25
Dom, Jun
898 New Articles

Opinion

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

No hay mejor manera de acrecentar los pilares de la vida que con la unidad de todos. En efecto, la unión es una condición indispensable para la fecundidad de toda existencia humana. Si los océanos, que conforman los dos tercios de la superficie terrestre, son los que generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, los moradores del planeta han de ser también más cooperadores y colaboradores entre sí. Por desgracia, son muchos los pueblos divididos, con heridas profundas, que aún no han cicatrizado. A lo mejor hay que seguir echando lágrimas para satisfacer el dolor con el llanto. Sea como fuere, hoy más que nunca necesitamos conciliar otros lenguajes más verdaderos para poder aproximarnos. La reconciliación siempre es una batalla pendiente, y lleva consigo la más bella victoria que nadie debemos perdernos. Vale la pena saborear nuestras andanzas con un latido armonizado. Las cosas se ven de otra manera, y lo más importante, se sienten diferente.
Sin ánimo catastrofista, pero con unas situaciones que no se pueden omitir, toca ¡despertar!. En un mundo, en vías de destruirse, es necesario injertar a las nuevas generaciones una visión auténtica de lo que somos, hablando claro y profundo, pues si las contiendas es un modo de arruinar nuestro propio espíritu constructor, la política también se ha convertido en un vocero del engaño permanente. Sálvese el que pueda. Bajo estas mimbres absurdas de sobreexplotación de todo en todo, resulta imposible continuar con una vida de relaciones. Somos las personas lo que da sentido a esa fraternización humana que, aparte de permitirnos crecer como ciudadanos sin fronteras, de igual forma precisamos alimentarnos de ese espíritu de comunidad, donde nadie sea desecho y todos seamos necesarios.
Tengo la sensación de que ha llegado el momento de las grandes acciones, de poner en marcha movimientos mundiales ciudadanos, para salir del caos y ser más respetuosos con nuestros análogos. Sin duda, hay que unir a la población en su conjunto entorno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos, ya que son una fuente importante de alimentos y medicinas, y una parte esencial de la biosfera, pero también hay que adentrarse en la tierra y ver que nuestra actividad humana son más fuente de presiones que cauces de realización personal. Desde luego, la confirmación del abandono americano del pacto climático es un retroceso sin precedente ante un problema que es de todos, lo que exige otros modelos de vida que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, lo que supone moderar el consumo, reutilizar y reciclar más y mejor, propagar la eficiencia del aprovechamiento, limitando al máximo el uso de los recursos no renovables. Abordar todas estas cuestiones, conlleva más coherencia y más responsabilidad con nuestra modo de actuar. Si en verdad queremos celebrar aquello que nos ensambla y que es nuestra propia presencia de caminantes, hemos de ser más solidarios. Por ello, los que tienen corazón y lo cultivan, se distinguen de los que no lo hacen, por el hecho mismo de vivir. Tengámoslo en cuenta.
Destruir la belleza que nos circunda es demolernos a nosotros mismos. Hoy sabemos que la salud de la masa de agua que conforma los océanos está en estado crítico y, por ende, también nuestra salud corre peligro. En la actualidad, nos consta que la presión sobre los ecosistemas costeros y marinos sigue creciendo, debido al aumento de las comunidades que viven en las costas, poniendo un mayor estrés en sus recursos. Esta tendencia continuará dado el previsible aumento de población. Lo mismo sucede con la contaminación atmosférica urbana, que aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas como el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares. La situación no puede ser más preocupante, de ahí esta apuesta por la movilización de las gentes, ante tanta inhumanidad y desvalorización de la vida. La sintonía debe ser distinta, puesto que la realidad radica en la esencia de las cosas. En consecuencia, nuestros ojos han de saber mirar y ver más allá de las apariencias, también los oídos han de estar alerta para escuchar tanto los gritos como los susurros y los silencios. Por consiguiente, estamos llamados a ser personas de nervio y verdad, lo que demanda ser interiorizado un estilo de cohabitar muy diferente al actual, con un talante de apertura, privilegiando a los grupos más débiles y olvidados.
El mundo no nace con nosotros y, por muy importantes que nos creamos, tampoco termina con nosotros. Nuestra identidad humana hemos de reencontrarla en esa capacidad de servicio y donación a los demás, dentro de nuestra historia de caminantes con alma, que es aquello por lo que existimos, concebimos y recapacitamos. A propósito, ya en su tiempo, San Agustín, decía que: "un espíritu desordenado lleva en su culpa la pena". Y ciertamente, así es, el cambio climático es un hecho "innegable" y representa, -como ha dicho recientemente el Secretario General de la ONU-,una de las mayores amenazas actuales y futuras del planeta. Ante estas desconsoladas circunstancias no podemos permanecer pasivos y hay que detener esta bochornosa contaminación que nos deja sin aliento. De seguir así, para el año 2050, se dice que habrá más plástico que peces en los océanos. Realmente, estas previsiones debieran hacernos reflexionar. No podemos continuar ciegos, con espíritu alocado, pues son nuestras mezquinas acciones las que nos están llevando a una atmósfera sin corazón alguno, donde las tensiones son permanentes. En este sentido, nos alegra, que una vez más el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas haya ratificado la decisión por la cual Corea del Norte debe abandonar las armas y programas nucleares actuales “de manera completa, verificable e irreversible” y renunciar a efectuar nuevos lanzamientos que usen tecnología de misiles balísticos o ensayos nucleares entre otras prohibiciones.
Evidentemente, hay cuestiones que hemos de actuar con contundencia y en conjunción universal, por muy diversos que seamos, para recomponer ese espíritu embellecedor que nos entusiasma por sí mismo a la unidad, renovándonos con el perdón y corrigiéndonos en nuestro diario de vida, corrompido en ocasiones, tanto social como familiarmente. Está visto que, en cada época, el ser humano intenta humanizarse un poco más, desea comprenderse y aspira a expresarse mejor a sí mismo. Ojalá sea así, porque será volver al amor y huir del odio. ¡Qué bueno que se activen los sembradores de vida!. No olvidemos, que nuestro interior es un volcán de entusiasmo igual que el de las olas del mar ante el viento. Esto es lo que nos sostiene cada día, la ilusión de desvivirse por vivir. Quien lo descubre, abandona la indiferencia.
Y en todo caso, en una sociedad globalizada como la nuestra, el bien común y el esfuerzo por él, han de abarcar a toda la familia humana. No han de caber exclusiones. Por cierto, lo expresó bien sereno y templado, el fallecido intelectual español Juan Goytisolo (3 de junio de 2017), al recibir el Premio Cervantes 2014: "Volver a Cervantes y asumir la locura de su personaje como una forma superior de cordura, tal es la lección del Quijote. Al hacerlo no nos evadimos de la realidad inicua que nos rodea. Asentamos al revés los pies en ella. Digamos bien alto que podemos. Los contaminados por nuestro primer escritor no nos resignamos a la injusticia". Ciertamente, su llamada bien vale un recordatorio. Abrir el camino a todas las injustas inmoralidades es una esquizofrenia, con tremendos resultados. No cabe el conformismo. Ahora bien, hemos de tener presente, que para juzgar cosas magnas y honrosas, es menester igualmente poseer un espíritu igual de grande y noble. Dicho queda.

