Opinion

(*) Juan José Toro es Premio Nacional en Historia del Periodismo.

Partamos de una verdad irrefutable: las redes sociales, particularmente Facebook, están haciendo pedazos al idioma. Los crímenes, de lesa ortografía, son diarios y cometidos a vista y paciencia de todos, con una impunidad pocas veces vista en la historia de la humanidad.
Los seres humanos fuimos lo suficientemente inteligentes para crear internet, donde pusimos una realidad virtual que está a la vista de todos —que no existe materialmente pero está—, pero no somos capaces de introducir filtros que sancionen los errores ortográficos en las redes sociales.
¿Que cuál es el problema? La aparición continua de palabras mal escritas en la internet, y que estas sea vistas repetidamente por las personas, particularmente los niños, provoca un obligado mal aprendizaje sobre su escritura. Así, si la palabra “coraje” es vista repetidamente con “g”, la mente aprenderá, solo por repetición, que su escritura correcta es “corage”. Por tanto, la ortografía está en crisis total y eso sí que da coraje.
Los gurús de la internet nos dicen que no se puede hacer nada y, mientras eso pasa en la nube, más abajo, en Bolivia, un servidor público es castigado por haber escrito “Viceprecidencia”, con tres “c”, en un formulario de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.
¿Una vergüenza? ¡Desde luego! El formulario estaba destinado al registro de investigadores así que se expuso a personas de todo el mundo. Una denuncia, precisamente por internet, puso el error al descubierto y el responsable deberá purgar una sanción equivalente al castigo que sufre Bart Simpson cada vez que se inicia un capítulo de su teleserie. Ya se ha escrito sobre el tema y yo no pretendo seguir echando leña al asunto.
Empero, tal vez sea necesario aclarar que, más que un error, aquello fue una errata; es decir, una “equivocación material cometida en lo impreso o manuscrito” (Diccionario de la Real Academia Española dixit).
Pese a que se trata de impresos, que permiten una revisión detallada de los textos, las erratas son más frecuentes de lo deseado debido a un fenómeno muy común de la atención humana. Tras casi 20 años trabajando en la edición de periódicos, en Correo del Sur primero y El Potosí después, sé que, en efecto, las erratas se deslizan pese a las revisiones más concienzudas. Eso se explica porque, con frecuencia, el cerebro deja de percibir objetos conjuntamente; es decir, uno ve palabras sin percibir los errores que estas tienen debido a una desconexión temporal con los niveles de conciencia. Eso se debe, generalmente, al cansancio y exceso de trabajo.
En una actitud de hidalguía que lo enaltece, el jefe del archivo y biblioteca del Congreso admitió su porción de responsabilidad en esa errata y pidió disculpas públicamente.
Creo, sin embargo, que, más allá de lo burda o fascista que pudo haber sido la sanción —pues así la definieron los intelectuales—, era necesario que se haya aplicado ya que el error no fue cometido en una cuenta personal de Facebook o en el periódico mural de algún establecimiento educativo sino en un documento oficial del Estado boliviano.
Los documentos oficiales son el rostro de un Estado y, por razones más que obvias, este debe presentarse de la mejor forma posible. Eso incluye evitar los errores o erratas, como en este caso.
Fue horrible ver “Viceprecidencia”, con tres “c”, en un documento oficial pero el responsable ya ha sido castigado.
¿Se imaginan lo horrible que es ver, diariamente, horrores ortográficos en las redes? Lamentablemente, nada ni nadie los sanciona.

