Opinion

José Vicente Cobo 

Un interesante estudio realizado en EE.UU. entre los años 1990 y 2008, llegó a la conclusión de que la esperanza de vida de los estadounidenses descendía de forma dramática: un promedio de 3 años de vida en hombres blancos con estudios básicos, y de 5 en el caso de mujeres de la misma clase social. En ningún país occidental se habían observado cambios tan drásticos desde la Segunda Guerra Mundial. De hecho muchos hombres apenas alcanzan la edad de jubilación.
Las causas de las muertes “prematuras” muestran un aumento de enfermedades relacionadas directamente con la comida rápida. Sin embargo en el año 2010 científicos de la universidad norteamericana de Columbia descartaron que el sobrepeso y el tabaquismo figuren como causas del referido descenso. Por lo que se tuvo que recurrir a un segundo estudio internacional más reciente titulado: “Plantas modificadas genéticamente, glifosato y la destrucción de la salud en los EE.UU." en el que se demostró la relación que existe entre el aumento de enfermedades mortales con el cultivo de soja y cereales modificados genéticamente, ya que tanto la soja como los cereales transgénicos casi siempre son fumigados con el herbicida glifosato.
El resultado del estudio vino a demostrar que el aumento de los cultivos transgénicos está directamente relacionado con el aumento de enfermedades mortales en EE.UU. Por si fuera poco se pudo encontrar coincidencias muy significativas entre los casos de hipertensión, derrame cerebral, diabetes, obesidad, Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, hepatitis C, fallo renal grave, así como en casos de leucemia y de cáncer de la glándula tiroides, de hígado, de vejiga, de páncreas y de pulmón.
Igualmente aumentaron considerablemente los casos de trastornos síquicos como el autismo infantil. En 1975 padecían esta enfermedad 1 de cada 5000 niños, hoy ya son 68. De continuar esta tendencia, explica una científica del Instituto de Tecnología de Massachussets, en diez años la mitad de los niños vendrán al mundo con este trastorno.
¿No es acaso este un ejemplo de que el ser humano no puede hacer con la naturaleza lo que le plazca? Parece que cuanto más interviene el hombre jugando a ser Dios, tanto más desastrosas son las consecuencias para nuestro medioambiente y para el ser humano. Hace años se alzaron voces que advirtieron sobre que fomentar ciegamente la manipulación de la naturaleza llevaría a una alteración del equilibrio natural de la Creación. No obstante conforme a la ley de Siembra y cosecha el ser humano acarreará con las consecuencias de sus actos. ¿Después de 2000 años no es hora de tomar en serio la regla de oro de Jesús de Nazaret que dice «Lo que no quieras que te hagan a ti, no se lo hagas tú tampoco a nadie»?, lo que es válido también la para la Tierra y sus reinos naturales.

Humberto Vacaflor Ganam

El gobierno de Chile no entiende lo que hace el gobierno de Bolivia con el episodio de los carabineros capturados a cinco kilómetros dentro de la frontera. ¡Y los invita a hacerlo de nuevo. “Serán bienvenidos”, les dice. No aclara si serán bienvenidos cuando invadan territorio boliviano hasta cinco kilómetros de tierra adentro, o más. Un diputado chileno propuso que Bolivia ceda a su país un corredor que vaya hasta Puerto Suárez, lo que sería un abuso de confianza: más de mil kilómetros.
Esto es, según el criterio de los chilenos, un mensaje opuesto al de Eduardo Avaroa. Es la entrega total. “¿Rendirme yo? Pero cómo no”.
Algo sospechan los chilenos. No entienden cómo el gobierno boliviano haga estas demostraciones de hermandad universal después de haber criticado la “usurpación de poderes” en Chile con el caso de los nueve bolivianos capturados en ese país cometiendo actividades non sanctas.
Ellos querrían que un gobierno que critica la falta de independencia de poderes en otro país demuestre, cuando se le presente la ocasión, que él sí respeta esa independencia. No se habrían esperando jamás que después de semejante prédica machacona, que se repitió durante cien días, el gobierno boliviano muestre que la independencia de poderes es un cuento para ingenuos. Un poco de coherencia entre el discurso y los hechos, decían ellos.
Los chilenos no son los únicos confundidos. El Ministerio Público boliviano estaba listo para actuar. Existía un informe del Ministerio de Gobierno: los carabineros cometieron cuatro delitos. Se debía abrir un proceso. Y esperar, si se diera, que el ejecutivo pida un tratamiento especial, por razones de política exterior.
Aquí, el Ministerio Público boliviano cometió pecado de ingenuidad. Algo de la usurpación de funciones se sospechaba en el caso Rozsa, el caso Porvenir, en el juicio a Gualberto Cusi, a Leopoldo Fernández, Mario Cossío y muchos más, sin olvidar el caso de Reynado Ramírez, el joven sentenciado a 30 años por el error de unos jueves y fiscales que fueron despedidos… por orden del Ministro de Justicia, del poder ejecutivo.
Para poder entender lo que ocurre en Bolivia, los chilenos tendrían que hacer un ejercicio o tomar algún estimulante para el cerebro. Y lo mismo debiera hacer el Ministerio Público.

