Opinion

Teresa Antequera Cerverón 

Muchos cristianos consumidores habituales de carne dicen con rotundidad que en el Nuevo Testamento se habla de la multiplicación que Jesús hizo de los peces para repartirlos entre la multitud, también de que durante la última cena Jesús comió carne. Sin embargo en la actualidad han aparecido una enorme cantidad de citas y escritos apócrifos donde se lee que tanto Jesús como Sus discípulos eran vegetarianos. A este respecto habría que recordar que el encargado de compendiar la primera Vulgata por orden papal fue Jerónimo, quien decidió qué textos serían incorporados y cuáles no. Un significativo ejemplo lo tenemos en las llamadas Homilías Clementinas donde se lee que Pedro vivía de pan y aceitunas, a lo que de vez en cuando agregaba verduras. Y el experto en religión Skriver afirma que también los apóstoles Andrés, Felipe y Tomás, y los evangelistas Marcos y Lucas eran vegetarianos, sobre lo que existe extensa documentación relegada al olvido hasta nuestros días. La pregunta a este respecto sería: ¿de haber sido incorporados a la Biblia la cristiandad sería vegetariana?
Sin embargo una cosa es segura: El mismo Jerónimo, quien estructuró la Biblia por encargo del Papa, ya sabía que Jesús enseñó que no se debía comer carne ni matar animales. Esto se confirma en la siguiente cita escrita por él mismo: “El consumo de carne animal fue desconocido hasta el diluvio; pero desde el diluvio se nos introdujeron en la boca las fibras y los jugos malolientes de la carne animal; Jesucristo que apareció cuando el tiempo se cumplió, unió el final con el comienzo, de modo que ahora no nos es permitido comer carne”. Para entender esto es importante saber que en ese momento histórico el pensamiento de la época consideraba como herejes a quienes se negaban a consumir carne, siendo además perseguidos, incluso asesinados. Pero qué duda cabe de que, si en la Biblia se hubiera incluido esto, muchísima gente en la actualidad y en los siglos pasados sería vegetariana.
Y aunque la Biblia actual no contenga la palabra pura de Dios, ciertamente contiene párrafos que han conseguido llegar hasta nuestros días sin haber sido apenas manipulados, como algunas citas de los profetas, también aquellos que se pronunciaron contra el consumo de carne. Y esto sucedió y sucede porque Dios en todas las épocas ha estado y está contra la matanza de animales a pesar de la postura contraria de los sacerdotes.
Por suerte hoy sigue siendo posible leer en la Biblia la gran visión del Profeta Isaías dada hace 2700 años donde se anuncia el Reino de la Paz en el que ningún ser dañará a otro, y que hoy día parece más cerca que nunca: “Entonces el lobo está echado junto al cordero, la pantera junto al cabrito. El ternero y el león pastan juntos, un niño pequeño los cuida. La vaca y la osa son amigas, sus cachorros reposan juntos. El león come paja como el vacuno. El niño de pecho juega ante el escondrijo de la víbora, el niño introduce su mano en la guarida de la culebra. Ya no se hace nada malo y no se cometen delitos en todo Mi monte santo, pues la Tierra está plena del reconocimiento del Señor, así como el mar está lleno de agua”. Una visión considerada no obstante como utópica por la Iglesia, pero que para los cristianos originarios se hace realidad y visible día a día. Ellos declaran: “Paz con mi prójimo y paz con los animales”, esto significa también no torturar ni matar animales, tampoco comer su carne. Sólo así puede hacerse realidad esta visión que nos trajo Isaías, un Reino de paz en el que los seres humanos, los animales y la naturaleza encuentran nuevamente la unidad”.