LUPE CAJÍAS

A los líderes, decía Luis Carlos Galán, no se los recuerda por los edificios que mandaron construir ni por las batallas que ganaron; se los recuerda sobre todo por las leyes que redactaron para organizar la vida de los ciudadanos. Algunos, ni siquiera llegaron a gobernar (como fue su propio caso) pero inspiraron esos cambios.
Esa frase, consigna de su lucha contra el narcotráfico, se refleja en Julio César, en el Virrey Toledo, en Solimán, el Legislador (conocido como el Magnífico), en Napoleón Bonaparte, cuyos códigos lograron un orden hacia el futuro. En nuestro caso, fueron Antonio José de Sucre y la Asamblea Constituyente de 1826, Andrés de Santa Cruz y sus normas, los liberales y la Constituyente de 1880 que trazó avenidas por 70 años, Germán Busch y las reformas de 1938 que allanaron el camino a la revolución de 1952. La Reforma Agraria firmada por Víctor Paz Estenssoro en 1953 no pudo ser revertida por ningún dictador militar.
En el otro lado de la moneda están los líderes que muy bien describió Gabriel René Moreno, los Jano, los doble cara, los altoperuanos de doble discurso y- diría en este siglo- de estrategias envolventes, los que firman una Carta Magna solamente para burlarla poco después.
A Evo Morales se lo recordará como el dirigente cocalero que ordenaba a sus súbditos arreglar las leyes a su antojo y que dio ese ejemplo a los ciudadanos para aumentar la leyenda, hecha la ley, hecha la trampa de la época colonial. Nunca como ahora, en tres décadas de democracia hubo tanta burla al orden legal.
Esos Jano, como Morales y Álvaro García Linera, que encabezan la cruzada por anular la Constitución de 2009 para favorecer sus apetitos personales de eterno poder y para romper el corazón de la selva pulmón de la nación.
Morales intenta inventar una y otra fórmula para explicar por qué está encaprichado por una carretera por el medio de un parque nacional. ¿Ignora que las primeras reservas fueron creadas por el (imperialista?) Busch? El Isiboro Sécure es Parque Nacional desde que él era un colegial y es Territorio Indígena desde los años en que él luchaba por sus cocales.
El daño que hacen al país durará generaciones y no afectará sólo al puñado de originarios que ahí moran desde antes de Cristóbal Colón. Morales no tiene palabra, aquello sagrado para un ser de bien. Si se revisan los programas de su partido en ninguna parte aparece la oferta para invadir al bosque. Para invadirlo con coca, la base de la cocaína, el rasgo más decadente del capitalismo salvaje.

Carlos Meleán Hamburgo

Tocaron las campanas y como ovejas vamos a poner las cruces, para que por medio de estas cruces el matar a compatriotas sea algo legal, algo normal... Y si el pueblo las pone, entonces los gobiernos no solamente salen con las manos lavadas, sino con los culos tan limpios que se pueden quedar otro periodo más. Y de eso trata la democracia en nuestro continente, de quedarse en el poder, así porque simplemente le llegó la hora al socialismo, pero ya sabemos que ninguna política es buena, porque los políticos son corruptos, son mafiosos y hasta asesinos.
Y bueno de nada sirve todo lo que vivimos en el pasado, que simplemente es repetir métodos de la colonia y ahora no podemos decir que no sabíamos, que éramos pobres, que éramos débiles, que nadie nos informaba, que ellos tenían el poder de los periódicos y radios y televisión.... ahora sabemos de todo, pero preferimos no ser parte de nada, dejar que sigan matando.. y si matan a africanos pues chico... joder a su tía...y si matan a venezolanos, pues chico... a joder a su tía, y cuando matan a bolivianos pues chico... a joder a su tía que debe ser imperialista, romana, ortodoxa... hija del diablo.
Matar es la expresión más inhumana que puede existir en lo que llamamos diálogo, comunicación, matar es el acto más extremo que podamos hacer, y no hay explicación válida pero ahí seguimos por el mismo camino, viviendo en un mundo tan grande donde todos podrían vivir en paz, pero de alguna forma nos pusieron en tales situaciones, donde el conflicto, la agresión, la violencia física es la única solución y como matar es ya algo normal, pues ahí vamos escribiendo con sangre los capítulos de la historia, pero diciendo que esas muertes fueron necesarias, porque de otra forma el sistema peligraba...
Pero el tal sistema no existe, porque ningún sistema humano ha de ser atacado, porque sistemas humanos fueron creados por sus pueblos para sus pueblos y no como ahora partidos políticos crean sistemas para sus bolsillos, para los bolsillos de la mafia, de los carteles. Y luego salen a defender sus métodos, haciéndonos creer que los malos son los capitalistas, pero la maldad nunca viene del capital, la maldad viene de seres humanos, que de algunaa forma llegaron al poder.
Y como llegar al poder es más fácil que sacarse la lotería, pues vamos con tantos gobiernos ignorantes, corruptos, asquerosos, que están ahí en nombre de sus pueblos, pero esos gobiernos jamás representaron o representarán a sus pueblos, porque los pueblos nunca llegaron a entender la dialéctica política, esa que define quién es bueno y quién no.
La iglesia definió por mucho tiempo quién debería pasar al infierno y quién no, ellos jamás pudieron cambiar el infierno en estas tierras, es por eso que nos contaron del paraíso, de la bondad de Dios, y asi vinieron luego los políticos y nos contaron de sus paraísos, de sus dioses, de sus bondades, de sus leyes, de su libertad...
Y claro ellos tienen la libertad de matarnos, simplemente porque son los que tienen el dedo en el gatillo, y si pensamos que nosotros ayudamos a que pongan sus asquerosos dedos en los gatillos, pues realmente la kgamos y lastimosamente demostramos no haber entendido nada... simplemente nada de nuestro origen y los peor del caso es no haber entendido a donde nos llevan... al matadero.

