Leer ¿para qué?

Typography

Lic. Lidia Campos Miranda
Editora de Agencias

La lectura es una de las prácticas más útiles y beneficiosas que el ser humano realiza a lo largo de su vida.
Es una actividad exclusiva de los seres humanos cuyo desarrollo intelectual y racional diferencia del resto de los seres vivos.
El hábito de la lectura se adquiere lentamente desde temprana edad y se mantiene de por vida, al realizarse de muchas maneras y con muchos objetivos que no específicamente se originan en una obligación educacional.
La práctica de la lectura permite alentar nuestra imaginación, viajar a nuevos mundos y escenarios, cultivar pensamientos, valores, creencias, reflexionar sobre ideas o conceptos abstractos.
Asimismo nos permite mejorar nuestra ortografía, capacidad de síntesis, redacción y nos convierte en personas más cultas con la capacidad de abordar diversos temas de la realidad.
Frente a tantos beneficios que trae la lectura, lamentablemente, numerosas evaluaciones y estudios sobre esté hábito muestran el enorme déficit de comprensión de textos entre alumnos de primaria, secundaria y universitarios.
Quienes encontraron en el internet la facilidad para suplantar verdaderos trabajos de investigación y revisión bibliográfica.
Promover el hábito de la lectura debe ser una prioridad tanto en la escuela como en la familia. Trayendo como resultado un mejor rendimiento educativo y el cultivo de una conciencia más abierta a la creatividad.
La lectura contribuye a la edificación de la personalidad y la consolidación de valores.
Las ferias de libros nos dan la oportunidad de conocer literatura de autores destacados y fomentar este hábito que se va perdiendo en los últimos años.
La lectura es una fuente de reflexión, de avivamiento del espíritu, de formación y orientación. Hoy es además un desafío de crecimiento personal que vale la pena cultivar sin importar la edad de la persona.

Ads Banners