Desenlaces previsibles

Typography

Humberto Vacaflor Ganam

Como batidos por un fuerte viento sur, los regímenes populistas están desapareciendo de la región, dejando la tarea de juzgar a los corruptos.
Se podría identificar un patrón en lo que está dejando este viento, que permite predecir lo que pasará con los responsables de cada uno de los festines de demagogia y corrupción.
Lo que ha hecho Rafael Correa en Ecuador podría ser tomado como el extremo de la previsión. Ha abandonado su país, con críticas para el sucesor que él mismo impuso mediante en fraude. Y ha decidido vivir el resto de su vida en Bélgica, seguro de que allí no llegará jamás ni el populismo ni el socialismo. Para llegar a ese desenlace, Correa renunció a la re-reelección que le pedían sus cómplices.
Luiz Inácio Lula da Silva optó por quedarse a medias, dejando en el cargo a una heredera de formación y raza rusas, pero ahora ha descubierto que falló en un detalle: no había destruido totalmente el órgano judicial. Desde la justicia le llegó el castigo: debe ir a la cárcel por casi diez años.
En previsión, ha dejado un partido fundado en las prebendas y el reparto de la corrupción, partido que ahora le ofrece librarlo de la cárcel haciéndolo presidente nuevamente. Este plan parte de la creencia de que el electorado es deficiente mental.
Cristina Fernández de Kirchner apuesta ahora a la amnesia de los argentinos. Quiere volver a la política en busca de impunidad. Dada la fama del peronismo, no podría descartarse que lo logre.
Y Nicolás Maduro, aferrado en uñas y dientes al poder, buscando la impunidad por medio de la permanencia, muestra el colmo de la desesperación del corrupto e inepto. Una revolución podrida lo respalda desde una isla caribeña.
Y así llegamos a Bolivia. El presidente Evo Morales sigue repitiendo, con su estilo de confundir al interlocutor, que quizá en 2019 se vaya nomás a su chaco en Chapare. Eso lo dejaría en la opción elegida por Correa. Tendría que dejar el poder e irse a vivir a Bélgica o Suiza, dependiendo del lugar donde estén sus ahorros.
No es recomendable hacer lo que hicieron Lula o Cristina. Aunque, quizá, en vista de que la justicia ha sido minuciosamente destruida aquí, no haya peligro de juicios.
Una baraja llena de opciones.

Vacaflor.obolog.com

Ads Banners