25
Dom, Jun
898 New Articles

Opinion

Quemaquema

Se supo del cambio sorpresivo del director de la Reserva Natural de Flora y Fauna de Sama, Francisco Arce, quien fue sustituido en el cargo por el exdiputado por el Movimiento Al Socialismo MAS de Bermejo, José Yucra, quien ya asumió sus funciones.
Este cambio dispuesto por el director nacional del Sernap (Servicio Nacional de Áreas Protegidas) el controvertido político, Abel Mamani, sorprendió no solamente a quien estaba en pleno ejercicio, sino también a los propios funcionarios que conocen del desempeño del saliente.
Según se conoce, el nuevo designado al parecer no tiene formación relacionada con el ambientalismo o la preservación de una Reserva nacional.
Además decisiones tomadas como este cambio, muestran que no están asumiéndose decisiones adecuadas por el gobierno, no solamente en cuanto a lo ambiental, sino también en otros ámbitos de la administración pública, porque mientras se improvisa en dependencias como la Reserva de Sama, en otros como el de Tariquía, no se nombra a un titular.
Así están las cosas…

Maximiliano Corradi

El cuerpo es la expresión del alma. El alma y el cuerpo impregnan a su vez el ambiente que les es próximo. Tal como es el exterior del hombre, cómo se comporta, cómo y con qué se alimenta, eso muestra quién y qué es. Los rasgos y cualidades de carácter de los hombres, se manifiestan en la alimentación de éstos, ya que el hombre elige su alimento según su orientación espiritual o material. Por eso, lo que comes y como comes, muestra quien eres. Tu peinado y vestimenta también muestran quien eres. El desarrollo espiritual también se expresa en su vestimenta y su ambiente más próximo, el hogar, que también refleja su estado interno.
Un hombre orientado espiritualmente nunca se mortificará. Para llegar a la ética y moral supremas ordenará primeramente todos sus pensamientos y verá todo lo positivo, también en lo aparentemente negativo. Se esforzará en ver a su prójimo como su hermano y le tratará de manera bien intencionada. Reconocerá también en todas las formas de vida, tanto en el animal como en la planta, la vida espiritual que mantiene todo lo que vive. En consecuencia sus sentidos se dirigirán hacia dentro y la nobleza de su alma empezará a brotar y madurar. Al orientar los pensamientos y sentimientos de manera positiva, el hombre cambiará poco a poco del alimento burdo como la carne y el pescado, a los alimentos que le ofrece la naturaleza. Este cambio no se realizará de un día para otro, sino paulatinamente. Aquí habría que decir que lo importante no es el cambio externo de la alimentación, para volverse o permanecer sano, sino que lo realmente importante son los pensamientos, que deben ser ennoblecidos y con ellos el hombre, para convertirse así en lo que es en lo más interno: un ser espiritual en envoltura terrenal.
Al cambiar los pensamientos mediante un sentir, pensar y hablar desinteresado, el hombre también adquirirá en la mesa una postura erguida y respetuosa ante los alimentos, que Dios, el Creador, le ha regalado para fortalecer su cuerpo y su alma. En la medida en que sus pensamientos se vuelvan ligeros y armoniosos, de forma correspondiente será apoyado por fuerzas armoniosas cósmicas, y así el hombre material, burdo e incontrolado se trasformará en una persona con pensamientos armoniosos, cuyo cuerpo será traspasado en la mayor medida por la fuerza del espíritu, adquiriendo ligereza y flexibilidad internas. Como consecuencia de ello, el hombre tomará alimentos más ligeros, suavemente aderezados, evitando cada vez más la sal y las especias fuertes.
Cuanto más duro sea el hombre en su forma de pensar y vivir, y trate sin consideración a su prójimo, tanto más fuerte y picante, o sea, pesado, será también su alimento. Y cuanto más ligeros sean los pensamientos y más animado, armonioso y dinámico espiritualmente sea el hombre, tanto más ligera será su alimentación. Una persona tal reducirá cada vez más el consumo de alcohol y nicotina y finalmente tomará solo un vasito de vino cuando esté reunido con personas sociables y afables. No ansiará el vino o la bebida alcohólica, sino que la tomará sin estar deseoso, de forma correcta según las reglas de la ética y moral espirituales.
Los hombres espirituales cuyas conciencias descansan en lo divino son hombres interiorizados. Aunque la medida no está en el esfuerzo por aparentar espiritualidad. Esa máscara de su comportamiento externo no siempre demuestra sus características verdaderas. Se trata casi siempre de algo adquirido con la educación, o sea una imagen falsa con la que se engaña a los demás.
El hombre es lo que piensa, no lo que sale de su boca. Los hombres mundanos son como actores en un escenario, donde a veces el hombre representa tan bien su papel, identificándose tanto con él que finalmente se lo cree. Pero en verdad en muchas situaciones oprime sus sentimientos humanos, llegando por lo tanto a ser esclavo y actor de sí mismo. Pero a cada actor le llega la hora en que sale de su papel y demuestra a sus semejantes, quienes hasta ahora le habían aplaudido, quien es en realidad. Los hombres que hablan desde dentro de su máscara, los así llamados actores, los que cubren sus sentimientos y pensamientos, se enmascaran solo antes sus semejantes.