Vacaflor.obolog.com

Jimmy Ortiz Saucedo

El primer aporte a la democracia boliviana, que hizo el Comité pro Santa Cruz (CpSC), fue contribuir a recuperarla en 1982; con el ultimátum a la dictadura del Plan Cóndor. El segundo fue la reconquista de la democracia municipal, en 1984. Hoy nos ocuparemos del tercero: la primera elección de Prefecto por voto popular.
Esta era una necesidad que complementaba los aportes anteriores, fue un camino largo y tortuoso. En el cabildo del 22-06-04; durante la Presidencia de Ruben Costas, fue tomando cuerpo la propuesta de los Gobiernos Departamentales Autónomos y Prefectos electos, para ser incluidos en la agenda nacional.
Al ver el clamor de un pueblo; que confirmó su sentir en el cabildo del 28-01-05, el Presidente de la época Carlos Mesa recurrió al Decreto Supremo 27988, para autorizar las elecciones de prefectos el 12-06-05, y satisfacer esta demanda cruceña. Sin embargo, no existía el apoyo del Poder Legislativo.
Uno de los opositores era el cocalero Evo Morales, quien criticó al Presidente "por haber cedido mucho a la oligarquía boliviana organizada en el Comité Cívico de Santa Cruz" (jornada.unam.mx 30-01-05).
Las frecuentes postergaciones de la convocatoria a las elecciones prefecturales en el Parlamento, hicieron que la Asamblea Provisional Autonómica; posesionada y legitimada por el cabildo del 28-01-05, adquiera mayor fuerza. Su mandato era llevar a cabo la Elección de Prefecto y la autoconvocatoria a referéndum por las Autonomías.
La importancia de las elecciones de prefectos fue expresada en el discurso de posesión de Germán Antelo, el 26-02-05, cuando remarcó que éste proceso electoral servirá para "eliminar la burocracia propensa al manejo poco ético de la cosa pública".
El 8-03-05, como resultado del rechazo a la primera renuncia de Carlos Mesa, las fuerzas políticas de las dos cámaras legislativas ratificaron el compromiso de convocar a las elecciones de prefectos a través del Congreso de la República.
El 14-03-05, la Corte Nacional Electoral (CNE) informó la imposibilidad de llevar adelante las elecciones de prefectos para el 12-06-05, por la falta de modificaciones a cinco artículos del Código Electoral.
El 15-03-05, Germán Antelo reiteró: "Si el Gobierno no convoca a la elección de Prefectos, lo haremos nosotros porque tenemos un mandato del Cabildo para autoconvocarnos y esa posición se mantiene". La Cámara de Diputados aprobó el 6-04-05 la ley especial para elegir a los prefectos, autorizando a la CNE organizar el proceso.
El Senado dio el impulso final el 8-04-05, sancionando las modificaciones al Código Electoral, a la Ley de Partidos Políticos y a la Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas, permitiendo que las elecciones de Prefectos se realicen el 12-08-05, el CpSC aceptó la fecha.
De la marcada división de los comités cívicos y las bancadas parlamentarias del occidente con el oriente, surgió la propuesta de modificar la fecha de las elecciones prefecturales para el 12-09-05, enmienda que solamente podía hacer el presidente Carlos Mesa a través de un Decreto Supremo.
En junio de 2005, la sucesión presidencial que ungió a Eduardo Rodríguez Veltzé como Presidente de la República, motivó a un pronunciamiento de los vocales de la CNE que pidieron no continuar con las elecciones prefecturales porque ya no se justificaba, en vista de que en los próximos meses se ha previsto la realización de una elección general.
El Presidente Eduardo Rodríguez y el Poder Legislativo, debían fijar de nuevo la fecha para las elecciones de prefectos, porque dicho decreto ha quedado sin efectos legales tras la renuncia de Carlos Mesa. Mediante decreto supremo 28229, el presidente decidió que la selección de prefectos y los comicios generales serian el 4-12-05.
Los tires y aflojes continuaron, poniendo en peligro la elección de prefectos, con algunos recursos de inconstitucionalidad, como el del Diputado de NFR Roberto Fernández, alegando que los comicios prefecturales fueron por presión del CpSC, para dividir oriente y occidente. O el de la Brigada Parlamentaria de Santa Cruz, contra la distribución de escaños parlamentarios, que tensiono nuevamente el País.
Para poner fin al conflicto de escaños, que exigía Santa Cruz, el presidente Eduardo Rodríguez Veltzé adelantó para el domingo 18 de diciembre las elecciones prefecturales y presidenciales en el país.
Finalmente, Bolivia acudió a las urnas el 18-12-05 para elegir Prefecto y Presidente. Fue una fiesta democrática inédita, por primera vez el pueblo decidía; por medio del voto, quién sería la primera autoridad del departamento. El Presidente ratifico la voluntad popular, dado que este tipo de elección no estaba contemplada en la Constitución de la época.
Hoy los bolivianos, gracias a la lucha del CpSC, gozan de esta importante profundización democrática: la aparición de los gobiernos intermedios, prefectos primero y gobernadores después, equilibrando el poder del Gobierno Central en las regiones.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Max Murillo Mendoza

