Protocolos para el tratamiento informativo de temas sensibles como el de violencia

Typography

Lic. Lidia Campos Miranda
Editora de Agencias

El ejercicio del periodismo dentro del ámbito de la comunicación, es un poderoso instrumento de formación y consolidación de valores en la sociedad.
La información que diariamente se genera y transmite a la sociedad, además de considerarse útil en la toma de decisiones, resolución de conflictos y profundización de la libertades democráticas, debe ser valorada por su aporte al ejercicio de derechos humanos de diversos grupos de la población principalmente los considerados vulnerables.
En tan sentido un protocolo de tratamiento informativo para el abordaje de temas sensibles como el de violencia de género, al igual que los códigos de ética y deontológicos que rigen a las organizaciones que agrupan a periodistas; promueven un tratamiento mediático igualitario entre hombres y mujeres evitando entre algunos aspectos los estereotipos.
Sin duda existe un impacto y consecuencias que se generan en la población, según como se trate una información, por tanto resulta relevante la elección de fuentes informativas y testimonios de acuerdo al objetivo periodístico que se persigue.
Esta tarea requiere de mucha responsabilidad y compromiso, pero sobretodo de sensibilidad y profesionalismo en el abordaje de temas sensibles como la violencia de género a través de los medios masivos.
Experiencias y recomendaciones en la aplicación de estos protocolos, reflejan la inquietud de la inclusión de pautas específicas propias en cada medio, mismas que sean socializadas a través de acuerdos colectivos.
Específicamente en la temática de género, es recomendable hacer visible a la mujer mostrando su aporte a la sociedad, la autoridad que ejerce y la experiencia que tiene.
La sociedad actual tiene la necesidad de avanzar en el cumplimiento de las normas existentes, a cuestionarse sobre ciertas prácticas que naturalizan y solidifican la violencia, a ponerse en el lugar del otro y dejar la silla del juez.
El ejercicio de derechos humanos y la problemática de la violencia, son problemas sociales que atañen a toda la sociedad, no solo a las autoridades; por tanto requiere de un compromiso ético y de voluntad para cambiar los actuales esquemas.

Ads Banners