Tras seis años de silencio se firma acuerdo Bolivia-Chile

Autoridades de Bolivia y Chile posan para la foto oficial en el hotel Los Tajibos luego del encuentro.

Typography

Se trabajará un acuerdo bilateral sobre los delitos vinculados a la trata y tráfico de personas. Los agentes de ambos países podrán ser veedores en las investigaciones de interés común.

 

EL DEBER.- 

Después de seis años de la última reunión de la comisión mixta Bolivia y Chile, ambos países suscribieron un acuerdo de cooperación bilateral para combatir a las organizaciones criminales que se dedican al tráfico de sustancias controladas, a la trata y tráfico de personas y al lavado del dinero del narcotráfico en los más de 800 kilómetros de frontera compartida.
El documento que suscribieron ayer por la mañana en la capital cruceña el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el cónsul general de Chile en Bolivia, Manuel Hinojosa Muñoz, establece acciones conjuntas para reducir la oferta y mermar la demanda de estupefacientes en ambos países.
Uno de los puntos de la agenda compartida de cooperación, es la decisión de permitir que en las investigaciones de casos de narcotráfico que involucran a Bolivia o Chile, los agentes policiales y los fiscales, especializados en estos temas, puedan participar como veedores en casos de interés común.
“Podrán conocer de primera mano los hechos, aclaró el ministro Romero y detalló que en el caso de los delitos relacionados con la trata y tráfico de personas se elaborará un acuerdo bilateral posterior.
El documento final también recoge la necesidad de actualizar un memorándum de entendimiento establecido hace años entre Chile y Bolivia, donde se tratan los mecanismos de investigación y de cooperación para las investigaciones financieras relacionadas con el lavado de activos provenientes del narcotráfico, aspecto que consideran indispensable para golpear a las bandas criminales.
Si bien Romero indicó que hay un plan de operaciones de interdicción conjunta, aún no se tienen definidas las fechas del inicio de estas acciones.

Prevención compartida
Como parte de la necesidad de disminuir la demanda de droga en ambos países, se decidió iniciar un programa de prevención en dos municipios que son frontera con la macrorregión norte de Chile (Arica, Iquique y Antofagasta), zona donde operan las bandas criminales que usan las rutas internacionales de tránsito de estupefacientes.
Este trabajo es apoyado por las experiencias aplicadas por Chile a través de un programa que trabaja con la adicción a las drogas y el consumo de alcohol.
Finalmente, la agenda de tareas conjuntas también señala puntos de cooperación en materia de cultivos como desarrollo alternativo, temas forestales y materia agrícola

Ads Banners