Humberto Vacaflor Ganam

Ahora, cuando algunos ejecutivos de YPFB están presos o tratando de fugar por el negociado conocido como “los taladros”, quizá sea el momento para buscar soluciones para el caso Bulo Bulo, en que la empresa invirtió seis veces más dinero.
Como una cortina de humo, el caso taladros, que apenas representa US$ 144 millones, oculta el caso de la planta de Bulo Bulo, que costó US$ 800 millones pero que, cuando se complete, costará US$ 1.250 millones.
Ahora se sabe, por un informe de un diario de Cochabamba, que nadie previó en YPFB la logística del transporte y que, con suerte, el ferrocarril hasta Montero estará listo el próximo año, a pesar de que la planta está operando desde este mes de junio, y produce 2.100 toneladas de urea por día.
Una empresa china, vinculada con la exnovia del presidente Evo Morales, abandonó el contrato para construir el ferrocarril y se fue para no volver. No se sabe si hubo o no boleta de garantía. En 2009, YPFB era manejada con total discreción, por cualquiera de los seis presidentes que tuvo en esa época, ninguno apto.
Ahora, cuando el periodismo comienza a ocuparse del tema, la logística para sacar la urea al exterior es lo más importante. Y eso es una pesadilla. Llevar una tonelada de urea de Bulo Bulo a Puerto Suárez tendrá un costo de transporte que la hará antieconómica. Costará tanto que el precio superará la cotización internacional.
Solución: corrijamos el error. Llevemos la planta de urea a la frontera. Quizá cueste algunos millones de dólares, pero habremos evitado que el país gaste más millones de dólares todos los meses para financiar un proyecto inviable.
Reconocer un error es de valientes. Lo de Bulo Bulo fue un craso error. Llevar esa urea a la frontera hará que cueste más de lo que cuesta la urea extranjera.
Lo que corresponde es desarmar Bulo Bulo y llevar toda la planta a la frontera, como habían recomendado los expertos en 2009. Va a costar mucho, pero lo que cueste será menos, mucho menos, que mantener este error.
Hay que admitir que fue un error poner la planta en Bulo Bulo. Pero es lo más barato para el país. Los mea culpas pueden esperar.