Jaime Paz Zamora

Impactados como quedamos todos por el triunfo electoral de Emmanuel Macron, nadie se acordó, ni aquí ni en Francia, de relacionarla con el accionar del presidente saliente Francois Hollande, a pesar de que parecieran ser componentes de una misma estrategia de poder. Si no, cómo se entiende que un joven y exitoso banquero del progresismo francés, sin ninguna experiencia política anterior, aparezca en el Palacio del Eliseo, invitado por el Presidente a manejar el área económica y, luego de dos años de hacerlo, se retire inspirando un movimiento político alternativo para lanzarse a la candidatura presidencial y gane.

Si eso fuere así, como a mí me parece que es, ambos presidentes, el saliente y el entrante, deberían ser condecorados con la Legión de Honor por haber salvado a su país de una crisis aguda de gobernabilidad y a Europa de la amenaza del integrismo nacional populista de Le Pen a través de una operación estratégica impecable.

Lo notable es que esta misma visión se proyecta luego en la conformación del gobierno y en el criterio de selección del gabinete ministerial. Macron puede hacer lo que por múltiples razones le estaba vedado a Hollande: generar credibilidad interior y exterior, garantizar gobernabilidad en la gestión pública y gobernanza en el sistema en su conjunto. Convocar para ello a un equipo transversal por encima de la diversidad ideológica y las disputas del pasado, representativo del abanico político francés desde la derecha democrática al centro, desde la izquierda socialista al radicalismo, desde el movimiento ecologista a las múltiples manifestaciones de la sociedad civil.

