27
Mar, Jun
884 New Articles

Opinion

Humberto Vacaflor Ganam

Todos esperamos que el tratamiento médico que reciba Luis Arce Catacora en Brasil sea exitoso. Si él decidió no ir a Cuba para ese tratamiento será porque tiene muy buenas razones. Hugo Chávez optó por Cuba y no le fue bien, como dice su certificado de defunción, mientras que Lula da Silva prefirió la clínica Sinaí de Sao Paulo y sobrevivió, como saben los jueces que lo están investigando por corrupción.

Sería inapropiado hacer extrapolaciones políticas a partir de estos hechos. Cada quien tiene derecho a buscar los médicos que prefiera, lo que depende de sus posibilidades económicas. En cuestiones de salud no se da aquello de cada quien según sus necesidades, sino cada quien según sus posibilidades económicas. El neoliberalismo impone sus leyes en esta materia.

Si uno tiene posibilidades económicas de buscar médicos en el exterior no tiene que dudar. Si uno ha ahorrado en la vida, aunque sea sólo en los últimos diez años, debe gastar lo que fuera en la salud. La salud es lo más importante. Para eso se ha ahorrado, sin importar los detalles sobre cómo se hicieron esos ahorros. Eso a nadie le importa.

Se debe tener buena información para decidir dónde tratarse, mejor si es información privilegiada, de primera mano. ¿Dónde ir?
El ministro sabe cuántos recursos recibe la CNS, porque él los definió en los últimos once años, y por lo tanto sabe que no se debe confiar en la “caja”. Allí no tienen otra cosa que aspirinas y supositorios, algunos con fecha vencida, como se los puede detectar por el olor que tienen.

La decisión del ahora exministro viene a contradecir las preferencias del presidente Evo Morales, quien decidió ir a Cuba para una bronquitis. Hay que sospechar que el presidente no hubiera ido a Cuba si el problema hubiera sido más difícil que una bronquitis. Tampoco está permitido hacer extrapolaciones sobre estas diferencias del ministro con el presidente. Cada quien tiene el derecho de elegir al médico que lo ha de tratar y las cuestiones ideológicas no tienen cabida en esto.

Además, el presidente ha prohibido que se hagan especulaciones políticas sobre la ausencia de Catacora. Y cuando él prohíbe algo, se debe obedecer.
Las especulaciones económicas sí que están condenadas. Ni una palabra.

Oscar A. Heredia Vargas
Docente en Emérito de la UMSA

En los siglos anteriores y en el siglo nuestro la “humanidad ha venido trabajando para lograr una vida mejor”, en ese camino, “equivocadamente se hizo y se hace demasiado énfasis en la relevancia de las destrezas y talentos” -importantes sin duda- pero son medios y no fines.

Alejandro Bullon, “nos explica que la sabiduría no solo es conocimiento. Es la habilidad para usar el conocimiento. Si eres sabio, harás de tu vida todo un arte, perfecta en todos sus detalles. La sabiduría es el arte de vivir y de alcanzar el éxito sin sentir un vacío, es mirar hacia arriba con gratitud y encarar con esperanza la vida. Las hijas de la Sabiduría son la enseñanza, el entendimiento, el aprendizaje, la inteligencia, el juicio, la imparcialidad, la equidad, la paciencia y el conocimiento”.

Tomar en cuenta a todas las hijas de la sabiduría, es la única manera para que los legisladores de la justicia puedan decidir de forma acertada. Se generaría alegría y satisfacción por la decisión correcta y se evitaría lágrimas de dolor y actos de impotencia cuando no deciden lo correcto.

¡La sabiduría! es muy importante en el momento de denunciar, de investigar, de imputar y de sancionar. ¡La sabiduría! evitaría la penumbra, la incertidumbre y el cargo de la ley cuando uno se equivoca, pero que tranquilidad daría cuando uno toma la decisión acertada.

¿Nos dimos cuenta que la vida de varias familias depende de esas decisiones? ¿Y si se equivocarían, las consecuencias pueden ser lamentables, terribles y fatales?