ROGER ALEJANDRO BANEGAS RIVERO***

Usted alguna vez se ha preguntado: ¿por qué las personas compran productos de contrabando?; ¿será posible su erradicación? La respuesta es sencilla: los consumidores adquieren productos de contrabando porque alcanzan su mayor nivel de bienestar al adquirir la mayor cantidad de bienes, al menor precio posible.
De forma adicional, el contrabando existe por la presencia de una oferta (de los contrabandistas) que identifica la necesidad de los consumidores y toma la oportunidad para realizar la transacción. En tal sentido, surge otro cuestionamiento: ¿los consumidores y los vendedores contrabandistas son irracionales? Desde luego que no, cada quién está tratando de sacar su mayor beneficio posible y esa decisión convierte a los agente económicos en seres racionales.
Las mercaderías de contrabando, de forma general, tienen precios más competitivos porque sus procesos de elaboración, involucran recursos humanos con habilidades técnicas más desarrolladas, maquinarias más modernas, mayores volúmenes de materias primas y por lo tanto, sus costos unitarios son más baratos. El resultado final se vislumbra en precios de mercancías más económicas.
Con la imposición de aranceles de importación, los productos extranjeros se encarecen y en cierta medida, existen mejores condiciones de competencia con los productos nacionales; sin embargo, el consumidor se ve afectado negativamente porque paga un precio más caro por la mercancía, dejando de comprarse otros bienes para su consumo personal (inclusive sacrificando su ahorro para el futuro).
De otra forma, cuando al consumidor se le presentase la oportunidad de comprar bienes más baratos, los comprará (sin considerar si el producto es legal o ilegal), debido a que su bolsillo es lo único que le interesa.
Existe amplia evidencia que los países más pobres, son los mayores contrabandistas con las peores instituciones públicas (niveles elevados de corrupción). En muchas ocasiones, sectores contrabandistas ejercen una posición de ganancia, corrompiendo a autoridades políticas, agentes aduaneros y cuerpos de seguridad nacional (policías y ejército) con el objetivo de cumplir su propósito. Finalmente, las instituciones terminan corrompiéndose con incidencias negativas para el desarrollo del país en el lago plazo.
Frente a lo anterior, surge el gran cuestionamiento: ¿cómo eliminar el contrabando? La única forma de realizarlo efectivamente es con el libre comercio; es decir, eliminando los aranceles de las importaciones (de forma independiente si los otros países lo realizan o no); una obviedad, sin posibilidades de equivocación.
Cuando una mercadería ingresa libremente al país, sin necesidad de pagar de impuestos, nadie corrompería el sistema, todos se beneficiarían del comercio internacional: los consumidores comprarían productos más baratos y las empresas nacionales serían más competitivas con la finalidad de obtener la supervivencia en un entorno altamente competitivo. Es posible, que existan cambios sectoriales, donde aquellas empresas menos eficientes tendrán que migrar hacia otros sectores donde puedan competir.
Milton Friedman (premio nobel en Economía, 1976), planteó una propuesta de libre comercio, basado en una transición con reducción gradual y total en los aranceles en un plazo de cinco años, para que las empresas y los agentes económicos, en general, se vayan ajustando a la libre competencia.
Para las finanzas del gobierno, una reducción en los aranceles de importación, implicaría un descenso en las arcas del estado (450 millones de dólares por año en Bolivia), sin la posibilidad tendrían de verse compensado con un aumento o creación de otros impuestos; por el contrario, se debería reflejar una contracción en los niveles del gasto público.
Los individuos corrompen las normas porque desconfían del marco regulatorio vigente o porque piensan que las prohibiciones no son lo suficientemente adecuadas para su nivel de bienestar deseado. En suma, el libre comercio es un mecanismo efectivo para eliminar el contrabando como una meta de mediano plazo; de otra manera, el ingreso ilegal de mercaderías siempre existirá.
Doctor en Economía (Ph.D.), Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ***