Y aquí viene en esta historia algo que parece increíble pero que no tiene por qué serlo. Resulta que mientras Emmanuel Macron terminaba su bachillerato perdidamente enamorado de su profesora de lenguaje y francés Brigitte Trogneux, con la que mucho después se casaría, y hoy es la primera dama de Francia, en el otro lado del planeta, un país llamado Bolivia llevaba adelante su difícil y dolorosa transición a la democracia, y en la que en 1989 debe instalarse el tercer gobierno del proceso democrático boliviano en un contexto político y económico casi similar, por los desafíos a encarar "mutatis mutandis”, a los de la Francia del 2017.

Gobierno encabezado por la izquierda y el progresismo en una Guerra Fría con el muro de Berlín a punto de caer, el neoliberalismo de Thacher-Reagan liderizando el sistema económico y financiero internacional, el socialismo occidental en retirada con el rabo entre las piernas y en el país, el golpismo civil-militar boliviano no acababa de irse (Arce y García Mesa estaban prófugos) y la institucionalidad democrática no terminaba de llegar.

Macron nombra entonces Primer Ministro a Edouard Philippe de la derecha republicana moderna y en Economía a Bruno Le Maire de la misma tendencia, Francois Bayrou líder del centro republicano en Justicia, y a su compañera de formación Silvie Goulard en Defensa. Los socialistas Gerad Collombe, Richard Ferrand y Jean Ives LeDrian en Interior, Cohesión Territorial y Relaciones Exteriores, respectivamente. En Salud y en Educación representantes de la sociedad civil. En Deportes una campeona olímpica y en Agricultura y Alimentación Jacques Mizardi, conocido militante radical de la izquierda.

De igual manera, en la Bolivia de 1989 el gobierno del Acuerdo Patriótico, casi contra el tiempo, tiene que dar señales rápidas y creíbles de viabilidad democrática a sectores y poderes diversos y encontrados de dentro y fuera del país. Conforma entonces un gobierno transversal con la izquierda del Partido Comunista Marxista Leninista, el centro izquierda Socialdemócrata del MIR, el centrismo nacional de Condepa, el centro derecha del Partido Demócrata Cristiano, la derecha centro de Acción Democrática Nacionalista ADN y la participación de destacadas personalidades provenientes de la sociedad civil, la intelectualidad y los organismos internacionales.

En Bolivia este modelo de transversalidad entre la sociedad civil y los partidos políticos funcionó generando un gobierno viable que logra sus objetivos. Esperamos que en la Francia de Macron ocurra lo mismo.

Jaime Paz Zamora fue presidente de Bolivia.

Mª José Navarro 

Tras el interesante estudio científico titulado: “Plantas modificadas genéticamente, glifosato y la destrucción de la salud en los EE.UU." se demostró la relación que existe entre el aumento de enfermedades mortales y el cultivo de soja y cereales modificados genéticamente, ya que tanto la soja como los cereales transgénicos casi siempre son fumigados con el herbicida glifosato.
El resultado del estudio demostró que el aumento de los cultivos transgénicos está directamente relacionado con el aumento de enfermedades mortales en EE.UU. Por si fuera poco se pudo encontrar coincidencias muy significativas entre los casos de hipertensión, derrame cerebral, diabetes, obesidad, Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, hepatitis C, fallo renal grave, así como en casos de leucemia y de cáncer de la glándula tiroides, de hígado, de vejiga, de páncreas y de pulmón.
Igualmente aumentaron considerablemente los casos de trastornos síquicos como el autismo infantil, ya que se demostró que en 1975 padecían esta enfermedad 1 de cada 5000 niños, y hoy son 68. De continuar esta tendencia, explica una científica del Instituto de Tecnología de Massachussets, en diez años la mitad de los niños vendrán al mundo con este trastorno. Algo que entretanto ya asusta a muchas madres en todo el país. Cada vez crece más la sospecha de que los alimentos modificados genéticamente y el glifosato que se les aplica tienen relación también con esta enfermedad, pues al cambiar a una alimentación más sana con productos ecológicos, muchos de estos niños presentan grandes mejoras después de un corto periodo de tiempo.
En la actualidad miles de madres estadounidenses se han unido para crear la iniciativa Moms Across America (Madres de toda América) con el fin de hacer frente al lobby de la tecnología genética y a los políticos interesados en potenciarla. Ellas organizan reuniones en todo el país para destapar el fracaso y el peligro que conllevan los productos modificados genéticamente, reprochando a su gobierno la sumisión total a los intereses de las multinacionales que ponen en peligro la salud de los ciudadanos.