El debate de hoy sobre la justicia está enmarcado con prioridad en el procedimiento y en el instrumento y no en la parte fundamental: Lo humano. Necesitamos trabajar lo fundamental, cierto, es un problema estructural, pero esa es la tarea pendiente para lograr una justicia sabia.
¡Aclaro! Nadie está en contra del debate de lo procedimental e instrumental, nadie quiere evitarlo, nadie quiere impedirlo, nadie quiere rehuirlo, solo se quiere que el péndulo del debate llegue a un punto de equilibrio necesario para lograr una justicia con mayor justicia.

En un mundo complejo, ya nos dice Siliceo A. (1998) que, “es fundamental la revalorización del hombre y de la sociedad y de la subordinación de los intereses egoístas frente a lo auténticamente humano, es decir, lo “espiritual”, tanto en la dimensión individual de dignificación de la persona como de su desarrollo humano”, aspectos que nos ayudaran a dejar de entender que la justicia “es un artículo más o menos falseado que el Estado vende al ciudadano a cambio de su lealtad”.

Lo que queremos los ciudadanos es lograr el ideal de la diosa griega Diké -enemiga de todas las falsedades y protectora de la sabia administración de la justicia-, ella buscaba que la justicia proteja las empresas nobles de los seres humanos. Era la Diosa que castigaba severamente la injusticia y velaba por la justicia. Ella encarnaba el derecho y el debido proceso ante todos los sujetos”.

Como podemos deducir los “skills” (Siliceo A.) -talentos y habilidades- de los legisladores líderes tienen que estar en congruencia plena con las líneas axiológicas. Es decir, fundidos de manera permanente y continúa con lo ético-valorativo.

¡Sabiduría! ¡Es lo que queremos para la sociedad y el país!

Maximiliano Corradi

Los científicos han informado ya ampliamente sobre los graves problemas que ocasionará el cambio climático y los grandes desplazamientos de población que éste traerá, por este motivo es acertado que la Organización Mundial de la Salud prevea soluciones ante un futuro tan poco halagüeño. Margaret Chan, Directora de la Organización dijo: “Pensar y planificar de cara al futuro es lo más inteligente. El número de emergencias y catástrofes está aumentando en todo el mundo. Esa tendencia continuará a medida que los procesos de urbanización provoquen hacinamientos de población en lugares no seguros y el cambio climático haga que aumente la frecuencia de los fenómenos climáticos extremos. Hemos de pensar que habrá un número creciente de zonas que estarán expuestas a desastres naturales“.
Sin embargo son pocos los científicos o expertos que dan un paso más sobre el origen de las enfermedades, o cómo se ocasionan los conflictos bélicos, ni siquiera cuales son los motivos para un futuro tan poco alentador. Se podría decir que todo comienza en nuestros pensamientos negativos pues estos depositan sustancias venenosas en el sistema nervioso. Los pensamientos hostiles conducen a descargas en el sistema nervioso y los nervios emiten venenos. En el Libro titulado “Origen y formación de las enfermedades“ leemos: «Los nervios que están en fuerte tensión segregan venenos que según sea la vibración corporal de cada uno, atacan a órganos débiles o envenenan a todo el cuerpo. A través de la eliminación de venenos nerviosos se puede declarar la llamada fiebre nerviosa, que a través del sistema nervioso central pone en vibración a todos los nervios, de modo que todo el organismo se calienta, es decir, se afiebra».
Somos nosotros los que nos afiebramos a nosotros mismos calentándonos con pensamientos negativos, pensamientos ardientes. Tanto una pelea casera como toda una guerra es algo muy ardiente y así se calienta también todo el ánimo, llegando la perturbación también a las células. Estamos hablando de inflamación, se inflama una discordia, pero también se inflama una enfermedad. A través del sistema nervioso se eliminan entonces sustancias venenosas y éstas van al cuerpo. Se podría entonces decir que la guerra empieza primero en nuestros pensamientos.
A menudo todo comienza con los deseos, ansiedades y pasiones no satisfechas, las cuales llevan a la agresión, luego al odio, a la envidia y a la hostilidad. Todo esto tiene su efecto en nuestro cuerpo, con lo que en definitiva nos hacemos la guerra a nosotros mismos y esta guerra con el tiempo nos endurece. La frialdad en nosotros conduce a la frialdad del corazón y muchos corazones fríos regados con millones de pensamientos de odio, enemistad, codicia, celos y envidia conducen a un conflicto armado, del que luego pocos saben cómo se inició ni tampoco cómo salir.
Justamente la dureza, la agresividad, la brutalidad es lo que se presenta hoy como un valor en alza en nuestra sociedad, mostrándose en muchas ocasiones en los medios de comunicación incluso en las películas como signo de valor. Con esto la enseñanza pacifista de Jesús de Nazaret es también en los países denominados cristianos, prácticamente puesta del revés, pues en la medida en que se endurecen los seres humanos, se endurecen sus conciencias, lo que es igual a perder los escrúpulos. Lo que hoy día es denominado como “sentir“ es algo que tiene cada vez más dificultades en este mundo. Preguntémonos: ¿Sabemos de verdad cómo sentimos?, ¿Nos hemos endurecido ya acostumbrados a tanta violencia? ¿Queremos seguir endureciéndonos y con ello enfermando cada vez más? Si no es así deberíamos reorientar nuestra vida a la elevada ética que trajo Jesús de Nazaret y a la moral del Sermón de la Montaña que es válida hoy más que nunca para todos los pueblos y razas, pues en ella encontramos la clave para una vida pacífica y feliz, también la clave para salir de guerras y conflictos, y la solución para que la Tierra vuelva a ser un lugar habitable y sano.

