorales: vierne4s 8 de septiembre
• Publicación de lugares de votación 11 de septiembre
• Foro debate de candidatos habilitados de votación, televisiva y radial, lunes 11 y 12 de septiembre.
• Reunión de coordinación y capacitación de jurados electorales, miércoles 13 de septiembre.
• Elecciones, primera vuelta, martes 19 de septiembre.
• Si fuese caso, elecciones de segunda vuelta el 22 de septiembre.
• Posesión, nuevas autoridades, tres días hábiles después de emitirse la resolución del Comité Electoral.
Esta columna se comprometió a la opinión pública de realizar un seguimiento minucioso de estas elecciones y cooperar para que no se den los “exabruptos” que sucedieron en anterior elecciones fallidas. Además debemos identificar a las personas anti universitarias descalificadas, como se dieron hace unos días atrás, elementos “encapuchados” al estilo “terrorista” hicieron suspender XV Conferencia del Sistema Nacional de Universidades Públicas que debía desarrollarse en Trinidad (Beni) donde hubo agresiones y heridos. Sobre este suceso entrevistaremos a los que asistieron por Tarija a esta conferencia y nos den la información fidedigna y publicarlo y se entere la población tarijeña lo que pasa a nivel nacional.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cada día somos más, con estilo de vidas diferentes, pero que hemos de relacionarnos, lo que nos exige amplitud de miras y comprensión permanente. Precisamente, esa fuerza transformadora de los corazones, radica en el ropaje interior de cada cual, por lo que es ineludible cohesionar latidos desde todas las culturas y buscar la manera de fraternizar actitudes, sobre todo activando el culto a la coherencia con la autenticidad de lo que somos. No quiero omitir, que son de alabar los avances que contribuyen a entendernos; sin embargo, tampoco podemos dejar en el tintero, que la mayoría de las gentes mueren en la desesperación continua, sin consuelo alguno. Sólo hay que ver, cómo algunas patologías van en aumento. El miedo y la opresión es tan fuerte que se hace dificultoso vivir y, en ocasiones, para coexistir con poca dignidad. De nada nos sirven los progresos en el conocimiento y en la información, si luego, a renglón seguido tenemos una economía excluyente que aniquila, que mata y nos comercia a su antojo. Hoy todo se mueve en torno al poder. Como antaño, el pez grande imperecederamente come al chico. Ante este panorama desolador, multitud de ciudadanos de todo el mundo se sienten mal, muy mal, sin horizontes, sin salida, sin luz en definitiva.

La falsedad es uno de los grandes tormentos actuales. Como dijo una vez el novelista y poeta Sir Walter Scott: “Oh, qué enmarañada red tejemos cuando primero practicamos el engaño”. Tengo el convencimiento, pues, de que si avivamos las alianzas con la verdad, podemos desenmarañar la intrincada red de transacciones sospechosas y llevar a quienes practican el engaño ante la justicia. Esto es algo que favorece la integridad financiera y el crecimiento inclusivo, cuestión que nos beneficia a todos. Hasta ahora nos han adoctrinado con una cultura del bienestar que encierra una idolatría del dinero como jamás, en lugar de activar otros cultivos que nos hermanen y nos ayuden a servirnos mejor unos a otros. Sólo hay que mirar y ver el endiosamiento de algunos poderosos, totalmente deshumanizados y corruptos a más no poder, siempre dispuestos a restar existencias, a no compartir nada con los más pobres, si acaso alguna migaja, para luego pasar a ignorarles. La persona se ha degradado como no se podía imaginar uno. La avaricia tampoco conoce límites. Hay un rechazo a toda moral y el interés ha sustituido a la solidaridad desinteresada. Lo malo de toda esta nube de despropósitos es que el mal se ha enraizado, lo que va a dificultar la expectativa de un futuro más justo.