Omar Yujra Santos

Una devaluación o depreciación consiste en la pérdida del valor de la moneda nacional frente a otras monedas extranjeras. La primera se da como política de gobierno y la segunda, generalmente, en un escenario de poca o casi nula intervención de los Bancos Centrales.
A finales de 1985 el Gobierno del MNR implantó un sistema de subasta para el intercambio de moneda extranjera conocido popularmente como el “Bolsín”, posteriormente en la misma lógica de las políticas se puso en práctica el denominado “crawling peg” (devaluación progresiva y controlada de una moneda).
A partir del 2006 y producto de la implementación de diferentes políticas económicas y sociales, se “bolivianiza” la economía, incrementan las Reservas Internacionales Netas, superávit fiscal y comercial durante varios años, las exportaciones No Tradicionales (manufacturas, productos agroindustriales y otros) llegaron a niveles record, estopermitió que el Tipo de Cambio - TC recupere su valor, y lo más importante generó confianza en la economía.
A pesar de ello en la actualidad vuelven las voces de la devaluación con el objetivo de generar “competitividad e incrementar las exportaciones”, así lo hicieron conocer algunos de los expositores del reciente Foro Económico: “Desafíos y oportunidades para el desarrollo de Bolivia en el nuevo contexto mundial”.
Para aplicar una devaluación es importante considerar además de la literatura económica, también el contexto externo e interno de la economía.
La idea de la devaluación viene de la escuela de pensamiento económico neoclásico. Una vez aplicada se generan efectos en la economía positivos y negativos. Entre los positivos, las exportaciones se vuelven más competitivas, es decir al tener un TC devaluado, los costos de los productos se vuelven más baratos frente a productos del exterior y por la mano invisible, las ventas se incrementan.
Los efectos negativos: un incremento de los precios (inflación), pérdida del poder adquisitivo de los salarios, erosión de los ahorros de las familias, desajuste en la regulación de tarifas de servicios básicos (tarifazos), entre los principales; también se conoce como “Pass Through”.
Para corroborar que una devaluación tiene un impacto positivo en las exportaciones nacionales se debe realizar pruebas econométricas, entre ellas la denominada condición Marshall – Lerner. Los resultados de las pruebas señalan que, para el caso boliviano, la condición no se cumple, por lo que una devaluación no generaría el deseado incremento de las exportaciones y por el contrario sólo se observarían efectos negativos.
Luego de la crisis internacional del 2008, la economía mundial no terminó de recuperarse, principalmente en los países desarrollados y la desaceleración de las economías emergentes, lo cual repercutió negativamente en los precios y la demanda internacional. Ante este panorama varios países de la región, entre 2014 y 2016, empezaron a devaluar (depreciar) sus monedas con la esperanza de mejorar sus balanzas comerciales.La realidad contrasta con los objetivos, pues estas economías no mejoraron sus exportaciones y por el contrario tienen el peligro latente de generar inflación como es el caso de Argentina.
Manejar una economía con criterios subjetivos no es lo aconsejable, ya que como sucedió en los años noventa podríamos estar nuevamente al ritmo de los efectos tango, samba y tequila, producto de la política cambiaria ortodoxa.