Humberto Vacaflor Ganam

El contrabando nació cuando se inventaron las fronteras. Y seguirá mientras ellas existan. Un libro de Peter Andreas (Smuggler Nation) retrata esta situación.
Lo que pasó con los nueve bolivianos detenidos en Chile, aparte de los alcances político-electorales que tuvo el caso en cada lado de la frontera, mostró que el contrabando es poderoso.
También nueve camiones chilenos cargados de mercadería estaban estacionados junto a la desértica frontera. Sus conductores no fueron a tomar el aire de la cordillera, precisamente. Estaban esperando a los compradores bolivianos.
Sospecho que el episodio de la detención de los nueve bolivianos fue un caso de “volteo”, algo que es común en todas las fronteras del país. Que los bolivianos pagaron por la mercadería, probablemente en la moneda de uso corriente en estos casos, droga, y los vendedores chilenos denunciaron a su policía, seguros de que los compradores no podían atreverse a decir que pagaron. Al cabo de todo el episodio, los contrabandistas chilenos quedaron con la mercadería, que quizá la volvieron a vender en otro punto de la frontera.
Varias semanas después, la justicia chilena, que se percató del detalle de la culpabilidad de los contrabandistas de su país, inició un proceso a algunos de ellos, sólo para cubrir apariencias.
De este lado la cosa fue un festín político. Algunas escenas patéticas matizaron el caso, como el “descubrimiento” que hizo el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, de que existen “trancas” ilegales en territorio boliviano. Es probable que desde que hizo aquella ingenua “denuncia”, se haya enterado de que todo eso forma parte de un amplio aparato de “administración de lo ilegal” que se da en el país. Todo lo que entra y sale tributa a esta “administración” paralela. Se calcula que cada auto “chuto” paga 800 dólares (200 por “tranca”) a este sistema de cobranzas que tiene una organización piramidal. No hay tarifas conocidas para productos de exportación, de todos ellos sin excepción, pero se sospecha que las hay.
La “economía canalla”, dice Loretta Napoleoni, se anida en todos los resquicios que los Estados no pueden controlar. Y a veces esa economía está ligada a los que administran los Estados. O forma parte del “blindaje” de la economía formal, a través de un secreto sistema de vasos comunicantes.

Vacaflor.obolog.com

Mª José Navarro

En septiembre de 2015 los jefes de gobierno y de Estado de todo el mundo ratificaron un programa por el cual, tanto el hambre como la pobreza deberán estar erradicados en todo el mundo en un plazo de 15 años. Al menos este es el objetivo de las Naciones Unidas para el desarrollo.

Sin embargo es muy significativo destacar que en ninguno de los documentos publicados hasta la fecha se haya incluido ni un solo punto de los 169 incluidos en la propuesta de solución de la ONU, puntos que implican la reducción del consumo de carne. Y esto a pesar de que ya es un hecho constatado que de la cosecha de grano mundial se destina ¼ parte, es decir 500 millones de toneladas, a la alimentación de la ganadería intensiva. Un hecho que indigna a cada vez más personas, como por ejemplo a Philip Wollen, el expresidente de Citibank, quien manifestó: «Los países pobres venden su grano a occidente, mientras que sus propios hijos mueren de hambre en sus brazos. Y nosotros se lo damos de comer al ganado para poder comer luego un filete. ¿Soy el único que ve esto como un delito? Cada bocado de carne que comemos es una bofetada en la cara llena de lágrimas de un niño hambriento».