Humberto Vacaflor Ganam

En las fronteras se escribe la historia de Bolivia. Pasada la vergüenza en la frontera con Chile por la camioneta robada, ahora es otra frontera, esta vez con Argentina, la que propone al país ver toda la verdad, no solamente la de las cifras oficiales, o aquella que la censura permite pasar.
Gary Rodríguez, del IBCE, en una columna de opinión apunta al bloqueo que por diez días hicieron de la frontera sur los “bagalleros”, es decir aquellas personas que acarrean las cargas a través de la frontera. Protesta porque las exportaciones legales hayan sido perjudicadas con el bloqueo.
Pareciera un asunto sindical, pero el hecho oculta una verdadera guerra entre la economía legal y la ilegal. La economía canalla está dando batalla en la frontera.
Ocurre que la Gendarmería argentina ha decidido frenar el ingreso de productos bolivianos de contrabando y para ello ha tenido que cambiar su costumbre de dejar pasar todo lo que sale de Bolivia. Hasta hace poco, los gendarmes miraban con aparente indiferencia –o complicidad– cómo pasaba el contrabando boliviano.
Ahora, porque el gobierno de Mauricio Macri no quiere que entre la droga, tampoco entra la ropa usada y otras linduras que exporta Bolivia de manera ilegal. Está frenado el contrabando de exportación de Bolivia hacia Argentina.
Entonces, el bloqueo de los “bagalleros” parecería parte de una venganza, la aplicación del antiguo principio de ojo por ojo diente por diente. Si no pasa toda la carga, no pasa nada. No es un desafío a Argentina, es un desafío a la economía legal de ambos lados. La economía canalla está mostrando su capacidad de acción. Desde lejos, los que manejan el negocio en el país, y desde más lejos, los que manejan la transnacional, observan la escaramuza confiados en sus ejércitos.
Las exportaciones de bananas o de piñas y palmitos, que se hacen de manera legal, han sido frenadas por esta protesta. Y también el ingreso desde Argentina de productos que se estaban importando de manera legal. En el sur se siente el desabastecimiento de productos argentinos.
Para el balance hay que anotar que se ha frenado el ingreso de droga a Argentina por los puestos fronterizos reconocidos. La economía ilegal, aquella que no tiene estadísticas, tendrá un descenso en sus exportaciones.
Vacaflor.obolog.com