Gary Antonio Rodríguez Álvarez (*)
Facebook.com/Garyantoniorodriguezalvarez

Los activistas comerciales dicen que la producción “orgánica” de alimentos es la panacea, en oposición a la producción convencional que fertiliza y combate con “químicos”las malezas y bichos. Como fervientes fetichistas, su principal arma de persuasión es sacralizar lo orgánico y satanizar lo demás.
Machacan en que lo orgánico es saludable y que lo que no lo es, hace daño. Pero no dicen la verdad. Por ejemplo, mienten al decir que sus mentados productos no tienen químicos, cuando todo -hasta ellos mismos- contiene elementos químicos. Pregunte, cualquier Profesor de Química le dirá que es así.
Engañan con su cliché de “orgánico”, como si todo ser viviente no lo fuera…Deberían hablar con más propiedad de un estilo de producción que dice serorgánico frente a la producción convencional que usa fertilizantes/plaguicidas (químicos) y la agricultura de precisión (con biotecnología) que gracias a las semillas genéticamente mejoradas utiliza menos fertilizantes/plaguicidas.
Pero, si la producción orgánica es atacada por plagas ¿cómo es que las controlan? Con lo que llaman pesticidas autorizados, sin embargo, como explica Cecilia González Paredes, Ingeniera Biotecnóloga Ambiental graduada en México, con Especialidad en Alemania y Maestría en EEUU, el piretro que usan como insecticida y el sulfato de cobre como fungicida, no son inocuos.Está reportado que en 1996 quienes trabajaron con sulfato de cobre en viñedos de Francia enfermaron de los riñones (puede causar anemia, además). El 2002 otro estudio reveló la relación del piretro-insecticida obtenido del crisantemo- con el cáncer: la leucemia subió 3,7 veces en los agricultores que lo usaron.
El marketing de los activistas comerciales en pro de los alimentos libres de químicosy OGM hizo que el 2015 medio millar de personas sufran una infección por Salmonella o Escherichiacoli (E. coli) cuando una conocida cadena de comida rápida “saludable” empezó a usar orgánicos. ¿Curioso, no?
El 2006, tres personas murieron en California por comer espinaca orgánica y unas 200 enfermaron con E. coli¿por qué? Porque los cultivos orgánicos suelen abonarse con estiércol (bosta, caca). Un brote de E. colienfermó en Japón el 1996 a cerca de diez mil personas por un germinado de rábano orgánico.Pero lo peor pasó en Europa donde decenas murieron el año 2011 por comer brotes de un frijol orgánico. Hasta la BBC lo reportó…
Ahora consulto: si en 20 años nadie murió por consumir alimentos transgénicos ¿qué opina Ud., de lo uno y lo otro?
(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

JHONNY RIVERA
Lic. En Educación Técnica y Tecnología

En el mes de junio nuestra columna “Universidad autónoma Juan Misael Saracho” cumple una década de verter opiniones y críticas constructivas, con la finalidad de aportar y cooperar con la principal institución de Educación Superior del Departamento de Tarija. Haciendo las aclaraciones del caso que el suscrito no es el único que aporta con opiniones, sino más bien son algunos docentes y estudiantes, más gente de la población que dan sus criterios para enriquecer esta columna, con los argumentos y sus respaldos correspondientes sin interés personal , además en las opiniones vertidas durante este tiempo no se ha defenestrado a nadie, dirigentes u autoridades alguna por lo que no señalamos nombres sino los cargos que ocupan, otra de las características de esta columna es de no favorecer a los grupos de poder con intereses velados más bien todo lo contrario.
Entrando al tema prometido sobre “la toma del campus universitario”, llama poderosamente la atención a propios y extraños y pueblo en general estas nuevas medidas que no son bien recibidas por todos, porque perjudica enormemente a la institución siendo que todavía se mantiene vigente instrumentos poderosos como la Autonomía Universitaria y el Cogobierno Docente – Estudiantil que costo reconquistarlos, teniendo instancias académicas y de gobierno, como son: Los Consejos de Planeamiento, y Seguimiento Curricular de cada carrera, los Honorables Consejos Facultativos, El Honorable Consejo Universitario, El Honorable Consejo universitario Ampliado y la Asamblea Docente estudiantil ponderada, todas estas instancias de gobierno están los docentes y estudiantes haciendo paridad donde pueden ventilarse libremente todos los temas, académicos, económicos, orgánicos, sociales y políticos donde se delibera, se analiza, se resuelve, se instala procesos y se sanciona. En alguna época algunos universitarios y docentes fueron expulsados del sistema universitario por haber participado en los golpes de Estado y dictaduras. En todo caso si un grupo docente – estudiantil no es representado en algunas de las instancias de Gobierno, puede acudir por escrito pidiendo audiencia a cualquier instancia que le compete si en últimos casos no son escuchados se puede acudir a todo tipo de órgano de prensa sea oral, escrita o televisiva, para ello esta columna se ofrece para la difusión de los planteamientos, denuncias, sobre los actos irregulares que se presenten en la actividad universitaria.
Por otra parte llama profundamente la atención de igual manera, el funcionamiento de nuestra Universidad Estatal, tenga tropiezos y no esté abierta para la población, como esgrimen en la famosa “cantaleta” en las campañas electorales “la U para el pueblo”, simple y abominable demagogia por algún tipo dirigencial, con intereses personales y no institucionales
A las claras los principios autónomos universitarios se vienen lesionando paulatinamente por la influencia de fenómenos externos, como internos que se están produciendo en nuestra Universidad Tarijeña, como se hado de igual manera en las otras universidades del interior.
Uno de los mayores males que aquejan a nuestra sociedad y en particular la tarijeña es LA CORRUPCION que se expande por todas nuestras instituciones públicas y privadas, que hacen gala de sus bienes mal habidos mostrándose ante la sociedad como expresión de inteligencia, audacia y algunos casos de experiencia ideológica.
Debemos de hacer comprender a nuestra gente que desde ningún punto de vista la corrupción es buena y lo único que hace es perjudicar el desarrollo de nuestra sociedad en la cual vivimos y que al retrasar el desarrollo social, nos engañamos a nosotros mismos como entes sociales y que no debería sobreponerse la ambición de unos a la postergación de los demás
Las fuerzas abanderadas de la Autonomía Universitaria en alguna época coadyuvaron en la formación de una conciencia de liberación nacional y ende cuadros portadores de esa ideología. Estas mismas fuerzas lograron que gran parte de la Universidad Pública Boliviana se constituya hace una veintena de años, en trinchera de lucha por la soberanía y la independencia, algunos sectores avanzaron aún más, en el fortalecimiento de las organizaciones revolucionarias.
Desde esta columna exhortamos que prime la unidad y la racionalidad en el Sistema Universitario Estatal porque vienen tiempos difíciles a nuestro Estado Plurinacional y en espacial a nuestro departamento de Tarija.
Toca a los estudiantes universitarios rescatar el protagonismo positivo que les corresponde en el propósito de una Universidad y unos profesionales para el pueblo, para la patria, su soberanía y su desarrollo, científico económico y social. Una U Pública en el sentido más alto de la palabra.