Sobre esta problemática también el suizo Jean Ziegler, quien fue enviado especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, llamó la atención. De él hemos escuchado: «La agricultura mundial podría dar de comer sin problemas a doce mil millones de personas. Un niño que hoy en día muere de hambre muere asesinado». Jean Ziegler, un hombre concienciado que no deseaba participar de este terrible genocidio, dejó de comer carne.

Muchos de los países que prefieren destinar el grano a la ceba de animales antes que alimentar a las personas que padecen hambre, e incluso alimentar a su propia población con el nutritivo cereal, pertenecen al denominado occidente cristiano, ¿Pero qué tiene esto de cristiano? Jesús de Nazaret, a quien se remite la cristiandad, ayudó durante Su vida a los débiles y desprotegidos, tal y como muestran muchos ejemplos en los Evangelios. Él enseñó: "Lo que hagáis al más pequeño de Mis hermanos, eso me lo habréis hecho a Mí".

Sin embargo la humanidad se comporta como los pasajeros de Titanic: el barco tardó ocho horas en hundirse, y mientras los pasajeros adinerados seguían bailando al ritmo de la orquesta, la gente bajo cubierta se ahogaba. En la actualidad mientras muere de hambre un niño menor de diez años cada cinco segundos, en los países desarrollados la gente sigue derrochando alegremente.

Hágase consciente y solidario y sepa que modificando sus hábitos alimenticios la situación podría cambiar de forma radical: por cada trozo de carne menos que se coma se podría destinar más cereales al consumo humano. De esta forma se podría incluso reducir los 15 años que la ONU se ha propuesto para erradicar el hambre y la pobreza.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con la multitud de crueldades sembradas por doquier rincón del mundo, es preciso activar la reconstrucción de existencias desde la esperanza a un proceder digno, el que todos nos merecemos por el hecho de ser personas. No podemos continuar con esta deshumanización, máxime en un momento en que, según cifras de agencias de la ONU, 1 de cada 113 personas es desplazada o refugiada y cada minuto 24 personas lo dejan todo para huir de la guerra, la persecución o el terror. Si importante es trabajar unidos, a mi juicio es vital rehacernos como seres caritativos. Es una lástima que los países que menos recursos tienen son los que hacen más por los débiles. Para empezar debiéramos aprender a soportarnos, a guardarnos estima, a competir menos y a compartir más, a vivir y a dejar vivir. Ya está bien de injertar tanta ración de tormentos. Realmente me entristece esta aguda psicosis bélica que nos envuelve. Hace falta que la sociedad deje de ser tan fría, dominadora y sumisa a la vez, pues más que un rebaño sin consistencia alguna, hemos de ser corazón y savia, siempre dispuestos a ser familia y a hacer familia, con la altura espiritual que esto supone. Ahora sabemos que una cifra récord de 141 millones de personas en 37 países necesita ayuda humanitaria; mientras, los planes de respuesta de la ONU destinados a ayudar a 101 millones de los más vulnerables, ha recibido solamente una cuarta parte de los fondos requeridos. Estos datos nos indican que tenemos que ser más bondadosos humanitariamente, ya que en un mundo globalizado como el actual es mejor afrontar los retos coordinados y unidos que dispersos y divididos.

Sin duda, la humanidad deberá formar un cuerpo integral para poder avanzar en calidad de fortaleza, y así, poder mejorar de este modo, un espíritu hermanado y no tan revanchista como el momento presente. Por ello, tenemos que recuperar la racionalidad de lo humano frente a tanta inhumanidad, lo que impone una fuerte vinculación honesta responsable y profundamente solidaria. De ahí, la importancia de los diálogos entre las generaciones, entre familias y pueblo, porque todos somos pueblo, con la capacidad de dar y recibir. Lo que es alarmante es que siga imperante el sufrimiento en tantas poblaciones del mundo, donde el vivir diario es peligroso y desesperante, a pesar de que las expectativas de vida vayan en aumento. En vista de la situación tan nefasta, nos alegra que Uganda lleve a cabo una cumbre solidaria con el apoyo de Naciones Unidas para hacer frente a la creciente crisis de refugiados. Ojalá este tipo de actuaciones, que desempeñan un papel fecundo de levadura en la relación social y de animación humana, nos injerte a todas las culturas un cambio más allá del poderío tecnológico, ya que los valores genuinos deberían impregnar nuestras andanzas, así como el recogimiento por la creación. Por tanto, bajo esta acción de mezclarnos, de apoyarnos, de ayudarnos a caminar unos en otros, es como nos podemos rehacer humanamente, permitiendo que la economía y las finanzas se pongan al servicio de todos y no al interés de unos pocos privilegiados, que han puesto al dinero como fin y razón de toda actividad e iniciativa.