Vacaflor.obolog.com

LUPE CAJIAS

Algunos prevén que la peor herencia del Movimiento Al Socialismo será una Bolivia polarizada, sin puentes de diálogo entre un 30 por ciento de la población beneficiada por esta década y un 70 por ciento que junta a personas desde los desilusionados a los opositores de siempre.
Sin embargo, la prospectiva más negativa es la destrucción sistemática de la institucionalización en la administración pública, la cual con muchas dificultades y lentitudes se había completado durante la etapa democrática; buenas instituciones son la base del desarrollo sostenible y sustentable.
El MAS ha destrozado la fragilidad del Poder Judicial y del Ministerio Público, los organismos de control interno, Contraloría General, Defensoría del Pueblo. Avanza como una epidemia en el Banco Central (¿cuántos profesionales fueron retirados desde la presidencia de Pablo Ramos), que fue ejemplo regional.
El MAS cortó la carrera administrativa y la meritocracia. Desde la derrota de febrero 2016 también ataca el pensamiento y las opiniones de funcionarios públicos. Siguen los despidos o los juicios internos, fabricando causas, contra personas que simplemente pusieron un like, u opinaron contra algo oficial o tienen una amistad “sospechosa”, así sea el amigo del colegio.
En La Paz intentan crear un clima para promover un “revocatorio” en noviembre próximo con la ilusión de que uno de sus mimados sea alcalde; se habla de Javier Zabaleta como el más ambicioso entre muchos.
No importa si para ello hay que meter dinamita a tres lustros de dificultosa recuperación del municipio. Cuando se trata de mejorar el transporte urbano, los masistas choferes bloquean. Como bloquean los gremialistas masistas en todo el país.
Muchas viviendas son ilegales y tienen servicios gracias a los que pagan impuestos. No son pobres, son los que trabajan cercanos al comercio cuasi contrabando. Ejemplo claro la vivienda de los Tapia en pleno Montículo que aumentaron piso a piso sin atender las advertencias de la Alcaldía. ¡Obvio, se oponen a cualquier norma! Los otros vecinos tienen que trabajar día a día, ¿quiénes son los que pueden salir todos los días a bloquear?
El teleférico sigue talando árboles, parques y pulmones de la ciudad, pero está amparado por una decisión judicial que, oh casualidad, lo ampara y amarra de manos al GAMLP.
Lima se recuperó de una guerra porque el gobierno central no boicoteó a su alcaldía. Igual Bogotá. La Paz es cercada cada día, pero no ganarán. Esta acorralada, pero no rendida.

