Luchó por sus derechos: Mujer transexual consiguió la primera unión civil en Tarija

Marcha de los miembros de la GLBT en Tarija, quienes exigen que prevalezcan sus derechos.

Typography

A nivel mundial y nacional se efectúan cientos de asesinatos a gays, lesbianas y transexuales denominados como crímenes de odio, efectuados por personas que no aceptan a quienes tienen una identidad de género diferente. 

María José Oliva Grimalt

Una mujer de 26 años de edad (M.P) es la primera transexual que logró la unión civil en Tarija, tras varios años de sufrimiento, perjuicios y discriminación, abrió su corazón al NUEVO SUR para contar su vida, tratando de dejar un mensaje de concientización a través de su testimonio a toda la población.
M. P. expresó “esto lo hago para ayudar a las demás transexuales futuras, para que su sufrimiento no sea tan pesado y difícil como el mío. Desde que tuve uso de razón siempre supe que me sentía (ella), pero el miedo a la sociedad y sobre todo mis padres era lo que me impedía sacar lo que sentía. Aparte me decía a mí misma ¿qué ganaré con contarles y decirles lo que sentía que era?, como ni yo sabía qué era una transexual viví una muerte en vida, no sentí que era la niñez, adolescencia, ni la juventud, vivía escondida esperando la muerte”.
También explicó que fue la única hija que obtuvo una profesión, enfatizó que el único pasatiempo que tenía eran los libros y la Biblia. A sus 19 años conoció una iglesia evangélica gracias a su madre, por lo que ese era uno de los únicos lugares en donde sentía paz y tranquilidad, hasta que se le ocurrió contarle a un pastor lo que sentía.
“El pastor fue muy cruel conmigo, pero en mi mente me dije a mí misma que tal vez tenía razón y si podía o quería cambiar no podía hacerlo, así que, así estuve cinco años, iba ahí todos los días hasta cuando salía de la U (universidad) le suplicaba a Dios que me cambiará si es que estaba mal lo que sentía; luego escuché hablar al pastor del sacrificio que debemos de hacer para que Dios es como una prueba para Dios. Así que en mi último año de U trabajé, me metí a ayudantía en una materia, jamás fui a cobrar hasta que se terminó el año, cuando me pagaron era muchísimo dinero, eran solo 1300 pero jamás recibí tanto dinero y fui en ese momento a dejar el altar pidiéndole una sola cosa Dios, que me vuelva hombre que si estaba mal como el pastor dijo me vuelva hombre”.

La decisión del cambio
Luego de unos meses de este episodio, por medio de una página web, M.P descubrió que era transexual por lo que se contactó con una de las integrantes de dicha página y tomó la decisión de viajar a la ciudad de La Paz.
“Me contacté con una de ellas, me emocioné tanto porque me enteré que sí podría lograr ser una mujer. Me hablaron de hormonas, cirugías y demás. Empecé a usar hormonas, los cambios fueron tan rápido que ni yo podía creerlo, estaba tan contenta con el cambio de poder pasar desapercibida ante la sociedad. Lo más bonito para mi es la aceptación de mi familia, fue difícil y me reclamaban porqué no se los dije antes y yo les dije ¿qué iban a hacer si éramos pobres, como me ayudarían? Pero estoy aquí, al final conseguí un hombre con el que me casé”.
Indicó que su caso salió a la luz debido que, en primera instancia, procedió a cambiarse el nombre, puntualizó que en el Servicio de Registro Civil Sereci, le decían que vaya a casarse en otro Departamento, pero ella no quería ir a otro Departamento por lo que acudió una vez más a la iglesia a pedirle a Dios que aprueben su matrimonio.
Así, manifestó “y se aprobó el matrimonio aunque es normal casarse como cualquier mujer que se casa, en cuanto a las personas cerradas a los evangelistas yo no sé qué es lo que buscan o que quieren. ¿Creen que con seguir poniéndonos una cruz o juzgándonos ganarán el cielo?, solo Dios juzgará a la gente cerrada, falta que un miembro de su familia les salga así y entiendan que esto no es una elección, somos como cualquier ser humano. Para que acabe el dolor de una trans deben aceptar que existimos, que nos respeten y podamos expresar con libertad el miedo que sentimos para ayudar a que muchas y muchos puedan tener una niñez y adolescencia como la merecen”.