No podemos permitir que se haga todo por dinero como se suele hacer. Sea como fuere, no es de recibo continuar destruyéndonos como unos genuinos irresponsables. Bien es verdad que para rehacerse, a mi juicio lo prioritario es impulsar una verdadera globalización de la solidaridad. En ocasiones, olvidamos que detrás de las muchas tragedias familiares hay una desesperada soledad, un grito de incomprensión que nadie ha sabido comprender. Es trascendental, por ende, volver al auténtico sentido de la familia, a propiciar vínculos y no divorcios. Si uno de los riesgos más graves de nuestro linaje, es la permanente separación entre economía y moral, entre política y ética, entre análogos y su poética, pues para volver a la poesía de la que formamos parte, o sea de la vida, hace falta un estilo muy distinto al actual, de donación y cercanía, de proximidad con el prójimo, para que todo ciudadano se sienta escuchado, acogido y acompañado. Quizás si hiciésemos más reflexión entre nosotros nos podríamos reconducir antes. El ser humano hay que volverlo al centro de todo, al centro de las ideas, y también de los sueños. O como han apuntado los promotores del Día Internacional del Yoga, liderados por el gobierno de la India, al considerar que el enfoque de la salud y el bienestar a través de esta disciplina puede ayudar a avanzar hacia estilos de movimiento armónicos con la naturaleza. Esa concordia, tan necesaria, es lo que hoy nos falta en el planeta, en todo el mundo, en parte por una aglomeración de estupideces y de discordancias, hasta el extremo de que se ha perdido ese respeto inherente y natural de los unos hacia los otros.

Alberto H. Chávez Rodríguez
Reg.- No.- 016 C.P.D.B.- Bolivia
Reg. No.- 036 C.P.D.T.- Tarija

