27
Mar, Jun
884 New Articles

22 países fueron parte de la evaluación, Estudio revela que ONGs en Bolivia sufren mayor presión para alinearse a planes del Gobierno

Tapa del estudio de CIVICUS.

Typography

La evaluación internacional asegura que Bolivia muestra a una sociedad civil presionada y cuestionada.

 

ANF.- 

Un estudio internacional realizado en 22 países muestra cómo la sociedad civil vive cada vez más cuestionada y presionada. La Evaluación Nacional del Ambiente Habilitante (ENAH) realizada a 22 países revela que en Bolivia las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) internacionales y nacionales sufren mayor presión para alinearse a los planes del Gobierno, que en el resto de los países.
La alianza global de organizaciones de la sociedad civil y activistas denominada Civicus, realizó entre 2013 y 2016 la ENAH a 22 países para analizar hasta qué punto las condiciones nacionales permiten el trabajo de la sociedad civil.
Entre los 22 países que fueron parte de la evaluación se cita a Benin, Bolivia, Brasil, Burkina Faso, Camboya, Camerún, Colombia, Honduras, India, Jordania, Líbano, México, Mozambique, Nepal, Nigeria, Panamá, Filipinas, Sudáfrica, Tayikistán, Túnez, Uganda y Zambia.
El estudio observa que en muchos territorios existe cierta expectativa desde el poder de que las organizaciones de la sociedad civil (OSC), o también conocidas como ONG, deberían alinearse con los planes y prioridades establecidas por el Gobierno.
En el caso de Bolivia, la investigación afirma que con la Ley351 del 19 de marzo de 2013 sobre la personalidad jurídica, “se espera que las organizaciones de la sociedad civil se alineen con los planes de desarrollo económico y social del Gobierno y modifiquen sus estatutos para cumplir con esto. El no hacerlo es motivo para que la OSC sea disuelta y su registro anulado”.
En criterio de Civicus, estas condiciones de alineamiento para continuar funcionando, claramente comprometen la autonomía de las OSC y aumentan la potencial amenaza que podrían enfrentar.
“Este requisito de alineación es aplicado con más presión a OSC internacionales con presencia en Bolivia; en el resto de los países existe menos presión, pero no está del todo ausente”, señala el estudio.
En cuanto a la situación de los medios de comunicación, el estudio internacional establece que en Bolivia y Camboya la gran mayoría de los medios está en manos del Estado y del partido gobernante (MAS).
“El dominio del Gobierno en Bolivia provoca temor entre los medios de comunicación y terminan siendo complacientes hacia el Gobierno, y en Camboya son pocas las estaciones de radio o periódicos que no son dirigidos por políticos o partidos políticos”, dice el informe.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.