SURAZO

No. El mundo no es un balón.
Los deportes son buenos. Los deportes son necesarios. Los deportes son parte importante en la formación integral del ser humano pero no reemplazan a las demás.
Hay varios deportes pero solo algunos sobresalen. Ese es el caso del fútbol que, justicieramente, es considerado el más popular, por lo menos en nuestro hemisferio.
El fútbol despierta pasiones y, gracias a eso, mueve millones. Habrá que recordar que hace poco estalló un megaescándalo de corrupción en la FIFA y varias de sus federaciones, incluida la boliviana. Por eso no es raro que, en un mundo copado por las redes sociales, se pueda ver diariamente discusiones sobre partidos y clubes que muchas veces llegan al rango de debate.
Las discusiones y los debates son buenos porque permiten confrontar ideas diferentes sobre un mismo tema. Por ello, no es malo que haya discusiones y debates sobre fútbol. Lo malo es cuando las discusiones y debates solo son sobre fútbol.
No. El mundo no es un balón.
El mundo es todo aquello que concierne al ser humano y eso abarca una infinidad de temas. Van desde asuntos vitales, como el agua que ya escasea en la mayoría de los países del planeta, hasta los problemas que tienen cada uno de los países con sus respectivos sistemas políticos.
Lo ideal es que esos asuntos sean discutidos y debatidos con el propósito de encontrar soluciones pero los espacios para ello generalmente están copados por las discusiones y debates sobre fútbol.
Así, mientras el agua se va convirtiendo en un artículo de lujo para los ciudadanos, muchos de estos ciudadanos emplean su tiempo en discutir sobre el resultado de tal o cual partido, los errores del director técnico o la habilidad de tal o cual futbolista.
Los errores de los gobernantes pasan a segundo plano. Si los ejecutivos de una empresa estatal se enriquecen mediante jugosos contratos, pocos son los que reclaman por eso ya que muchos están discutiendo sobre el partido, los goles, el resultado…
Y no es que se quiera privar a los aficionados al fútbol de su derecho a polemizar sobre el tema que les dé la gana pero la verdad es que, mientras ellos debaten sobre partidos, jugadores y clubes, los gobernantes se llenan los bolsillos.
Entonces, discutir solo sobre fútbol, y no ocuparse de otros temas, tiene el mismo efecto que alguna vez tuvo el famoso circo romano: distraer al pueblo para que no se ocupe de los temas verdaderamente importantes.
Los gobernantes de Roma, ya sea reyes, dictadores o emperadores, crearon las distracciones que el pueblo presenciaba en masa mientras, a sus espaldas, se disponía arbitrariamente de los recursos que pertenecían a todos. Hubo tal variedad que se pasó de las representaciones de batallas navales —una innovación de Julio César cuando tenía 30 años y apenas era un “edil curul”— a los combates de gladiadores y sacrificio de los cristianos.
Actualmente existen varios circos modernos, desde las distracciones promovidas por gobiernos dictatoriales hasta las telenovelas que las amas de casa consumen sollozantes olvidándose que afuera, en las calles, existen problemas reales, distintos a los de los protagonistas de sus culebrones.
Y en la arena de esos nuevos circos están los futbolistas que firman jugosos contratos, los dirigentes que se embolsillan buenas cantidades sin saber patear un balón y los aficionados, aquellos que le dan duro a la discusión sobre fútbol que puede ocupar gran parte de su tiempo y hacer que se olviden de otros temas igualmente importantes.

(*) Juan José Toro es Premio Nacional en Historia del Periodismo.

20 de junio - Día Mundial del Refugiado

Caso Exilio Walter Chávez Sánchez
Nacido en Perú, en Bolivia recibió asilo político por persecución de Alberto Fujimori. Trabajó en los diarios La Razón, La Prensa, Hoy y otros. Fue Director del Quincenario El Juguete Rabioso y jefe de campaña presidencial de Evo Morales desde 2004. Fue asesor del actual Presidente.
En abril 2015, al analizar en televisión las elecciones subnacionales –en las que el partido de gobierno perdió varias gobernaciones y municipalidades– denunció que fue marginado por orden del Vicepresidente Álvaro García Linera y cuestionó la política comunicacional del gobierno y anunció su distanciamiento definitivo.
Eso ocasionó duras discusiones internas, reflejadas por la prensa. Públicamente, Raúl García Linera, hermano del Vicepresidente afirmó que Chávez fue marginado porque puso en duda la honestidad de su hermano.
Tras prolongado silencio, apareció en Salta, Argentina (extremo norte). El 15 de marzo de 2016, Chávez acompañado de Mauro Sabbadini, coordinador del Ministerio de Derechos Humanos y Justicia de la Provincia (Estado) de Salta se presentó en la sede de Dirección Regional de Migraciones para iniciar el trámite de “solicitud de refugiado en Argentina”. A la salida de esa oficina, la Policía Federal Argentina cumplió trámite de captura internacional que habría presentado Gobierno del Perú ante Interpol, por presunta vinculación con terroristas.
Estuvo detenido 65 días en la regional Salta de la Policía Federal. Fue Liberado el 19 de mayo de 2016 por orden del juez federal Miguel Medina, quien juzgó insuficientes los argumentos para mantener su detención.