Gary Antonio Rodríguez Álvarez (*)
Facebook.com/Garyantoniorodriguezalvarez

Como consejeros matrimoniales con mi esposa Jannet -Pastora también- cada vez que nos sentamos con una nueva pareja que viene en busca de ayuda ante una indeseada situación, empezamos por decirle tres cosas: 1) Que nuestra función será recibir información, procesarla y ofrecer propuestas de solución bajo la guía del Espíritu Santo; 2) Que para un buen diagnóstico es preciso un sinceramiento total, aceptando cada uno los errores cometidos; y, 3) Que ellos tendrán la libertad de poner en práctica o no, lo aconsejado.
Entre los principales problemas que se presentan en los matrimonios llevándolos a una situación de crisis están la infidelidad, la provisión y el maltrato. Se ve que en la generalidad de los casos las parejas se casan con una gran ilusión, pensando cada uno en ser felices, pero -como dijo el sabio Salomón- lo mejor del negocio no es cómo éste empieza sino como va a terminar.
Casi todos comienzan bien: los novios hacen lo imposible para agradarse, dispuestos están al sacrificio, pero cuántas veces -cuando las desilusiones y las adversidades se presentan- la Luna de Miel se convierte en “Luna de Hiel” y el apasionado beso del altar pasa a ser un recuerdo.
Atrás queda la fase del enamoramiento, de la conquista, donde nadie en su sano juicio ofrecería puñetazos a su futura pareja, todo lo contrario, se ofrece hasta bajar la luna y las estrellas. No hay amenazas, el cuidado es excesivo y en vez del engaño, hay sinceridad. Prima el deseo de estar unidos para construir un hermoso futuro y se da una sana pasión y un amor dispuesto a todo en beneficio del otro. Entonces ocurre que si las parejas no pierden ese primer amor su unión se fortalece con los años, se consolida con los hijos y es un matrimonio feliz.
Pasa lo contrario cuando el amor se ve afectado por las diferencias y la falta de respeto por el pensamiento ajeno: se dan las peleas con agresiones físicas y verbales provocando heridas y hasta el divorcio, un penoso estado que afectará no solo a los cónyuges sino que dañará a los hijos.
¿Sabía que con la economía pasa igual? Hay dos partes importantes para que un matrimonio, llamado “país”, salga airoso haciendo que sus hijos -los ciudadanos- vivan felices: el gobierno y el mayor generador de empleo, el empresariado. Para que esta unión dé los frutos esperados debe haber ante todo sinceridad, respeto, buen trato y el mutuo deseo de ayudarse para cumplir una visión compartida sin estropearse, menos divorciarse, para que los hijos no sufran y vivan bien…

(*) Pastor de Jesucristo por voluntad de Dios

Mª José Navarro 

Si los jóvenes de hoy día piensan que disponen de muchos años para reflexionar sobre la vida y sobre la vejez se equivocan, sería aconsejable que supieran que para cada persona llegará la hora en la que el alma partirá de esta Tierra. Nadie sabe cuándo llegará ese momento, si será durante los años de juventud, en la edad media o en la vejez, pero quien considere esto ya en los años de juventud y se pregunte qué significa crecer y madurar espiritualmente, la vida le irá mejor.
La mejor ayuda que se le puede regalar a un joven es sin duda la regla de oro de Jesús de Nazaret, quien dijo: “Lo que no quieres que te hagan a ti no lo hagas tampoco tu a nadie”. De esta forma la vida de quien tome en cuenta esta genial regla para la vida, la integre en su forma de pensar y de comportarse haciendo que se convierta en modelo para su vida, será una vida rica en experiencias. Los sentidos, el talante y el estilo de vida de quien se atenga a esta enseñanza, se irán volviendo más finos, y en su mundo de pensamientos se pondrán entonces de manifiesto la sabiduría de vida que hace que la vida sea más rica.
Las personas que apliquen esta regla para la vida nunca se sentirán carentes de hogar, y en la vejez tampoco se volverán tristes ni amargadas mientras esperan desolados la hora de su muerte. Quien llena su vida con las reglas para la vida de Jesús de Nazaret, por ejemplo El Sermón de la Montaña, podrá decir que la vida es imperecedera.
Es ley natural que la juventud se acabe, sin embargo el ser juvenil es también propio de aquellas personas de edad que en su juventud comprendieron que envejecer en ningún caso significa ser viejo, y que marchitarse en ningún caso significa debilidad mental. Y a pesar de que con los años el vigor del cuerpo va cediendo, el espíritu en el cuerpo humano no se verá afectado por ello.
Los jóvenes añoran libertad y felicidad, por eso un consejo para ellos: “Nunca dejes de aprender”. Pues el tesoro que nos regala el aprender a la larga no se puede encontrar en este mundo. Toda búsqueda en el mundo es un riesgo y en algún momento conducirá al desengaño. La felicidad que uno busca se podría comparar con un espejismo: “uno se dirige alegre hacia un maravillo oasis, se imagina como descansará y se reconfortará bajo las palmeras, incluso es posible que piense que ha encontrado su hogar, pero apenas crea poder tocar el lugar de la felicidad, el supuesto oasis empezará a desvanecerse pues solo era una imagen engañosa, una apariencia”. De ahí la reflexión de que la felicidad y la libertad se deben encontrar y hacer crecer en el interior. Para ello la aplicación de la regla de oro de Jesús de Nazaret es el camino hacia el tesoro, que es la verdadera vida, y esto vale tanto para los jóvenes como para las personas de edad. Pues quien haya comprendido el sentido de la vida nunca claudicará ni en la juventud ni en la vejez.

