Los asesores fiscales de Trump reducen al mínimo sus intereses con Rusia

Presidente de EE.UU., Donald J. Trump.

Typography

Los abogados del presidente afirman que sus declaraciones fiscales no reflejan ningún vínculo con Rusia salvo la venta de una propiedad o un festival de Miss Universo.

 

EL PAIS ESPAÑA
Donald Trump ha facilitado una pieza mínima de información sobre sus declaraciones de la renta para tratar de combatir sospechas sobre vínculos oscuros con Rusia. Los asesores fiscales del presidente afirman en una carta que ninguna de sus declaraciones de los últimos 10 años refleja deuda o ingreso alguno con origen ruso más allá de excepciones puntuales, como el pago de 12,2 millones relacionado con el concurso de Miss Universo que se celebró en Moscú en 2013 o el cobro en 2008 de 95 millones por la venta de una propiedad en Florida a un millonario ruso. También apuntan las “probables” ventas de productos y servicios a clientes rusos dentro de su enorme negocio de hostelería.
De las rentas de Trump se sabe poco, ya que ha roto la tradición cualquier presidente o candidato de hacer transparentes sus ingresos para evitar cualquier sombra de sospecha sobre sus actividades o ingresos, pero la investigación de la supuesta trama rusa en el entorno de Trump, que tiene varias ramificaciones, le ha llevado a mostrar una parte. La carta, con fecha del pasado 8 de marzo pero difundida este viernes por la Casa Blanca, está firmada por los abogados Sheri Dillon y William Nelson, que han prestado sus servicios de asesoría a la organización Trump desde 2005, en respuesta a la solicitud que les hace su cliente, el presidente de Estados Unidos. El ruso que compró la propiedad, según The New York Times, es Dmitry Rybolovlev.
Los abogados afirman que el presidente de Estados Unidos, el más rico que ha habido en la Casa Blanca en su historia, vehicula es propietario único de medio millar de empresas, con lo que su declaración de la renta es un reflejo de la actividad económica de esas sociedades, las cuales, al menos durante la última década, no registran ingresos, deudas o inversiones relacionadas con Rusia. Lo que no aclara el breve documento es si Trump o su familia han hecho negocios con firmas de vínculos rusos, aunque con sede en otro país. Las 500 empresas de Trump operan en una veintena de países.
Hace pocos días el senador demócrata Al Franken afirmó durante la comparecencia de James Comey (recién cesado por Trump como director del FBI) que las declaraciones de impuestos del presidente republicano eran “relevantes” para detectar relaciones ilícitas con Rusia o intereses oscuros con el Gobierno de Vladímir Putin. También el senador republicano Lindsey Graham, uno de los pocos que plantan cara a su presidente dentro de las filas conservadoras, dijo en la cadena televisiva CNN que quería “saber más” sobre los negocios de Trump con Rusia, aunque aclaró que el comité judicial que lidera en el Senado no estaba llevando a cabo ninguna investigación específica sobre sus negocios.

Ads Banners