Esta comprobado que la novela de la Federación Boliviana de Fútbol a cargo de Marco Peredo seguirá pero veremos cuantos capítulos abarca y a quiénes “salpica” estas denuncias donde algunos dirigentes debe estar “rezando” todos los días para que no los nombren , últimamente ahora Peredo afirmo que cuatro ex árbitros de fútbol denunciaron actos de corrupción en el fútbol boliviano y se habla de “arreglos” o “amaños” de partidos de fútbol y además de venta de “insignias” FIFA a algunos árbitros , esto es parte de otro capítulo más de la novela de la Federación Boliviana de Fútbol donde algunos dirigentes prefieren callarse o algunos acudir al periodista de su “confianza” para contarle lo que le conviene siendo este escándalo a nivel nacional donde seguiremos escuchando más denuncias.
A lo de los árbitros y la denuncia de Marco Peredo el presidente de la Comisión de Árbitros de la Asociación Cruceña de Futbol (ACF) y eso me encanta de los “cambas” que no se callan nada y dan la cara y van al frente no como otritos que siendo jueces de línea FIFA quieren aparentar como si fueran Árbitros FIFA algo muy diferente y ahí se quedaron, pero volviendo a los “Cambas” Remberto Gonzales el responsable de los árbitros en Santa Cruz negó las acusaciones de corrupción de Peredo tras una charla con cuatro ex árbitros de fútbol sin embrago reconoció que hay “dirigentes” que prestan plata y repito eso lo bueno de los “cambas” que afrentan con todo para aclarar cualquier situación mientras que en otros departamentos así como Tarija nadie abre la boca en la dirigencia del fútbol principalmente que es el que esta siendo cada día visto por un nuevo capítulo más.
Quisiera en este breve espacio ofrecer una respuesta que pudiera parecer frívola, rápida o de salir del paso, para tan seria cuestión. Pero sí creo que merece una buena reflexión. Ahí van pues unas cuantas líneas de pensamiento.
En primer lugar, se me ocurre que el dinero tiene mucho que ver en todo esto. Alguien puede decidir entrar en un negocio sucio por tentación económica. Sin embargo, en la corrupción como en casi todo lo demás, el dinero no es fin, sino el medio; permite tener una casa más grande, un coche más potente, una ropa más elegante o unas vacaciones más excitantes…Y ese “tener” no es más que una forma más de búsqueda de reconocimiento, que responde a la perversa ecuación “tener es más importante que ser”. Y es que nuestra sociedad, tristemente, sigue poniendo tanto peso en ello, que las personas se sienten tanto más reconocidas socialmente cuanto más poseen, sin importar lo vacía que esté su vida, aunque esté llena de cosas. Así es como algunos lo dan todo por un cargo; en el mejor de los casos cuando lo tienen quieren otro mayor pero van dejando rastro en su ascenso frenético ya que no es bueno que tu cargo y tu ego estén muy juntos; porque cuando el uno caiga, caerá el otro.
Otra razón por la que se puede caer en la trampa de la corrupción es el afán de poder. Más arriba, más servilismo alrededor, más capacidad de someter a los demás, más afán por ser objeto de flashes y compartir mesa y mantel con los grandes. Y ¿detrás de esa foto? La hambruna de ser visto (que no de ver), y no de cualquier manera sino de ser visto por otros como un igual. Soy como ellos, puesto que salgo en las mismas fotos y accedo a los mismos círculos. El lucro al que permite acceder la corrupción tiene su máximo exponente en los grandes eventos sociales donde corrompidos y corruptos juegan a deberse favores oscuros, y sonríen a la cámara desde el disfrute de su enorme visibilidad y supuesta amistad. Y poco después se niegan unos a otros y se acusan desde el banquillo. Es lo que se llama la muerte de la polilla, que en su afán de buscar la luz muere achicharrada…
Un argumento es la corrupción y vulnerabilidad. En las organizaciones que tienen problemas de ética, los ojos examinadores suelen posarse en las capas altas de la dirección. Aquí nos encontraríamos con la necesidad de reconocimiento y visibilidad ya mencionada; sin embargo, en mi trabajo con este tema a menudo he encontrado que en los puestos más alejados del poder y donde los salarios son más bajos, existe un riesgo claro de exposición a la corrupción que viene de la necesidad. Así sin más, de la necesidad pura.
Por último (por hoy, porque esto daría para mucho más…) creo que el miedo es otra gran razón por la que alguien puede renunciar a sus valores y principios. Las amenazas y extorsiones que con tanto realismo nos ha mostrado, son capaces de llevar a las personas a hacer cosas que no sólo están muy lejos de sus principios o de lo éticamente deseable sino al margen de cualquier planteamiento legal. La mente humana en este sentido no tiene límite cuando se pone a practicar el cruel ejercicio del chantaje.
Dos reflexiones finales, a propósito de lo anterior, que no por muy escuchadas son menos interesantes. La primera es que el corrupto no actúa solo: como en el tango, para que se produzca un acto de corrupción hacen falta dos, un sobornado y un sobornador, o un corrompedor y un corrompido. Por eso en una organización es importante trabajar en un modelo de cultura de valores que permita aislar estas conductas, de manera que los corrompedores tengan cada día más difícil encontrar a quien corromper, y se vayan quedando solos. Para que una organización se comporte de manera ética, todos los que trabajan en ella han de comportarse de manera ética; sin embargo para que una organización se corrompa, se necesitan dos. Una fuerte cultura interna construida sobre valores y comportamientos es la mejor vacuna contra la falta de ética.
Por eso, porque son las personas las que eligen actuar de manera ética o no, sepamos que cuando se trabaja en los comportamientos de una organización se está manejando el reconocimiento, la visibilidad, la vulnerabilidad, o el miedo. Y que éstos son tan poderosos a la hora de mover a las personas, que son capaces de vencer a los principios y valores de cada cual, bueno algo que puede ayudar en el campo de trabajo en el que te desenvuelvas pero esperemos que cambien muchos valores en las personas y su comportamiento no siga siendo “Falso”, pero lo cierto que a nivel de la Federación Boliviana de Fútbol seguira con mas capítulos. Amén.

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.