JHONNY RIVERA
Lic. En Educación Técnica y Tecnológica

El nombramiento de “Honorable Alcalde Municipal” me parece muy exagerado en la actualidad, porque ya existen algunos Alcaldes en nuestro Estado Plurinacional “tras las rejas” por actos corruptos e enriquecimiento ilícito, por lo tanto eso de “honorable” está por demás, lo mismo “honorable Asambleísta” “honorable concejal”.
Se me pidió bastante que escribiría sobre nuestra Alcaldía Municipal de Cercado de nuestro departamento, lo estoy haciendo por primera vez, pero antes de entrar a esta temática, es necesario aclarar algunos conceptos que se tienen confundidos. Como resulta evidente, para comprender que es una alcaldía es imprescindible saber a qué se refiere el concepto de alcalde. El alcalde es el funcionario público electo por la comunidad que ocupa el cargo de mayor autoridad en un ayuntamiento o municipio. En la estructura administrativa de una de estas divisiones políticas, por lo tanto, el alcalde se encuentra en el sector superior.
Ayuntamiento y municipio, por otra parte, son sinónimos de Alcaldía en el sentido de la jurisdicción gobernada por el Alcalde. Se trata de una región que forma parte de una entidad política mayor. Como una provincia, un departamento o un Estado, que a una vez componen el territorio de un país. El Alcalde está a cargo de la administración local que puede conocerse como alcaldía.
Entre sus funciones básicas aparte de otras de vital importancia están de producir directrices que den lugar a la ejecución de un plan propuesto a la comunidad y aprobado por ella.
Ayudar a fortalecer los sistemas de control internos que se encargan de la regulación del funcionamiento de sus dependencias y procesos.
Atender y orientar a los ciudadanos según corresponda para ayudarlos a llevar a cabo cualquier trámite o proceso que necesiten con la mayor eficiencia posible.
Garantizar a los habitantes al acceso a los servicios básicos que mejoren su calidad de vida y fomentar su participación e integración en las actividades de la comunidad.
Dirigir una estrategia que provea al pueblo de espacios adecuados a sus necesidades de desarrollo y esparcimiento.
En nuestro municipio de Cercado de Tarija, muchísimas personas me pidieron que indague sobre los supuestos actos corruptos y procesos judiciales que llevan a cabo en contra del ex alcalde Oscar Montes y él porque sus procesos son sobreseídos, esta columna lo va realizar con mucho gusto con la seriedad que nos característica y con la documentación respaldatoria correspondiente.
En la actual administración del Lic. Rodrigo Paz Pereira, ya existe un tiempo prudencial de gobernación para tener una evaluación y dar nuestra opinión. Nos parece, trata de terminar obras inconclusas con muchas fallas y errores tendientes a ser punibles del anterior alcalde Oscar Montes que ahora se hace la “víctima”.

Por otra parte hace algunos días atrás el Alcalde Rodrigo Paz cambio tres secretarias de su “gabinete” de mucha importancia que le puede dar un buen Timón a los trabajos emprendidos por nuestro Municipio de Cercado, se trata de las Secretarias de Oras Públicas que ahora estará a cargo del Ing. Rodrigo Ichazo Castellanos, un reconocido profesional en nuestro medio, académicamente sobresalió en la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho y reconocido por profesionalismo por el mismo Municipio por varios quinquenios además de pertenecer a una familia tarijeña de mucho respeto que siempre aporta a nuestra sociedad con su pequeña empresa agropecuaria. De la misma manera podríamos referirnos de los profesionales Gabriela Pacello Guillen y Rolando Ruiz en las Secretarias de Turismo y Cultura y de Movilidad Urbana respectivamente, este último destacándose en EMAT realizando una gestión discreta pero productiva.

Más artículos...

Ads Banners