Max Murillo Mendoza

Dos siglos y medio del modelo de acumulación capitalista, que sólo destruye el medio ambiente en función de la riqueza, pues para crecer económicamente y tener riqueza al infinito se tiene que destruir la naturaleza y el medio ambiente. Tener autos, casas, lujo y destello alimenta la insaciable ceguera del modelo, y su insostenible acumulación al infinito que ya sabemos, científicamente, paradójicamente es la destrucción humana también, con esa actitud la destrucción del planeta y de toda forma de vida en ella está asegurada. Algo de esta tragedia se iba a frenar con la firma de los acuerdos de París en 2015, donde por fin la mayoría de los países del planeta consensuaron en frenar esta locura capitalista, para no pasar de los dos grados en la emisión de contaminantes en el planeta. Estados Unidos reconoció su culpa de ser uno de los mayores contaminantes del mundo. Firmó aquel acuerdo de París. Y su actual presidente, un ignorante escocés comerciante, desoye el grito mundial, desoye la desaparición de varios países pequeños que están alrededor de los mares, desoye la desaparición acelerada de especies por todo el planeta. En fin, desoye como siempre lo hicieron la angustia mundial.
Cierto que la brutalidad e ignorancia del presidente norteamericano, es menos hipócrita y no juega a la diplomacia del engaño como los Clinton o los Obama; que es la virtud por antonomasia más desarrollada del mundo político gringo. Sin embargo, los análisis mundiales encubren la actitud del presidente gringo como si fuera una actitud nacionalista, y pues no es una actitud nacionalista sino mezquina, típicamente capitalista, pirata, es decir de robo y saqueo, que no les interesa en nada las demás realidades del mundo, porque sus justificaciones imperiales son las mismas: los demás son perdedores o fracasados. Es el conjuro típico de los poderes a lo largo de la historia moderna: unos han tenido suerte en el modelo; otros hay tenido mala suerte. Los que han tenido suerte, oh que casualidad, son los países colonialistas e imperiales después. Es decir los que tienen la llave del progreso y el desarrollo, los secretos y las mañas para crecer a costa de los demás.
Las respuestas de otros gobiernos, ante el dictador de Washington, de países gringos han sido por demás también hipócritas: son ahora los supuestos salvadores del mundo. Y en realidad nada harán por salvar al mundo sino salvaguardar sus propios bolsillos, porque son especialistas en el engaño y en el espectáculo circense de la política mundial. Un día rezan con el Papa y al otro bombardean países y venden armas por montones, etc. La realpolitik o el fin justifica los medios: son las lecciones de la política moderna gringa. En definitiva, lamentablemente la naturaleza y el medio ambiente seguirán sufriendo la arremetida del modelo, porque la ceguera mundial es contagiosa: todos quieren acumular y acumular hasta el infinito. El consumo humano es la tragedia mental más grave, de lo que se llama historia moderna. Sin esa enfermedad mental no existe modelo, no existiría capitalismo.
Los países periféricos sufrirán con tragedias las consecuencias, ya sufren las consecuencias de ese modelo. Los países como China o India, simplemente aumentarán la tragedia porque no quieren ser periféricos y han ingresado hace tiempo a la competencia del modelo: destruir y destruir competitivamente el medio ambiente. Así se cierra el círculo vicioso de la modernidad, haciendo de su historia como una de las épocas más oscuras y crueles de la historia humana; pero defendida por sus sacerdotes escribanos como las mejores épocas. Los espejitos brillan más por supuesto que el hambre, la miseria de miles de millones, las guerras injustas, el desprecio a los migrantes, la corrupción generalizada, la violencia cotidiana por todo el mundo haciendo de las ciudades más inseguras y peligrosas.
El modelo de acumulación a pesar de su moda y contagio mental, ya no es el referente de la felicidad humana sino todo lo contrario. Las sociedades consumistas son también las más destructivas. La acumulación es éticamente insultante; aunque el silencio de los poderes encubre a esta enfermedad mental. El cambio climático ha desnudado al modelo, la evidencia es absoluta; la ceguera humana todavía es lenta y no despierta de su pesadilla pero cuando lo haga que no sea tarde. Las generaciones actuales no tienen mayores ideales, sino la de buscar a como de lugar un sitio en las catacumbas del consumo. El modelo es insostenible pero que importa: el suicidio colectivo es la mejor forma de consagrarse ante los dioses del consumo y el despilfarro humano.
La frivolidad y estupidez del presidente norteamericano es directamente proporcional al modelo de desarrollo de su país. Ese es el rostro y reflejo de lo que son. Nada podemos esperar de esas culturas y costumbres, contaminadas por la ceguera consumista y de destrucción, disimulada por la diplomacia de alto nivel hipócrita de sus gobiernos. Las respuestas por ahora pequeñas e insignificantes, tienen sentido y mucho cuando presenciamos la locura del monstruo depredador y destructivo del modelo. Paciencia, demasiada paciencia. Paciencia activa y militante.