Además, por si fuera poco, la persona ha dejado de amarse por sí misma, y se ha puesto al servicio de unas gentes económicamente privilegiadas, que no entienden de ética y sí de sobornos. Por tanto, tan importante como alimentarse para poder caminar, es salir de este espíritu que nos degrada, que nos insta a vivir en la superficialidad, siendo a veces un producto más de mercado, donde aquello que no produce se abandona. Con urgencia, el ser humano, si quiere permanecer como especie pensante, tiene que volver a ser él mismo, de ahí, la perentoria necesidad de una educación que nos enseñe a reflexionar críticamente, mediante un lenguaje universalista que ofrezca un camino de maduración en valores. Las gobernanzas mundiales han de humanizarse si en certeza queremos fortalecernos como linaje en este mundo tan velozmente cambiante. Por más que miremos para otro lado, la esclavitud moderna está presente en todas partes del mundo, devaluando a todo ser humano. Una vez más, don dinero es el motor. Un estudio reciente de la Organización Internacional del Trabajo lo avala, estimando que genera ganancias anuales de más de 150.000 millones de dólares, lo cual equivale a la suma de las ganancias de las cuatro empresas más rentables del mundo.

Hace tiempo que la primacía del ser humano sobre todo lo demás, ha dejado de ser una realidad. Olvidamos que estamos en el mismo camino y que todos somos necesarios para abrazar un único horizonte. ¡Atención al aguijón de la rivalidad! ¡O al incentivo del egoísmo! A veces la necedad nos puede, y obviamos que también las obras ajenas son nuestras obras también. Sea como fuere, veo que nos falta esa actitud de servicio incondicional y que nos sobran respuestas vengativas. Como decía san Ignacio de Loyola, “el amor se debe poner más en las obras que en las palabras”. Esto es lo que realmente nos fertiliza como seres vivos y nos permite cambiar, al experimentar la felicidad de legarse, sin reclamar dividendos, por el sublime deseo de realizarse donándose. Hoy más que nunca requerimos más acogida, más misión, más entrega y generosidad, en suma. Ya está bien del reinado del dominio de unos sobre otros, o la nefasta competición para ver quién es más poderoso o productivo, restauremos otros valores más de familia, más de sociedad coordinada y cooperante, más de colectivo armonizado. Hemos de volver a la pureza, al retorno del amor verdadero, ese que comprende y disculpa, que injerta palabras de aliento y que reconforta con su propia mirada, lejos de esa desviación destructora que hoy tanto nos acorrala y aniquila.

En consecuencia, ha llegado el momento de reafirmar una actitud humana más acorde con el crecimiento espiritual, que es lo que verdaderamente nos hace más felices, o al menos, estar bien con nosotros mismos. Cualquier menoscabo cívico nos degrada. Deberíamos esto tenerlo más presente. Justamente, con esta degradación humana se hace muy difícil modelar la convivencia, por ejemplo. Cuando falla el respeto todo se desmorona. Es una contradicción pedir a las nuevas generaciones la consideración hacia sus análogos, cuando las mismas relaciones sociales se gestan desde una mentalidad egoísta, trastocándolo todo, desde la similar correspondencia del ser humano con la naturaleza. Con relativa frecuencia, éstas se hallan con conductas inmorales, y hasta perversas, como en el caso del llamado turismo sexual, en el que se degradan vidas humanas, incluso de tierna edad. Lo mismo sucede con el mundo del trabajo, es fácil encontrar testimonios donde la degradación de la persona es un hecho, en la medida en la que se le considera un mero instrumento en el campo de las ganancias y nada más que eso. De igual modo, a poco que paseemos por nuestras ciudades, se observan situaciones de degradación y de miseria en plena calle. Está visto, por ello, que hay que cambiar de rumbo y no aceptar pasivamente ciertos comportamientos que nos asombran, pero poco más.

Tengamos presente que solamente aquella autonomía que se somete a la naturalidad nos embellece como persona. Por otra parte, no es bueno acostumbrarse a que la vida humana entre en el mercado y apenas tenga valor alguno. Subsiguientemente, deberíamos hallar una manera de deshabituarnos de esta adicción al mal que nos acecha. Nunca es tarde para recapacitar, para volver a empezar a ser otro, aunque, como decía el novelista y ensayista estadounidense Susan Sontag (1993-2004): “Amar duele, es como entregarse a ser desollado y saber que, en cualquier momento, la otra persona podría irse llevándose tu piel”. Pero ese sufrimiento estará bien empleado, si supone socorrer a todos para transitar con todos. En este sentido, y aunque no tengamos derecho a juzgar a nadie, si que animo a considerar estas palabras de un sabio de la antigüedad: “No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos”. Ojalá lo escrito aquí, dejase perplejo al lector, le hiciese reflexionar y se pusiese también a compartir lo que piensa. Sería una manera de esclarecer todos los laberintos que nos hemos trazado y, de ver, que aún estamos vivos.

Más artículos...

Ads Banners