Caso Exilio Wilson García Mérida
El lunes 8 de mayo de 2017, RSF Bolivia se presentó ante la Fiscalía de La Paz, y pidió a la prensa: 1) Que el Ministerio de la Presidencia REVOQUE el pedido de detención del periodista García lo que permitirá su retorno a su país. 2) Que un eventual juicio contra García sea procesado ante Jurado de Imprenta, como manda la Ley. 3) Pronunciamientos de apoyo de organizaciones periodistas.
El miércoles 10 de mayo, Día del Periodista Boliviano, la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia CSTPB, pidió al Presidente Evo Morales libertad irrestricta para el periodista García Mérida y rechazó la “ilegal persecución judicial y política” en su contra porque “atentan contra su familia y su integridad personal”.
El mismo día, el periodista Andrés Gómez en su blog Rimaypampa defendió el derecho de García Mérida a expresarse libremente, y cita leyes nacionales y convenios internacionales que protegen los derechos de los periodistas y la libertad de expresión.
“RimayPampa pide al gobierno del Presidente Evo Morales garantizar los derechos del ciudadano boliviano Wilson García Mérida para que retorne al país”, señala.

Caso Exilio Carlos Valverde Bravo
El conductor de radio y de televisión: “Sin letra chica”, “Eso es todo por hoy” y otros mostró, en febrero de 2016, un Certificado de Nacimiento de un presunto hijo del Presidente Mortales con Gabriela Zapata, gerente comercial de la empresa china CAMC que ejecuta contratos con el gobierno por más de $us.500 millones.

La revelación se hizo pocos días antes del Referéndum Constitucional para habilitar nueva postulación presidencial de Morales en 2019. Esa pretensión fue rechazada por voto, lo que generó fuerte enojo gubernamental e inicio de creciente acoso contra Valverde.
El 20 de mayo de 2016, Valverde “se puso a buen recaudo”. Una semana después apareció en Buenos Aires (Argentina) para “pedir protección”. No es asilado ni refugiado, sino “residente”. Desde allí transmite su programa de radio “Primera mañana”, por internet.

CONTEXTUALIZANDO

Ninanina

El decreto de la gobernación para el reordenamiento y modernización de Setar fue como abrir la “Caja de Pandora”, no solamente por las presuntas irregularidades que empiezan a sacar a la luz pública, sino también porque a partir de ese instrumento legal es que “todos” empezaron a preocuparse por esta empresa, hasta la brigada parlamentaria, que durante dos años se caracterizó por un trabajo individual y personal de los parlamentarios, sin preocuparse en conjunto por algún problema del departamento, convocó a reunión para analizar los problemas de la empresa. Lo mismo aconteció con algunos municipios, organizaciones y hasta la Asamblea legislativa, que durante dos años tampoco hizo mucho por los problemas del departamento, ahora prevé una ley para esta empresa y su directorio.
Lo llamativo es que muchos de quienes empezaron a “preocuparse” por Setar, son afines al gobierno o el MAS. Incluso en el Chaco se expresó que están de acuerdo con la intervención de esta empresa por el gobierno.
Si no promulgaban el referido decreto, probablemente todo hubiese seguido como antes, sin ninguna acción precisa, clara y formal de parte de nadie, para superar los problemas de Setar.
Uno se pregunta si realmente quienes cuestionan, contradicen y contrastan con el mencionado decreto, están actuando honradamente en procura de que mejore esta empresa, o no quieren que se ventilen todas las presuntas irregularidades que al parecer, no son pocas, y en las que estarían involucrados, hasta algunos sindicalistas, que supuestamente tendrían que defender los intereses del pueblo.

Recuerdos del presente

Humberto Vacaflor Ganam

Que una gerente legal no tenga título de abogado, con tantos abogados que existen en el país, es algo que YPFB tendría que explicar. Si no hay gas porque se está acabando y no se han hecho exploraciones desde 2006, se puede entender, pero que no encuentren abogados, eso sí que es inverosímil. Se los podría contar en TCF.
Se supo que la gerente no era abogado sólo porque, la pobrecita, estaba fugando del país. No era para tanto, señora. Ojalá otros que no tienen los títulos que presumían se fueran así de prisa.
Que de los ocho presidentes interinos de YPFB designados por el gobierno desde 2006 ninguno sea, ni remotamente, profesional en temas de crudos, muestra que ellos son impostores o que quienes los designaron quieren destruir la empresa concebida en una fragua histórica, en las candentes arenas del Chaco.
Esto de los títulos profesionales es algo en lo que el gobierno no se detiene mucho. El presidente Morales no tiene ningún título, sino solamente los que recibió en “honoris causa” de parte de algunos universidades que no lo conocen mucho, y quizá por eso él no presta atención a estos detalles de sus colaboradores.
En realidad, a juzgar por lo que hacen, todos sus colaboradores son “honoris causa”. Han llegado a esos cargos por causa de los honores que hacen al presidente, lo que es una pobre traducción del latín y una traición a la causa revolucionaria de la descolonización. Para no hacerse problemas con el latín, él los llama “chupa-tetillas”.
Hay un gabinete compuesto por estos que, en castellano podrían definirse como aduladores frenéticos e impúdicos, quizá llegando a obscenos. La palabra “obsenos” no existe.
Si quisiera el gobierno encontrar profesionales del área petrolera, y no solamente chupa-tetillas, podría llegarse a Tarija, la ciudad donde hay más geólogos y petroleros por metro cuadrado que en el resto del país, aunque sean retirados.
De las otras especialidades no se sabe mucho. El único mérito del ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, según dicen los masistas, es que, a los ojos del presidente Morales, es el doble de Hugo Chávez.
Los otros ministros tienen méritos similares. Habrá que descubrir a quiénes se parecen los demás ministros. No hay que buscarlos en la literatura universal.