Humberto Vacaflor Ganam

El debate con Chile se ha politizado, como siempre. De este lado, el presidente Evo Morales decidido a mantener una bulliciosa demanda, sobre todo ahora que quiere la tercera reelección. Del otro lado, un gobierno sumido en la inoperancia y la corrupción, lo que le daría méritos para afiliarse a la corriente del “socialismo del siglo XXI”.
Dos gobiernos que tratan de ocultar un pecado compartido: el contrabando en la frontera común. Ahora la ruidosa campaña del gobierno Morales sólo habla de los nueve detenidos por los carabineros chilenos. Nadie explica y nadie pide explicación de qué hacían los camiones chilenos, cargados de mercadería, tan cerca de la frontera con Bolivia, que los bolivianos ahora detenidos estaban a punto de robar. ¿Fueron llevados hasta el lugar para provocar a los ladrones bolivianos? ¿Un señuelo? ¡Por favor! Todos sabemos que en el contrabando, y no solo de ropa usada sino también de otras cositas, como droga, hay organizaciones que abarcan a los dos países.
Para la platea de ingenuos, el show de los nueve detenidos, con llantos y protestas de un lado y con poses de justicia seria y civilizada, del otro lado.
Mientras tanto, la ropa usada sigue entrando normalmente. Incluso si hay huelga de los aduaneros chilenos, esa actividad no se frena. De este lado de la frontera, empresas millonarias que llevan la ropa hacia todo el territorio y hacia otros países, con boutiques bien instaladas en Paraguay y Argentina. Del lado chileno, otros “hombres de negocios”, que empresarios no son, muy prósperos.
Y la perorata no termina, aunque haya terminado el tono de lamento.
La realidad es más compleja. Tras la guerra del Pacífico, Bolivia quedó como un país sin puertos, pero del otro lado quedaron varios puertos sin país.
Desde entonces, Bolivia, con generosidad y desprendimiento, ha mantenido a esos puertos usándolos intensamente, como si fueran propios, como abnegada madre patria, aunque con las dificultades burocráticas creadas por el país que se quedó con ellos.
Tan desprendido en este país sin puertos que, por mantener a esos hijos pródigos, ha olvidado que tiene opciones en el Atlántico, como Puerto Busch o los compromisos pendientes de Brasil para facilitar el acceso de Bolivia al Amazonas.
Puerto Busch es también un puerto sin país.

Vacaflor.obolog.com

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.