Estados Unidos es definitivamente un país en vías de subdesarrollo. Con un presidente bananero e ignorante, que nos recuerda a tantos de los países al sur del río Bravo: prepotentes, brutales, totalitarios, asesinos, misóginos, patriarcales y dueños de los Estados desestructurados por estos personajes. Las clases altas norteamericanas ni se mofan de su personaje de la casa Blanca, porque al parecer estaban cansadas de ser demasiado demócratas y condescendientes con los derechos de los demás. Prefieren ahora un payaso y brutal bananero para poner en orden su casa: expulsar a migrantes, destruir el legado de derechos humanos, que era nomás un ejemplo por el mundo y destruir la poca convivencia mundial como recuerdo positivo después de la segunda guerra mundial.
Aquellos Estados construidos para favorecer al ciudadano, otorgándole derechos básicos como vivienda, trabajo, salud y educación, ahora están en retroceso. Los Estados del bienestar gringo se derrumban de manera violenta, con ese derrumbe se caen también a pedazos los llamados derechos humanos, cada vez más malogrados y terriblemente pisoteados a lo largo y ancho del mundo. Otrora ejemplos de cómo construir Estados, hoy son una caricatura de pésima calidad y con fuertes tendencias a consolidarse como Estados subdesarrollados, e incluso como Estados fallidos y destruidos. Esa profunda crisis sistémica no está llevando al mundo a un lugar positivo, sino todo lo contrario: a Estados totalitarios y con un sentido de nacionalismo más bien hitleriano, en el sentido de la violencia estructural desde el Estado.
El inquilino de la casa Blanca nos recuerda a funcionarios tercermundistas, que sólo entienden de violencia, mal trato al ciudadano, comportamiento brutal en los espacios laborales, ausencia de respeto por los básicos derechos, corrupto, manipulador y dueño de los espacios estatales que son en realidad de los espacios ciudadanos. Ese funcionario de los Estados gelatinosos tercermundistas, que tiene que pisotear a los demás para ser alguien y tener algo de la torta del poder. Destructivo y sin sentido de Estado. El inquilino de la casa Blanca sólo quiere destruir todo lo que hizo el anterior presidente, como en las costumbres folklóricas de las mentalidades del subdesarrollo y la política clásica del tercer mundo. Pues el migrante escocés de apellido Trump podría ser también presidente de Honduras o Paraguay, donde no se le extrañaría en nada respecto de esos comportamientos muy enraizados en las mentalidades del llamado subdesarrollo, es decir de Estados desestructurados, o en formación para decirlo de manera diplomática.
La democracia norteamericana a todas luces es el instrumento más poderoso de manipulación colectiva, para que los mismos poderosos de siempre sean los más favorecidos, manteniendo el circo romano de las elecciones y la ideología política para el pueblo, para la distracción del pueblo mediante sus payasos demócratas y republicanos. Trump sólo es la punta del iceberg y el elegido portavoz de quiénes hoy decidieron reordenar el Estado gringo, anglosajón, protestante y blanco. Aquellas sociedades engañadas durante décadas, que creyeron ciegamente en las virtudes del modelo, hoy ven con asombro que ese sistema era de pantalla y de pinta. Lo grave y desolador es que ese pueblo está desarmado, sin ideas para cambiar sus propias realidades, sin fuerzas sociales para movilizarse y cambiar al dictadorcillo de turno, sin pasiones políticas porque siempre confiaron en su sistema político, sin lideres para enfrentar los acontecimientos actuales, sin los recuerdos para hacer una revolución.
El establishment norteamericano tuvo que recurrir a un migrante escocés brutal, bravucón y de sentidos tercermundistas políticamente, como funcionario de Estado sin ningún sentido de Estado: matón, violento y nada político, para ordenar la casa. El poderoso imperio norteamericano ya tiene a su Calígula. Yo diría a su dictador bananero, importado de las realidades políticas tercermundistas. Dispuesto a todo, hasta llevar al infierno al propio mundo, amenazando por doquier con sus ejércitos invasores y criminales.
Estamos acudiendo, qué duda cabe, a tiempos de retornos desestructurados, peligrosos otra vez que dan lugar y espacio a dictadores dispuestos a todo. Las excusas paradójicamente son las mismas: terrorismos, comunismos, extraños o migrantes. Recetas que a lo largo de los siglos han funcionado cuando de reordenar los imperios se trataba. Hoy estamos en un momento de restauración imperial. Los señoriales de todo el mundo, asustados de los avances de los derechos humanos y económicos de los pueblos, retroceden conservadoramente para seguir protegiendo sus privilegios de clase y señoriales u oligárquicos. En Estados Unidos es evidente este fenómeno, quedando con demasiada claridad que su democracia sólo sirvió para que siga la fiesta de los más poderosos, mandamases con intereses mundiales que no les gusta la competencia ni el libre mercado, consignas también prostituidas por ellos mismos pues mientras las ganancias son fabulosas y rentables; pero si la competencia empieza a acrecer mejor acudir al proteccionismo político.
Tiempos complejos; tiempos de pensar alternativas, otros modelos políticos y económicos realmente humanos. Tiempos de observaciones y avances para tiempos mejores.