Vacaflor.obolog.com

ALGO MÁS QUE PALABRAS

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siempre nos lo decía mi abuela: es mejor mirarse en el espejo antes de juzgar a nadie. La hipocresía de esta sociedad actual es tan fuerte, que estamos todos los días y a todas horas, haciendo juicios de valor, sin benevolencia alguna. Lo sabemos todo, lo juzgamos todo, hasta el punto que el arrepentimiento del hipócrita es fingimiento por sí mismo. Por si fuera poco el engaño, le ponemos un apasionamiento que raya el atropello, porque al fin también nos creemos dioses. Tanto es así, que cada año, más de un millón de personas pierden la vida debido a la barbarie que avivamos, cuando debiéramos ser gentes de paz y no de guerras. Por cada una que muere hay muchas más con lesiones y con diversos problemas de salud física, sexual, reproductiva y mental. Ante esta atmósfera de crueldades que cosechamos a diario, y bajo este absurdo clima de bestialidades sembradas por todo el mundo, la misma Organización Mundial de la Salud, nos llama a prevenir y a dignificarnos como personas.
Es público y notorio, que las naciones con mayores niveles de desigualdad económica tienden a presentar mayores tasas de mortalidad por fanatismos, y dentro de cada nación las tasas más elevadas corresponden a quienes viven en las comunidades más pobres. Por otra parte, este salvajismo verdaderamente preocupante suele afectar principalmente a personas jóvenes, económicamente productivas. Esto se produce cuando el ser humano, pierde de vista sus bondades y virtudes, encerrándose en su propio egoísmo, lo que le impide ver los auténticos horizontes de belleza que nos circundan. Nuestro comportamiento, que en palabras del poeta y dramaturgo alemán Goethe (1749-1832), "es un espejo en el que cada uno muestra su imagen", en ocasiones es víctima de esa incertidumbre y división que vive la sociedad actual.
Indudablemente, hay que retornar al encuentro con lo armónico, mediante la clemencia necesaria y los deberes de justicia conciliados para toda la humanidad. Despojémonos de todo odio y activemos el sosiego, empezando por nosotros mismos. Si hay rencor en nuestros corazones, difícilmente vamos a poder reeducarnos el alma. Hay que buscar nuevos lenguajes amorosos, auténticos, que conlleven generosidad para que puedan silenciarse el sonido de las armas. Téngase en cuenta que el impacto sanitario de la violencia no se limita únicamente a las lesiones físicas, su estela de saña deja tras de sí multitud de trastornos mentales, como la depresión, los intentos de suicidio, los síndromes de dolor crónico, entre otros. Los analistas en todos estos desajustes consideran que se puede reducir su impacto, pues al delimitar las causas subyacentes, como el bajo nivel educativo, la parentalidad incoherente, la concentración de la pobreza, el desempleo y las normas sociales que respaldan la violencia, ya tenemos parte del camino andado, mediante estrategias científicamente creíbles.
Desde luego, está visto que los programas escolares de prevención de la violencia son beneficiosos. De igual modo, el fomento de las relaciones familiares. En este sentido, deberíamos impulsar las escuelas de padres en todos los centros educativos del mundo. Personalmente, llevo implicado bastante tiempo en un Colegio al respecto, y he podido comprobar, que el fomento de la participación de los padres en la vida de los niños y los adolescentes a través de programas que desarrollen la alianza entre el hogar y la escuela, a mi juicio, es algo esencial para generar actitudes positivas y enriquecedoras para todos socialmente. Lástima que el 55% de los niños de 3 y 4 años de 74 países no juegan ni realizan ninguna actividad educativa con sus padres, según un recientísimo informe del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).