Maximiliano Corradi

Del prestigioso biólogo alemán Manfred Scheldowski hemos oído: «Los neurólogos demuestran cada vez más que la fe influye muy intensamente en el proceso de sanación de las enfermedades. La pura convicción puede aliviar los dolores, mejorar el asma o reducir alergias, el Parkinson es una de las enfermedades que mejor reacciona a los tratamientos placebo. Con pseudo-terapias se consiguen resultados asombrosamente exitosos. El factor que actúa en ellas es tan sólo la esperanza del paciente.»
Tan importante como la medicina de la fe parece ser también la esperanza del paciente. Quien cree firmemente en el éxito de un tratamiento, pone en funcionamiento un proceso de autosanación que en definitiva le proporciona alivio, lo que se puede demostrar científicamente. Jesús de Nazaret conocía este mecanismo, pues en todos los casos en los que sanaba a un enfermo, pronunciaba la frase: “Tu fe te ha sanado”. Podemos decir que hoy día la ciencia es capaz de explicar por qué Jesús fue el sanador perfecto. Sin embargo la versión completa sigue diciendo: “Ahora ve, y no peques más”, lo que significa que para mantenerte sano es preciso cambiar y dejar los comportamientos antiguos y erróneos.
Hace más de 2000 años Jesús de Nazaret nos trajo de forma sencilla la clave de muchas cosas que hoy día la ciencia se empeña trabajosamente en demostrar. Cuando El dijo: “Tu fe te ha sanado, ve y a partir de ahora no peques más”, estaba dando indicaciones de que en la mayoría de los casos la enfermedad y el pecado van estrechamente ligados, es decir, cada persona es la única culpable de lo que de positivo o negativo llega hasta ella.
Las sanaciones milagrosas no son por tanto ningún Vudú, sino que hoy se puede explicar. Dice Manfred Schedlowski al respecto: “Una esperanza intensa transforma la química del cerebro, se emanan sustancias transmisoras y estas transformaciones se transmiten a través del sistema nervioso al cuerpo, donde a menudo activan exactamente el resultado que se quería obtener”.
En definitiva la ciencia ha topado aquí con un antiguo principio, y es que los pensamientos son fuerzas que tienen un efecto en nuestro cuerpo, estos en definitiva imprimen un sello a nuestras células corporales. Nuestros pensamientos y palabras, incluso nuestros comportamientos y los contenidos que ponemos en ellos dan una característica a nuestras células, tanto en lo positivo como en lo negativo. Eso explica muy bien el efecto placebo. Si tengo pensamientos de esperanza, de sanar, tengo más probabilidades de sanar que si soy pesimista y me digo que estoy enfermo.
Cada pensamiento es energía y en definitiva el causante de lo que llega al cuerpo. Tanto en el sentido positivo con el efecto placebo, esto significa que cuando se cree en algo y se afirma lo positivo existe la posibilidad de sanar. También funciona a la inversa, es decir cuando con un comportamiento erróneo hacia los demás, hacia la Madre Tierra o también hacia los animales la enfermedad aparece, porque ésta hay que atribuirla muy a menudo a una forma negativa de pensar y sentir.

