25
Dom, Jun
898 New Articles

Opinion

Humberto Vacaflor Ganam

La empresa Bulo Bulo compró vagones de ferrocarril para llevar a la frontera la urea que se producirá desde el próximo mes, a un ritmo de 2.100 toneladas por día.
Los vagones están listos para la entrega pero hay un problema: no existe el ferrocarril por el que tendrían que transitar. Los rieles no han sido tendidos, y es probable que eso ocurra dentro de dos o tres años.
Pero los vagones están listos y pagados. Serán llevados por la empresa constructora en grandes camiones hasta esa zona del Chapare, donde deberán esperar a que el ferrocarril cuente con rieles.
En un espacio muy grande habilitado para el efecto junto a la planta de urea y amoniaco se acomodaran también los contenedores encargados para el mismo efecto que deberán esperar a que exista la carretera por donde puedan transitar los camiones que lleven la carga.
La espera podría ser más larga de lo que se temía, pues ahora existe la posibilidad de que la planta se quede sin el suministro de gas natural comprometido por YPFB, debido a que ha surgido la urgencia de exportar todo el gas con que cuenta el país.
Bulo Bulo, que costó hasta ahora más de 800 millones de dólares, estará por algunos meses sin gas natural y deberá aplazar sus operaciones seguramente hasta la primavera. Cuando le haya llegado el gas, la planta estará ante otro problema: la falta de una carretera y de una ferrovía.
Hay otra inversión millonaria que estará en problemas en estos días. La planta separador a de Yacuiba, de nombre Carlos Villegas, deberá interrumpir sus operaciones porque es necesario garantizar que a Argentina llegue un gas rico, es decir con líquidos.
Si Bolivia no enviara ese tipo de gas, Argentina tendría la opción de comprar gas natural licuado (GNL), de ese que llega en buques desde ultramar y que ahora cuesta igual o menos que el boliviano. Un dato de Siglo 21 dice que el GNL que compraron Brasil, Argentina y Chile el año pasado costó solamente entre 4,39 y 4,47 dólares el millón de BTU, un poquito más que el gas boliviano, pero con tendencia a bajar.
¿Alguien pagará por estos errores? ¿La justicia boliviana encontrará a los culpables y los sancionará? ¿O ha sido desarmada a propósito?

Vacaflor.obolog.com

M.O.R

Gringo Limón gran y carismático personaje tarijeño, ¿quién no era compadre de él?, ¿quién puede decir que no tocó su puerta para pedir ayuda y con la gentileza que lo caracterizaba no se la dio?
No había una parrillada o una serenata en la que no estuviese presente, eso era inconcebible! Claro que antes las serenatas las llevaban los amigos del cumpleañero o la cumpleañera y con el PERMISO SERENATA comenzaban las canciones.
Ya luego en los domicilios de todos y cada uno de sus amigos los cuales fuimos muchos, comenzaba Gringo con sus chistes.
Su programa de cocina en un medio televisivo causó gran impacto, pues, en medio de ollas, sartenes, cucharones, mientras cocinaba contaba chistes o anécdotas que llegaban muy al fondo de todos.
Te fuiste tan pronto querido amigo pero has dejado grandes recuerdos a todos los que tuvimos el placer de conocerte.

Teresa Antequera Cerverón

Donde estén mis amigos los animales, que en lo profundo de su corazón no tienen malicia, allí donde la naturaleza me habla, allí donde los elementos hacen sonar sus melodías, allí estoy en casa, dice Gabriele la autora de estas líneas.

Y continúa de esta forma: “El Espíritu infinito me ha mostrado y me muestra que Él es el Espíritu universal, el Creador de todo ser, y la fuerza que actúa en la gran unidad infinitamente multiforme de la vida. Las fuerzas de los elementos contienen la energía vital del Uno universal. El aire canta su canción en el movimiento de las hojas y de las nubes, canta su canción con el movimiento de los arbustos y de las hierbas. El sol hace brillar las hojas y las flores, que hablan de los matices de la luz e irradian la canción del sol. La gota de agua tiene su especial melodía que luego hace brillar clara como el cristal, y que la naturaleza percibe agradecida como totalidad. La tierra abre sus poros y muy poco a poco se hunde en ella el brillo cristalino. La canción del agua suena entonces en honor del Creador a través de la tierra y de la naturaleza, y hay florecimiento, crecimiento, maduración.

Los elementos y la naturaleza se entregan en el fruto, que canta la canción de todas las canciones de la naturaleza al regalarse a los hombres y a los animales. Las canciones de los elementos, de los árboles, arbustos, flores y hierbas forman como unidad la grandiosa sinfonía de la unidad, que se manifiesta en los frutos y que sólo se puede oír bien con el corazón”.

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.