Yo Soy Mi Primer Amor: Maricruz Ribera abrió su corazón al NUEVO SUR

Maricruz Ribera en entrevista exclusiva con el Diario NUEVO SUR.

Typography

En medio de los talleres existen diferentes dinámicas de las cuales se pueden identificar casos de violencia a niñas y adolescentes, Ribera relató casos desgarradores en los que las menores contaron sus historias y pudieron ponerles un alto a tiempo antes de llegar a hechos más lamentables.

María José Oliva Grimalt

La máxima representante de Yo Soy Mi Primer Amor, Maricruz Ribera arribó a la ciudad de Tarija el martes para desarrollar talleres orientados a las estudiantes de los diferentes colegios del área urbana.
La mañana de ayer, Ribera concedió una entrevista exclusiva a NUEVO SUR para hablar sobre la importancia y significado del trabajo que realizan en todo el país. El sitio de encuentro con ella fue en el reconocido restaurante Gatto Pardo.
Yo Soy Mi Primer Amor es un programa con repercusión nacional, dirigido a fortalecer la autoestima de las niñas y crear mujeres fuertes, seguras de sí mismas que luchen por defender sus derechos. La denominada marea fucsia, también es encabezada por Maricruz Ribera, quien es su directora. A la fecha cuenta con cientos de voluntarias en Tarija y las adhesiones crecen cada vez más.
Maricruz “abrió” su corazón, habló bondadosamente pero a la vez contundente “este es un programa de prevención a la violencia, que ya tiene tres años de vida. Trabaja a nivel nacional y tiene un equipo de 1.660 voluntarias en todo el país, y ha beneficiado a más de 30 mil niñas y adolescentes con sus talleres. El programa nace buscando nuevas maneras de luchar contra la violencia, entendiendo que para dar fin al problema había que trabajar con la prevención”.

¿Cómo surgió el programa?
Dijo que fue el 2014 cuando trabajaba en la red televisiva ATB, como presentadora de noticias, recordó que le tocó presentar cuatro casos de feminicidio y lo hizo con lágrimas en los ojos, luego dijo que uno específicamente la marcó como mujer.
Ribera continuó “la historia de una mujer de la ciudad del alto me marcó como mujer, el padre contaba: ´La pareja de mi hija le pegaba, procesó la denuncia, yo una vez le dije que vuelva por sus hijos, años la pegaba, nunca pensé que me la mate´; esto justamente, era una unidad móvil: mientras yo presentaba la noticia y yo decía, que están bien las leyes y que quien tiene la culpa debe pagarla. ¡Pero jamás le vamos a devolver la vida a esa mujer! Hay una pregunta muy sencilla, ¿si le pegaba años, qué es lo que hizo que esta mujer años aguante el maltrato y no reaccione?”.