M.O.R

Bloquear se está convirtiendo en un mal necesario para los ciudadanos cuando las autoridades hacen caso omiso a sus justos reclamos, hace unos días hubo un bloqueo citadino para pedir un reordenamiento vehicular que a todas luces está afectando a todos.
Los micros tienen que dejar de circular en el estado en que se encuentran que ya mas vergonzoso no puede ser, no pueden seguir contaminando el ambiente jugando con la salud de la población y quedarnos impasibles.
Días atrás el secretario de Medio Ambiente del Gobierno Municipal, Álvaro Orozco reconoció al NUEVO SUR que existe un gran daño ambiental, por qué se solidarizó con los vecinos del casco viejo de la ciudad en dar la más pronta solución a esta problemática.
No puede ser que los micros sigan circulando echando humo contaminante a su paso por las calles, es evidente si uno pasa por la calle Domingo Paz en donde se expende pan, tortas, queso y verduras la magnitud del grado de contaminación .

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hasta ahora no hemos sabido organizar el mundo para toda la especie humana. A lo sumo, lo hemos creado al antojo de los poderosos y lo hemos izado por doquier de frondosas fronteras, a fin de hacer espacios para una determinada cultura, no para la universalidad de todas ellas. Con la globalización, ya no tiene sentido este sistema organizativo. Se ha vuelto arcaico. Desde aquí, por tanto, hago un llamamiento para que todos nos pongamos manos a la obra para conseguir el bienestar de todo el linaje. Personalmente, hace tiempo que lo vengo exponiendo a través de diversos artículos, en los que suelo injertar los valores humanos que nos han de mover a trabajar por un futuro más esperanzador, más de todos y de nadie en particular; y, por ello, hemos de cambiar la educación, que ha de enseñarnos sobre todo lo demás a convivir. Aún no hemos aprendido el sencillo arte de cohabitar. Encima la necedad nos puede, aborregándonos. Para empezar, hemos perdido algo tan básico, como la conciencia de justicia y la capacidad de amar. De lo contrario, seriamos más comprensivos con nuestros análogos, también más justos y, por ende, más libres y responsables, siendo cada uno dueño de su propia existencia. No es fácil, hay muchas vidas que todavía no lo son.