Aceptación de la familia
M.P pidió a todas las familias que tengan o identifiquen a un hijo o hija trans, que los apoyen y no se asusten, es más que los acepten como son. Asimismo, apuntó que es importante la ayuda psicológica para que un especialista ayude a que esa niña, niño o adolescente sepa si es transexual.
“Cuando conocí a mi pareja él tenía miedo por la sociedad y el qué dirán, a muchos les gusta una mujer trans pero por miedo a la gente se alejan sin darse cuenta que somos como una mujer común y corriente. En cuanto a adoptar por el momento no lo tenemos pensado, pero más allá quien sabe o también se puede alquilar un vientre”.
Pese a estar en otros tiempos los perjuicios y la discriminación persisten
A nivel mundial y nacional existen cientos de asesinatos efectuados a gays, lesbianas y transexuales estos son denominados como crímenes de odio, los cuales son producidos a raíz de personas que no aceptan a quienes tienen una identidad sexual diferente, sin tomar en cuenta que en muchos casos no se trata de una elección de vida, al contrario muchos nacen atrapados en un cuerpo que no quieren tener.

la
nota

Muerte de Dayana, un caso emblemático

Joel Vega, miembro del colectivo GLBT en Tarija dijo “en Bolivia hay un caso emblemático que el colectivo GLBT, a nivel nacional, está haciendo seguimiento que es el caso de la compañera Dayana, ella ha sido asesinada, torturada por su propia pareja, en una primera instancia la denuncia ha sido presentada como feminicidio ya que ella en su apariencia denotaba y estaba dentro del perfil de feminicidio; sin embargo, al realizar la autopsia y al detectar que era de sexo masculino, el fiscal asume la condición de cambiar la figura de asesinato u homicidio”.
Vega aseveró que hay situaciones dentro de la ley que se desconocen, como el cambio de las medidas en el caso mencionado, dándole tal vez más ventajas al asesino, que prácticamente actuó de una manera psicópata al momento de asesinar a Dayana.
“En estas situaciones se suman también problemáticas dentro de la salud, en el sistema del servicio público no se encuentra, por ejemplo, con el servicio de un endocrinólogo para que les diga qué tipos de hormonas tomar, solamente esto pasa también con la condición sexual, heterosexual es por eso que en las farmacias se venden todo tipo de hormonas, tanto para hombres y mujeres sin control y muchas de esas inclusive provocan cáncer”.
Vega argumentó que las personas transexuales y transgéneros se realizan operaciones estéticas como el raspaje de barbilla, afinar la cintura, implantes mamarios para verse más femeninas. En el caso de las masculinas, también, en el caso de los pectorales, músculos e implantes de hombros.
“Eso para ellos, en todo caso representa un costo muy elevado, el tema de las cirugías es un costo alto, se han visto muchos casos de compañeras trans que no pudieron costear este tipo de servicios en el sistema de salud y a través de formas clandestinas se han inyectado aceite de avión para mantener una apariencia masculina o femenina”.
Vega acotó que en Tarija se dieron casos de discriminación en unidades educativas y universidades, vertidas por profesores, padres de familia, psicólogos y los mismos alumnos.
“Ese tipo de casos son recurrentes, tenemos una compañera que a los 15 años se ha identificado como una persona trans y ha empezado a esa edad todo el proceso de transición, por ejemplo, haciéndose crecer el pelo, maquillarse y mantener una apariencia femenina dentro de la unidad educativa, pero hubo una coerción por parte de los profesores, que al identificar esto la presionaron a mantener una apariencia masculina hasta salir del colegio”.

Ads Banners