Lo que significa el nombre del programa
Asimismo, acotó que a ninguna mujer le quitan la vida, de la noche a la mañana, subrayó que detrás de un caso de feminicidio hay una mujer que aguantó años de maltratos físico, psicológico, económico, sexual; además de celos obsesivos, que inician desde el noviazgo y son justificados en nombre del amor.
“Hay que a trabajar con la adolescente, incluso antes que tenga un novio. Hay que hacer que las mujeres entiendan, desde muy pequeñas, que el amor empieza por el amor propio, de ahí viene la idea de Yo Soy Mi Primer Amor. Quería talleres que sean súper divertidos, vivenciales, que las empoderen como mujeres. Porque una mujer empoderada, que conoce sus derechos, que aprende a tomar decisiones, por ella en su vida, en caso de encontrarse en una relación de violencia, dice esta persona no es para mí y se aleja a tiempo”.
Enfatizó que una niña que entienda desde muy pequeña que es dueña de su cuerpo y que nadie la puede tocar, sin importar quién sea, sabe que en caso de presentarse una situación de esta índole debe pedir ayuda y no quedarse callada.
“Tenía toda las ideas en la cabeza, pero tenía que plasmarlas, entonces invito a un equipo de profesionales con psicólogas, pedagogas, también había un antropólogo. Primero decían prevención de noviazgos violentos, pero yo les decía que el tema principal que yo quería tocar es el empoderamiento de mujeres, porque lo que hace que una mujer que se quede años al lado de una pareja que la disminuye, que le prohíba hacer cosas y que le levante la mano, es no creer en ella misma. Sí, también hay la dependencia económica pero también está el decir: nadie más me va querer, qué va pensar la sociedad”.
A su vez, destacó que se tiene que enseñar una nueva manera de amar a las niñas y adolescentes, puntualizó que siempre se dieron enseñanzas falsas sobre el amor o inadecuadas, basadas en que el amor duele y que se tienen que soportar miles de cosas cuando no es así.
“El amor tiene que valer tu alegría y vos como mujer tienes que trabajar en tu autoestima. Una mujer que se cría sabiendo que nació para ser feliz, que es valiente, que consigue sus sueños, que es inteligente y hermosa sabe que en caso de encontrarse en una situación de maltrato, dice esto no es para mí, esto no me hace feliz; yo soy valiente y yo sola voy a salir adelante. Toda relación violenta empieza en un mal noviazgo, pero como nos enseñaron mal la forma de amar las adolescentes dicen mi chico me cela porque me quiere, no me deja salir, quiere que este todo el día con él porque me quiere y no quiere que esté con mis amigas porque no le caen”.
Ribera mencionó que lastimosamente donde las niñas y adolescentes se sienten más inseguras es en el hogar, por lo que en los talleres se genera un ambiente de confianza y alegría para todas las participantes, con una gran decoración y material plasmado en colores vivaces, que les transfieren paz, tranquilidad y confianza en sí mismas.
Niñas contaron historias y vivencias desgarradoras a Yo Soy Mi Primer Amor
Sobre los relatos de niñas abusadas deshonestamente, dijo “trabajamos con grupos y edades, hemos identificado historias que ni sus mamás conocían, nos decían: ´Cada que mi mamá viaja, en mi casa se queda a cuidarme mi tío y mi tío se mete en mi cama y me toca´. Esta niña nunca había tocado el tema con nadie, la mamá nos llamó llorando. También trabajamos con los padres y madres de niños para enseñarles métodos de comunicación, la lucha contra la violencia tiene que ser de todos, de hombres mujeres y de las autoridades”.
El programa también trabaja con hombres, es decir, ya se están desarrollando talleres con los jóvenes donde los mismos pueden y sepan manejar adecuadamente sus emociones; como también la manera actuar en el momento de estar en una relación basada en el respeto, tomando en cuenta que los hombres y mujeres tienen los mismos derechos.
Maricruz describió los talleres “las niñas entran, bailamos, tenemos nuestras propias canciones sumamente positivas, cantándole al amor propio. Luego hacemos dinámicas sobre los derechos, la mayoría no conoce sus derechos cuando llega al taller, posteriormente hacemos la dinámica de qué las hace feliz, tristes y si alguna vez las lastimaron, y hay una dinámica donde ellas escriben en un papelito cuál fue el momento en el que sufrieron algún tipo de violencia. Hay niñas que nos escriben, que terminaron con sus novios pero, hoy por hoy, estos las obligan a tener relaciones sexuales, la niña por miedo a que su padre descubra que tuvo relaciones sexuales, a los 14 años, calla que está siendo violada constantemente. El caso que me impactó fue de una chica de Viacha, ella estaba toda moreteada y nosotros fuimos a hablar con sus padres, es importante que sepan pedir ayuda, se han dado casos en donde las madres me mandaron audios en los que llore junto con ellas”.
No existe ningún movimiento en Bolivia, que reúna la cantidad de mujeres que Yo Soy Mi Primer Amor reúne y es lo que queda plasmado en cada actividad del programa. En los talleres se habla con las niñas y adolescentes, de un plan de sueños para ellas; y es ahí donde tratan de generar conciencia para evitar los embarazos adolescentes, porque nivel nacional existe un alto índice de mujeres embarazas a temprana edad.
Indicó “tratamos de tener un plan de vida con las adolescentes para evitar los embarazos adolescentes. No se habla de métodos anticonceptivos, sino de dónde quieren llegar y cuáles son sus metas en su vida para que nada las detenga en el camino, entendiendo que si tu cuerpo es tuyo, pero todas las acciones tienen su consecuencia, sabiendo que no se acaba el mundo si tienes un embarazo en la adolescencia, pero la vida es mucho más complicada”.

¿Quién es Maricruz Ribera?
“Soy una mujer de 36 años que trabaja apasionadamente, muchos años atrás sí era una niña acomplejada, tenía miles de cosas, tuve la suerte de tener un papá que apostó por mí. Fui modelo, entré al mundo de la televisión, incluso fui reina del Carnaval y estando en la televisión me di cuenta que el tema de la violencia afectaba demasiado a nuestras mujeres, y decidí trabajar en la violencia, a través del programa Yo Soy Mi Primer Amor porque me di cuenta que todas las campañas, que solo mostraban mujeres golpeadas, no hacían nada”
En la entrevista estaba presente parte del equipo de Maricruz como también la representante de Yo Soy Mi Primer Amor en Tarija, Paola Baldivieso, quien de manera bastante emotiva y con lágrimas en los ojos, al igual que Maricruz, manifestó el orgullo que siente al ser parte de la marea fucsia por lo que invitó a que más niñas y adolescentes puedan sumarse a los talleres.


Horario de los talleres y lugares
Baldivieso acotó “en esta oportunidad tuvimos cuatro talleres cerrados y abiertos en diferentes colegios, el día de hoy jueves (ayer) estaremos en el Avelina Raña, es cerrado, pero el sábado estaremos en San Lorenzo en un taller abierto en un colegio frente a la plaza. El único requisito es llegar puntual los talleres son de nueve a 12, son gratuitos papá y mamá te pueden acompañar, la concentración será en la plaza y el registro es de nueve a nueve y 30”.
Baldivieso pidió la solidaridad de las diferentes autoridades, empresas e instituciones tarijeñas para que las mismas puedan apoyar a dicho programa ya sean con donaciones de material, hasta inclusive con poder prestar un vehículo o bus para cuando se deben de realizar recorridos por talleres en lugares más alejados.
“Yo entré a capacitarme como todas las voluntarias, Maricruz es una mujer hermosa además de que tiene una luz propia la cual está desplegada en cada taller. Todas las voluntarias tenemos el mismo compromiso y dedicación en cada taller, porque te enamoras, son capacitaciones muy emotivas y especiales. En Tarija estamos felices porque nos comentaron que somos el único programa, que trabaja en cuanto a prevención pero necesitamos apoyo en cuanto a los materiales ya que para llegar a las niñas lo hacemos de manera didáctica, y cualquier aporte es grande ya sean desde papeles, lapiceras o que nos puedan colaborar en alguna ocasión con el transporte porque también quisiéramos llegar al área rural”.

Ads Banners