Algunos creerán utópicas mis palabras. Yo les pediría que reflexionasen más y, luego, cultivasen el gozo de vivir más fraternalmente, o si quieren, más humanamente. Por si acaso, dejo la idea Aristotélica de que “la excelencia moral es resultado del hábito”, pensamiento que puede ayudarnos a leer mejor nuestros caminos y acciones. En cualquier caso, nunca es tarde para despertar y hacer familia en conjunto, antes de que nos llevemos egoístamente, cada uno para sí, parte del territorio. Al fin y al cabo, todo depende de nosotros, porque está dentro de cada cual ese espíritu conciliador o guerrero, demócrata o dictatorial. Sólo hay que ahondar en nuestra historia para ver que apenas hemos avanzado en unidad y en actitudes. Seguimos adheridos a los peligros armados, aunque ya sabemos que las guerras son todas destructivas, jamás construyen ni solventan nada, pero hacemos bien poco o mejor dicho nada, para poner fin a todas estas matanzas inútiles. En consecuencia, tampoco me gusta este actual sistema organizativo planetario que alza muros y que escatima fondos para la educación de millones de niños atrapados en conflictos o desastres. Urge, indudablemente, invertir más y mejor en el futuro de los niños que viven en situación de emergencia. Son el mañana nuestro, conviene tenerlo presente.

Sumado a este caos, que nos impide un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, los jóvenes de todo el orbe también tienen casi el triple de probabilidades que los adultos de estar desempleados y de realizar trabajos más precarios. Por eso, la educación y la capacitación son cruciales para triunfar en el mercado laboral. Por desgracia, los sistemas de formación y organizativos tampoco responden a las necesidades de aprendizaje de muchos jóvenes. Nos alegra, pues, que el quince de julio se reafirme el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud y activemos nuevos anhelos sobre el tema, propuesto por Naciones Unidas: “Desarrollo de las habilidades para mejorar el empleo juvenil”. Naturalmente, conocer qué es lo apropiado para apoyar a los jóvenes en el mercado laboral actual y en el futuro, a través del intelecto y del desarrollo de habilidades, será imprescindible para el éxito de la Agenda 2030 y ha de ser el asunto central en cualquier reunión de alto nivel mundial.

Frente a este desbarajuste del planeta, están las persistentes acciones de los sembradores del terror, que siempre hallan formas de burlar los dispositivos de seguridad, pongamos por caso los ataques a la aviación civil internacional como una manera efectiva de causar numerosas muertes y daños económicos y, al mismo tiempo, perturbar a la población en general. Por si fuera poco esta inseguridad, hay que añadirle la interconexión de otros problemas mundiales, como la crisis migratoria, inherente al problema de la exclusión y a los peligros armamentísticos. En definitiva, que la tensión es manifiesta, lo que requiere una actuación contundente de todos los líderes, respetando los tratados internacionales y promoviendo una visión multilateral para que las soluciones puedan ser verdaderamente efectivas, duraderas y globales. Sea como fuere, no podemos continuar con esta atmósfera de divisiones, ambiente avivado por nuestro propio orgullo, puesto que lo único que hace este proceder es alimentar la inestabilidad y los enfrentamientos sectarios. Ojalá el reino de la verdad se imponga y retorne el raciocinio a fortalecer sustancialmente los sistemas de gobernanza mundial, a fin de garantizar otros ambientes más armónicos y hermanados.