Eduardo Claure

Compañero, amigo, maestro, Filipo, te fuiste un día dedicado a los Maestros, que mejor fecha para hacer de tu partida un instante para eterna memoria sobre ti, que fuiste un verdadero Maestro, dedicado a la lectura y la escritura como parte de tus pasiones encendidas por tu energía y lucidez para enseñar desde los panfletos hasta los libros que escribiste, pasando por tus resoluciones congresales, tus aportes a los eventos sindicales mineros de la FSTMB y la propia COB. Tu vida fue enseñanza plena, en lo político sindical y en lo ideológico. Filemón Escobar fuiste dirigente sindical minero, luchador por el proletariado boliviano y dejas un vacío permanente, además de poner con tu partida, un final a una generación ideológica de oro de los mineros como la “Vanguardia del Proletariado” boliviano.
Ya el historiador y ex presidente boliviano, Carlos Mesa te describió con precisión: "Filipo es, por encima de todo, un militante de su país y de su pueblo. Militante por la experiencia del trabajo obrero, por la fuerza vendaval de los trabajadores organizados, fuerza de la que él mismo fue artífice y parte". Así retratado, tal como te conocimos, fuiste un dirigente sindical apasionado hasta el límite, formador de bases y cuadros, fuiste de una militancia más allá del entreguismo o la prebenda, tu olfato para detectar liderazgos era proverbial, fuiste un lector apasionado e inexorable y tal como lo expresara el ex Defensor del Pueblo Waldo Albarracín, fuiste un “rebelde sin pausa”.
Filipo quedaste huérfano muy niño, viviste en el hogar de niños en La Paz “Méndez Arcos”. Allí admiraste al Cnl. Gualberto Villarroel, quien te motivó a ser un gran hombre, un gran dirigente y un indiscutible líder sindical, pero para ello, debías prepararte y encontraste en la lectura, lo que andabas buscando, ser un líder de verdad, sencillo, humilde, incorruptible, solidario y fundamentalmente, lucido y claro. Forjaste tu propia formación con verdadera visión y vocación de servicio a tu pueblo, lo que ha quedado plasmado en tus escritos que tienen espacio en bibliotecas públicas y particulares, especialmente de quienes admiran y atesoran este trabajo intelectual tan tuyo por su peculiar estilo. Tu humildad se reflejaba no solo en los consejos sabios que daba a las nuevas generaciones. Hace un par de años, cuando estuviste en varias ciudades del país presentando tu libro "Semblanzas" dedicaste las primeras páginas de esa tu obra con el mensaje: "Joven debes leer y leer". Tu ser autodidacta, es memorable, y un ejemplo forjado en las lides sindicales y partidarias cuando se trataba de elaborar la “mejor propuesta ideológica y combativa” para dar línea al sindicalismo minero, de cuyos centenares de legajos congresales y de ampliados, todas tienen impregnadas la tinta de tu mano, como aquel documento político aprobado como tesis en el congreso de la COB en la Mina Matilde, donde por primera vez se te vio bailar sobre una mesa, por el documento aprobado que tenía tu sello personal. De ahí tu ejemplo, siempre que estabas con gente joven y aún otras mayores decías: “sólo la lectura nos permitirá cambiar el destino del país, ojalá eso entiendan las nuevas generaciones”.
Tu sabia y juiciosa decisión junto a Simón Reyes y otros dirigentes mineros y de otros sectores evitó una masacre en Calamarca, cuando la "marcha por la vida",en aquel momento crucial donde la columna de marchistas fue rodeada por los militares y se presagiaba la peor de las consecuencias, tu experiencia de vida, volcada en tus análisis y reflexiones en momentos críticos orientó la toma de decisiones para sortear semejante coyuntura con suficiente inteligencia y aplomo; las nuevas generaciones de dirigentes debieran seguir tus pasos y tu causa.
Aparte de tus aportes teóricos, otro de tus legados sin duda son tu entereza expresada en una intransigente consecuencia con tus ideas, principios y valores y, al mismo tiempo, en una flexibilidad de pensamiento que te hizo capaz para dirigir tu mirada autocrítica, sobre sí mismo y tus ideas, con igual rigorcon que la dirigías hacia los demás.Por eso, Filipo, pensaste y viviste libre de dogmas y ataduras. No perdiste de vista nunca la delgada línea que separa la lealtad del servilismo, por lo que nunca te llevaste bien con el poder y los poderosos, pero tampoco perdiste el respeto de quienes, más allá de las diferencias ideológicas, doctrinarias o de sector, supieron reconocer y valorar tu consecuencia, tu lealtad y tus principios, que siempre fueron la fortaleza de tu ser político y sindical.
Filipo te despediste ayer del mundo terrenal, como eras tú: simple y sencillo, rodeado de tu familia, tu hogar y de la gente que te apreció, y, conociéndote, sé que no te perturbará la presencia de oportunistas que seguro llegaron a tu velorio a expresar condolencias sinfranqueza.
Tu gran corazón junto a tu esposa e hijos, incluyendo a tus queridas mascotas Oso, Sulky y Nube, a quienes has dedicado mucho amor, expresan lo humano y digno de tu entorno construido y fortalecido a pesar de todas las vicisitudes atravesadas. Tu cariño por tus mascotasa quienes exclusivamente te dedicabas a alimentarlas cada día, manifiestan lo que siempre decías “que aquella persona que no amaba a los animales, no valía para nada”.
Filipo, nunca olvido las conversas en tu casa de tu centro minero querido allá a mediados de los 70’, cuando amanecíamos escuchándote junto a estudiantes de varias universidades que te visitaban para hablar de Louis Althusser, por ejemplo, o de su mentor Maurice de Gandillac, sentados sobre payasas, con el lamparín encendido para dar luz a la habitación y bajo esa penumbra, con el inacabable café negro y los infaltables Derby sin filtro, los Astoria y Camba o la coca para el pijcheo que nos dejaba llegar al claro y nuevo día con la cabeza llena de nueva visión, imaginando misiones nuevas y alimentadas por las líneas revolucionarias que durante horas habías estructurado para enseñar y formar a quienes te visitaban con regularidad. De aquellas tertulias guardo con especial cariño tu obsequio: “Tupaj Amaru” del historiador polaco,Boleslao Lewin, cuyo ejemplar lo atesoro.
Por todo ello, que has dejado como enseñanza con tu ejemplo, gracias, Maestro Filipo. Gracias…!!

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.