Protesta y movilización se cruzan, Violencia en La Paz por el 21F y cocaleros

Violentos enfrentamientos, que protagonizaron los cocaleros de Yungas y policías en la ciudad de La Paz.

Typography

Marchas de productores de coca de los Yungas y de la Central Obrera Boliviana y la gasificación policial a una columna de cocaleros, convulsionaron cerca al mediodía de este martes el centro de la ciudad de La Paz, en otro día más de movilizaciones que ambos sectores protagonizan con diferentes peticiones al Gobierno.

 

AGENCIAS.- 

La protesta de los cocaleros y la movilización organizada por sectores afines al MAS por el 21F se cruzaron y han desencadenado una media jornada de violencia y confrontación en La Paz.
En la calle Sucre, cerca de la estación de Bomberos Antofagasta, el sector cocalero de Los Yungas y Policías sostuvieron un crudo enfrentamiento.
Los Policías, armados con gases lacrimógenos retenían el avance de los dirigentes, que respondieron con piedras. Los movilizados atacaron el edificio de la estación de Bomberos, causaron daños en las instalaciones como rotura de vidrios.
Los Policías reaccionaron y con agentes químicos hicieron retroceder a los cocaleros al menos dos cuadras. Una gasolinera que está ubicada en el lugar se convirtió en un centro de operaciones policiales, desde donde los efectivos se agruparon para evitar el avance de los cocaleros.
Otro grupo de dirigentes se dirigió poco después al estadio Hernando Siles, donde armaban un escenario para recibir a sectores afines al MAS, que conmemoran con una marcha desde El Alto el denominado Día de la mentira, a un año de la derrota de Evo Morales en el referéndum que le dijo No a abrir la CPE para habilitarlo a una nueva reelección. Los cocaleros destrozaron la infraestructura montada para ese tema. Destrozaron sillas, banderas, carteles y otros elementos.
En el Ministerio de Gobierno, integrantes del Ejecutivo y 30 dirigentes yungueños instalaron una reunión pese a la enorme tensión que se generó. El gobierno exigió que los dirigentes que ingresaron al encuentro dejen sus celulares fuera, por lo que están incomunicados con el exterior.
El diálogo no se instaló inmediatamente. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, advirtió poco después del mediodía, que la mesa de negociación no se había instalado hasta que los principales dirigentes de Adepcoca persuadan a sus bases de abandonar la violencia para iniciar las conversaciones y reiteró que el Ejecutivo no permitirá libre cultivo de coca en ese sector.
Mientras tanto, una multitudinaria marcha conformada por sectores afines al MAS descendió desde la ciudad de El Alto. Cuando ingresaban al mediodía a la ciudad, en primera instancia debían dirigirse a San Francisco, pero sobre la marcha definieron llegar hasta el estadio Hernando Siles.
Cuando el grupo que descendió llegó a San Francisco, se les plegaron otros sectores y partieron desde allá rumbo al estadio Hernando Siles, donde horas antes los cocaleros habían destrozado el escenario. Antes de su llegada, la logística del Ejecutivo rearmó todo.
La Central Obrera Boliviana no quedó al margen de la movilización. Los diferentes sectores afines marcharon por las calles y se manifestaron de forma pacífica en contra del Gobierno.

Alarma por una gasolinera
Una gasolinera ubicada en la avenida Tejada Sorzano fue la que más riesgo corrió porque los cocaleros que se apostaron en un mirador, en la parte superior, arrojaron dinamitas y una de ellas llegó hasta el techo de la gasolinera y ocasionó la alarma entre policías y periodistas que estaban en el lugar.
En la zona de Miraflores, de La Paz, a la altura del monumento a Busch, dirigentes cocaleros enfurecidos interceptaron a un efectivo policial que circulaba por el lugar, lo golpearon, lo obligaron a huir y luego quemaron una motocicleta.

Suman 148 los cocaleros arrestados tras la violenta jornada de protestas en La Paz
El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, informó que hasta las primeras horas de la tarde de este martes un total de 148 personas fueron arrestadas en medio de los violentos enfrentamientos, que protagonizaron los cocaleros de Yungas y policías en la ciudad de La Paz.
“Al momento tenemos 148 arrestados, las investigaciones determinarán si tienen responsabilidad” por los daños ocasionados en esta jornada, informó la autoridad gubernamental, en un breve contacto con los medios de comunicación.
En cambio, el abogado de los cocaleros, Froilán Tola, dijo que no hay suficientes indicios como para responsabilizar a los arrestados de los destrozos ocasionados a los bienes públicos.
“De manera general indican que hubieran causado daños materiales, pero no hay ninguna evidencia respecto a ello, se les hizo el cacheo y tampoco les encontraron ningún instrumento que los culpe de ilícitos, por tanto, al no existir suficientes elementos, lo que corresponde es que se los libere”, aseveró el jurista.

Ads Banners