Ya sé que organizar el mundo no es empresa fácil, máxime cuando los Jefes de Estado y de Gobierno son tan diversos como horizontes a abrazar tenemos; no en vano, ese universo que construimos entre todos, hoy requiere escuchar todas las voces, por muy estridentes que nos parezcan o estén fuera de lugar. Por otra parte, hay un déficit de ética que requiere con urgencia la cooperación de todos para promover un desarrollo humano e integral. Está visto que cuando el juicio moral falla, todo camina hacia el derrumbe total. Sin duda, el verdadero instrumento organizativo de avance radica en el factor decente. Lo que es una verdadera indecencia son los desequilibrios actuales y las desigualdades. Al respecto, nos llena de esperanza que haya un consenso cada vez mayor, entre los diversos países del mundo, de que el crecimiento económico no es suficiente para reducir la brecha de la pobreza si este no es inclusivo ni tiene en cuenta las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental. Es público y notorio, que hay que prestar una mayor atención a las necesidades de las poblaciones desfavorecidas y marginadas. Priorizar el desarrollo social y humano es un deber de justicia.

Dicho lo cual, la situación es tan grave que hay que darse prisa si queremos organizar otro mundo más habitable, con mayor conciencia humana, porque en el momento presente tenemos situaciones tan injustas que claman al cielo. Nadie se puede quedar en el camino. Cada uno ha de aceptar generosamente su papel y participar en la acción de manera responsable. El progreso de unos no puede activar el estancamiento de otros o el retroceso de algunos. Se requiere de auténticas reformas del ser humano dentro de sí. No basta con repartir la riqueza del mundo equitativamente. Es preciso que cada ciudadano se convierta en ejecutor de su progreso, ya que todos tenemos algo que aportar en favor de la colectividad, dando cognición de servidores antes que productores, porque somos lo que somos, no por nuestra autosuficiencia, sino por nuestra donación social, donde la familia tiene una función trascendente. En todo caso, no podemos organizar el mundo de la manera que lo venimos haciendo, con tanta tentación materialista, y nulo espíritu humano. Hace falta retornar al hermanamiento solidario de la humanidad, reencontrándose el hombre consigo mismo, en su hábitat y con su especie, en esa comprensión y amistad mutuas, en esa comunión versátil, donde nadie es más que nadie, y todos somos únicos y precisos, ante una misma hoguera de acogida, de hospitalidad, de lógica social y de alma poética.

Humberto Vacaflor Ganam

El principal comprador de gas natural boliviano ha estado enviando noticias, molécula a molécula, sobre las dudas que tiene acerca de la capacidad de Bolivia de seguir vendiendo gas.
Hace dos años anunció el cambio del comprador: serán empresas privadas las que estén a cargo de la operación y ya no Petrobras, aunque luego dio un paso más e hizo saber que conoce el estado crítico de las reservas de gas boliviano. Los campos productores se están agotando, dice el informe, y menciona a todos ellos aunque no incluye San Alberto, cuya producción está bajando de manera alarmante.
Poco a poco, las dudas de Brasil se convirtieron en certezas. La última noticia, difundida por Reuters, dice que el Ministerio de Minas y Energía de Brasil recomienda reducir a la mitad las compras de gas boliviano. Brasil no quiere ponerse en la incómoda situación de tener un proveedor inseguro, que pueda incumplir sus compromisos porque, sencillamente, no tiene el gas que pretende vender.
En Bolivia, aparte de estas noticias que llegan de Brasil, nada se sabe acerca de las reservas probadas, salvo que aceptemos lo que dice el ministro del ramo, Luis Alberto Sánchez, quien asegura solemnemente que las reservas son de 10,6 TCF (unidad que quiere decir billones de pies cúbicos, pero que en inglés se escribe trillones).
En este caso se podría sospechar que se trata de una cuestión de fe. El ministro quiere creer que las reservas son de 10,6 TCF, aunque sin sustento técnico. Desde 2013 que las reservas no son medidas por alguna empresa especializada, porque así lo ha decidido YPFB en contra del reglamento que ordena mediciones anuales. Son los misterios de la fe.
El problema es que Brasil no puede enviar a los hogares y a las industrias un volumen de fe importado desde Bolivia: quiere gas natural. Y como sabe que no existe, pues ha optado por reducir el volumen de compra. Incluso está en duda que quiera firmar un nuevo contrato cuando haya expirado el actual.
Argentina, jugando más a la geopolítica que a la economía, dice que quiere comprar mayores volúmenes de gas boliviano, aunque sabe que no existen. (Sus contratos hay multas por incumplimiento de entrega.)
Hemos pasado del milagro a la tragedia del gas.

Vacaflor.obolog.com

Más artículos...

Ads Banners