Como quiera que la palabra es el prototipo de la acción, mi apuesta de que la sociedad, en su conjunto, se mire ante el espejo, no tiene otra finalidad que la de reflexionar para salir de esta espiral envenenada de dolor y muerte. No podemos continuar indiferentes ante el sufrimiento de los demás. Hemos de crecer en el amor, izando la autenticidad como bandera y sintiéndonos libres al hacerlo. Esta es la cuestión, mayores estrategias centradas en la comunidad que tienen una eficacia demostrada o son prometedoras para prevenir la violencia: aumento de la disponibilidad y la calidad de centros de atención a los niños; programas escolares para modificar normas y actitudes relacionadas con los problemas de género, y mejoras de los entornos escolares que incluyan las prácticas docentes, las políticas educativas y de seguridad, tal y como propicia la misma Organización Mundial de la Salud.
En cualquier caso, las sociedades pueden prevenir los hechos violentos reduciendo factores de riesgo como el alcohol, las armas de fuego y las desigualdades económicas y de género. Por eso, hoy más que nunca hace falta caminar hacia delante para reencontrarse con otras culturas, y una vez en diálogo, poder defender la dignidad de la persona humana, por encima de cualquier otro interés. Ahora bien, nuestra gran asignatura pendiente es que tenemos que aprender a respetarnos, a reconocer en el otro su valor, sin conceptuarlo a la ligera. En efecto, la sociedad tiene que salir del resentimiento para hallarse en un lugar de sostén y acompañamiento, si en verdad queremos coexistir y cohabitar como especie pensante. Pensemos, que no hay espejo que mejor irradie nuestra imagen, que aquellas palabras vertidas por nosotros.
Naturalmente, es un mal presagio para una sociedad que aspira a confluir ideas, levantar muros o activar contiendas. La guerra en Siria entró a su séptimo año y todavía no se avista un fin del conflicto. Es la peor crisis humanitaria y de desplazamiento desde la segunda guerra mundial. A propósito, UNICEF acaba de hacer un llamamiento financiero de 1400 millones de dólares para sus operaciones de emergencia en Siria, Líbano, Jordania, Turquía, Iraq y Egipto. Hasta la fecha, nos consta, que la llamada no ha tenido demasiado eco, a juzgar por lo poco recaudado, apenas la cuarta parte. Sin duda, es particularmente preocupante esta falta de sensibilidad ante el sufrimiento de muchos niños, madres, ancianos, desplazados y refugiados, víctimas de la violencia de todo tipo. Ojalá aprendamos otros abecedarios de convivencia y dominio. Cada ser humano debe aprender a dominarse así mismo, a no ser un lobo. En este sentido, pienso, que las diversas religiones pueden ayudarnos a permanecer coaligados, pues la paz no ha de vociferarse únicamente en los campos de batalla, sino dondequiera que se desarrolle cualquier existencia humana.
Confieso, por ende, que no me gusta este espíritu de degradación humana que vivimos. Me da miedo esa raíz perversa que nos está contagiando un poco a todos, derivada en parte de una decadencia de la conciencia moral, algo que nos ha deshumanizado hasta extremos que cuesta reconocernos. Contemplando tantos corazones doloridos, vemos, como en un espejo, los sufrimientos de la humanidad y hallamos el deseo del cambio. Estoy convencido de que, más pronto que tarde, vamos a tomar conciencia de nuestra realidad en el mundo para modificar historias que están ahí; en Europa, África, Medio Oriente, Asia y otras latitudes. Sea como fuere, no podemos construir la paz sobre la base de mirar hacia otro lado, hemos de implicarnos y ser más responsables, sobre todo en la única respuesta que puede aportar esperanza y oportunidad: la educación; que es la que verdaderamente nos templa el alma ante las dificultades de la vida. Por desdicha, vivimos un tiempo marcado por una profunda crisis educativa que hace extremadamente complicado transmitir a las jóvenes valores básicos. Creo, pues, que el mundo tiene que empezar a mundializarse humanamente con programas que impulsen reglas de convivencia, nuevos modos y maneras de andar por el planeta, al menos siendo más considerados con todo lo que nos acompaña en el viaje por la vida.

Más artículos...

Ads Banners