Los republicanos amenazan con usar la “opción nuclear” para ratificar al nominado de Trump al Supremo

Reunión del Comité de Justicia del Senado antes de la votación sobre Gorsuch.

Typography

La confirmación del juez Gorsuch abre una batalla política en el Senado de Estados Unidos.

 

EL PAIS ESPAÑA

Neil Gorsuch aspira a convertirse en juez del Tribunal Supremo a finales de esta semana, pero antes deberá superar una batalla política que amenaza con dividir el Senado de Estados Unidos durante los próximos años. Gorsuch, nominado por el presidente Donald Trump para ocupar el puesto del juez Antonin Scalia, ha superado este lunes el primer escollo al obtener el respaldo del Comité de Justicia del Senado. El hecho de que no haya logrado ni un solo voto de los demócratas en esta comisión, sin embargo, augura una pugna aún más intensa cuando el pleno del Senado estudie su nominación este viernes.
Tras conocer el resultado, el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer declaró que la Administración está “decepcionada” y acusó a los demócratas de “jugar a la política con la corte superior del país” y de crear un "peligroso antecedente" con su rechazo en bloque al nominado. Spicer añadió que la Administración se siente “cómoda” con el cambio de reglas que plantean los republicanos para garantizar que Gorsuch se convierte en el noveno juez de la Corte.
Gorsuch necesita al menos 60 votos para sacar adelante su nombramiento. El Partido Republicano cuenta con 52 senadores y los demócratas con 48, pero hasta la fecha solo tres de éstos han anunciado que apoyarán al nominado. Una derrota en la primera votación, prevista para el viernes, obligaría a los republicanos a cambiar las normas del Senado y que Gorsuch pueda ser elegido por mayoría simple (51 votos). Es la conocida como "opción nuclear". El magistrado conservador sería también el primero en requerir esta medida de los últimos 16 jueces que han formado parte del Supremo.
“Cuando un nominado no consigue los 60 votos, no deberías cambiar las reglas, deberías cambiar al nominado”, declaró este domingo Chuck Schumer, el líder de los demócratas en el Senado. En sus declaraciones a la NBC, Schumer adelantó que es “muy, muy difícil” que Gorsuch logre los votos necesarios para confirmación. “Deberían presentar un candidato más moderado. Está en manos de los republicanos”.
Este lunes, durante el debate del Comité antes de su votación, el senador demócrata Patrick Leahy acusó a Gorsuch de evitar responder a sus preguntas durante la audiencia de hace dos semanas “salvo cuando hablábamos de pesca o baloncesto”. Leahey añadió que el nominado había “faltado al respeto” del Comité y que “aparentemente cree que como los republicanos tienen mayoría, ya se ha ganado la confirmación”. Otros demócratas, como Dick Durbin, han vinculado su decisión con Donald Trump —“Ya sabemos quién le envía”, dijo el senador— aunque Gorsuch ya defendió su independencia del presidente.