Se los considera una carga: Donald Trump prohíbe a los transgénero en el Ejército

Typography

"Nuestros militares deben estar centrados en la victoria y no pueden cargar con los tremendos costes médicos y la alteración que supondrán", afirma el presidente.

EL PAIS ESPAÑA
Para Donald Trump los transgénero son una carga, un coste y ahuyentan la victoria. En una declaración por Twitter que será recordada por su profundo talante discriminatorio, el presidente de Estados Unidos los ha prohibido en el Ejército. La medida entierra la orden aprobada por su antecesor Barack Obama que abría las fuerzas armadas a la diversidad y que el Pentágono paralizó a principios de julio justo antes de que fuera a entrar en vigor. También sitúa en la cuerda floja a los miles que, según los estudios, ya están prestando servicio. La posibilidad de una expulsión masiva se cierne sobre el horizonte.
“Después de consultar con mis generales y expertos militares, el Gobierno de Estados Unidos no aceptará ni permitirá individuos transgénero en el Ejército. Nuestros militares deben estar centrados en la victoria y no pueden cargar con los tremendos costes médicos y la alteración que los transgéneros supondrán en el Ejército”, afirmó Trump.
La prohibición supone un mazazo a la política de integración impulsada por Obama. Antes de su presidencia, los transgénero eran clasificados como “desviados sexuales” y debían ser expulsados. Con las directrices aprobadas bajo su mandato, no sólo se les aceptó plenamente sino que se facilitaba su tratamiento completo.
La medida era ambiciosa y rompía largos años de oscuridad y discriminación. Aunque las cifras siempre han sido objeto de discusión, un estudio de la Asociación de Médicos de Estados Unidos (JAMA, en sus siglas en inglés) ha establecido que cerca de 13.000 ya pertenecen al ejército (1%) y que los médicos militares no están preparados para atenderlos y mucho menos para asegurar su correcta transición.
La orden de Obama implicaba, por tanto, ajustes en el sistema médico militar y nuevos costes de tratamiento. Unos fondos que, con el incremento presupuestario del que se va a beneficiar el Ejército con Trump (54.000 millones de dólares más), podía hacerse frente sin excesivo problema. Pero el pasado 1 de julio, justo el día en que iba a entrar en vigor, el Pentágono anunció su paralización.
El secretario de Defensa, James Mattis, intentó en aquel momento justificarse bajo el manoseado argumento de que la medida requería un estudio detallado. “Desde que estoy en el puesto he enfatizado que el Departamento de Defensa debe medir cada decisión política con un estándar crítico. ¿Afectará a la disposición y letalidad de las fuerzas? Dicho de otro modo, ¿cómo influirá en la capacidad militar de defender la nación?”.
La respuesta llegó esta mañana en tres tuits del presidente. Su contenido no solo revela el sesgo retrógrado de Trump, sino su profundo y casi mimético alineamiento con los que él llama "mis generales". Un grupo de halcones que se ha asentado en la Casa Blanca y a los que Trump, fascinado por los entorchados y las historias bélicas, sigue a pies juntillas.

Ads Banners