24
Sáb, Jun
921 New Articles

Sin control ni remordimiento: Constantes envenenamientos, ahorcamientos y despellejamientos a perros y gatos en Tarija

Animales envenenados, torturados brutamente en Tarija.

Typography

Desde el Senasag aseveraron que la Intendencia Municipal se lava las manos en no controlar ni precautelar la venta de productos nocivos como venenos, que la misma es la responsable de permitir la venta de lo que ingresa de contrabando, y por ende de todo lo que no tiene registro sanitario, atentando contra la salud de la población y en estecaso de los animales.

María José Oliva Grimalt

Representantes de diferentes refugios manifestaron su preocupación al NUEVO SUR respecto que en Tarija se están presentando con frecuencia casos de envenenamiento, ahorcamiento y despellejamiento a perros y gatos, sin control ni remordimiento alguno. Muchos de estos son de conocimiento público, ya que quienes rescatan a estos animalitos publican las fotografías en internet donde se puede ver el grado de brutalidad y tortura con la que se pretende quitar la vida a estos seres vulnerables e indefensos.
“Tenemos conocimiento de que no solo están envenenando a los perritos, sino también ahorcándolos y despellejándolos. La opinión pública ha tomado conocimiento de que se han presentado estos casos porque están en las páginas de facebook de las correspondientes organizaciones de rescatistas. En el tema de los envenenamientos, los venenos están al alcance de la población, sin ninguna restricción, no solo existen suicidios sino que también los usan para deshacerse de los animales”, dijo Jessica Baldivieso, representante de Corazón Animal.
Baldivieso enfatizó que a pesar de que estos casos salen a la luz pública, las autoridades pertinentes no les dan la importancia necesaria para poder frenarlos y por ende implementar las sanciones pertinentes hacia los autores.
“El problema es de que no les interesa, son animales. ¿A quién denunciamos?, supuestamente el procedimiento es ir sentar la denuncia, pero ¿quién lo va hacer?, si encontramos un perrito en esta circunstancia y en la calle ¿a quién hacemos la denuncia, si nadie ve nada, nadie hace absolutamente nada? Entonces hay un vacío legal, si bien hay ahora un fiscal destinado al tema de fauna y la Ley 700 pero no hay el mecanismo. En realidad no se están tomando acciones de protección para los animales”.
En tal sentido, acotó que el argumento de las autoridades es que las mismas no conocen el caso o que no se presentó una denuncia formal al respecto y, por ello, no pueden actuar, acentuando que los grupos de rescate están a duras penas tratando de sobrevivir ya que están saturados ante el incremento de animales abandonados en las calles.
“Lamentablemente tenemos muchos casos de matanza de animales por envenenamiento, ahorcamiento, apaleados, etc. Muertes que sin duda les provocan muchísimo dolor porque no son instantáneas, los motivos pasan desde el (no puedo tenerlo, viene mucho a mi casa o molesta en el techo en el caso de felinos). Son hechos que se dan sin testigos o como espectadores la propia familia, que se ve imposibilitada de realizar la denuncia por biocidio”, dijo la presidenta del refugio Rinconcito Feliz, Shaeale Castellanos.
Destacó que estos hechos son el claro ejemplo de que los seres humanos están perdiendo lo más básico, que es el amor y respeto hacia los animales y hacia la vida misma en sí, subrayando que una mascota es para siempre, y que si uno no está dispuesto a cumplir es preferible que no la tenga porque el abandono es la más cruel de las muertes.
“Hay ordenanzas que prohíben la venta de tóxicos, venenos y demás pero las autoridades llamadas para hacerlas cumplir no lo hacen, y menos los funcionarios de la Intendencia por muy poco interés y desconocimiento de las normas y consecuencias del producto. Es hora de que los municipios jerarquicen las intendencias municipales, deben estar administradas por gente profesional”.
Castellanos mencionó que tuvo dos casos de envenenamientos, motivo por el cual siempre tiene a mano sulfato de atropina inyectable con jeringa el cual inyectó a sus mascotas y las salvó, tomando en cuenta que muchos de los síntomas de envenenamiento no son iguales, ya que en algunos se presenta diarrea en otros, abundante espuma de la boca.
“El sulfato de atropina hace que las paredes de los intestinos se cubran o sequen, como dicen para que no absorba mas veneno y no vaya a su torrente sanguíneo, las pupilas se les dilatan, no hay que darles agua. Los salvé a tiempo para llevarlos al veterinario y que les ponga suero”.
Cuando se le preguntó al intendente municipal, Nelson Ruiz, de qué manera dicha instancia regula y controla el expendio de productos nocivos como los venenos, que están al alcance de la población, indicó que no le compete realizar este tipo de controles ya que se concentrarían específicamente en lo que son los alimentos y el ordenamiento de puestos.
Ruiz dijo “eso lo debería ver Zoonosis, no estamos viendo eso nosotros, solo vemos el tema alimentos eso debería ver el departamento de Salud del Gobierno Municipal, nosotros solo verificamos el tema de alimentos y ordenamiento .Para intervenir en puestos que tengan veneno tendríamos que hacerlo con permiso del Servicio Departamental de Salud Sedes”.
La técnica de Atención al Usuario y Consumidor de Tarija, Mónica Jurado, puntualizó que actualmente está vigente todo lo que es la oferta y demanda y eso genera que en el mercado informal se encuentren toda clase de productos, los cuales no son garantizados para su utilización y en este caso el uso indiscriminado con otros objetivos como el envenenamiento de animales.
“Se debería regular desde el municipio la venta de estos productos, si bien se necesita para la eliminación de ratas este tipo de productos, se deberían de vender en un lugar más adecuado y bajo ciertas condiciones como un respaldo para saber en qué será utilizado y no estar disponible, y menos para la eliminación de animales ya que ahora existe una Ley también que protege a los animales como ser la Ley 700 en la que toda persona es sujeto a responsabilidad cuando entra en lo que es maltrato o eliminación de animales sin justificativo alguno”.
La directora del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria Senasag, Fátima Pacheco, explicó que como institución sanitaria lo que hacen es otorgar el registro a las veterinarias para curar, prevenir enfermedades y demás pero las mismas no tienen la autorización de vender venenos y menos a la gente.
Pacheco reconoció “eso es totalmente ilegal, nosotros regulamos y restringimos a los que están establecidos legalmente; si esos venenos está en un mercado negro en un mercado sin control escapa de nuestra tuición. Yo no entiendo por qué la Intendencia se lava las manos porque es competencia sumamente de ellos el tema del expendio de productos en el mercado, es la responsable de permitir la venta de lo que viene de contrabando y todo lo que no tiene registro sanitario porque es atentar contra la salud de la población, y en este caso de los animales”.
Señaló que lo que se podría hacer es fijar una reunión con la Intendencia, por lo que instó a las diferentes asociaciones de animales presentar alguna denuncia oficial de casos de envenenamiento para que como institución sanitaria se convoque a los diferentes rescatistas y por consiguiente hacer un trabajo conjunto de verificación, y alertar a la población para que no se sume a esta práctica ilegal que afecta y daña de sobre manera a los animales.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.