Olavarría, Al menos dos muertos en una avalancha registrada en un concierto del Indio Solari en Argentina

Una multitud se agolpa contra el escenario donde canta el Indio Solari.

Typography

La fiscal asegura que se vendieron entradas "sin límite" y se superó el aforo del recinto.

 

EL PAIS ESPAÑA.- 

Al menos dos fallecidos, 11 heridos -tres de ellos en terapia intensiva- y miles de rumores. Ese es el saldo conocido hasta ahora de lo ocurrido en la ciudad de Olavarría (a 355 kilómetros de Buenos Aires) en ocasión de un nuevo show del Indio Solari y su banda, Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Las primeras versiones hablan de una avalancha ocurrida en el sector más cercano al escenario que, a pesar de ser advertida por el propio Solari, no pudo controlarse a tiempo y habría ocasionado los decesos. La fiscal Susana Alonso fue quien los confirmó en diálogo con la prensa, en momentos en que se especulaba hasta con una decena de muertos. Cerca del mediodía del domingo se conoció el informe forense que reveló que las dos personas murieron por un paro cardiorrespiratorio traumático y uno de ellos, identificado como Fernando Javier Leon, presentaba un trombo embolismo pulmonar. Los investigadores deberán determinar cuál fue el hecho que ocasionó los traumas.
El predio La Colmena, acondicionado para la realización del show, tiene 180.000 metros cuadrados, lo que sugiere un aforo para aproximadamente 200.000 personas, el mismo número que el Indio Solari convocó a Tandil (a 400 kilómetros de Buenos Aires) hace un año. Sin embargo, esta presentación traía encima un halo de misticismo aún mayor al acostumbrado, dado que al artista de 68 años lo aqueja el mal de Parkinson, por lo que podría ser su última presentación en vivo. El ingreso de los micros y automóviles a la ciudad de 150.000 habitantes fue ordenado y sin contratiempos. Lo mismo ocurrió con el acceso al predio, aunque fue llamativo que casi no hubo control de entradas y el cacheo fue demasiado liviano. El show se inició con apenas 40 minutos de retraso. Pero la calma duraría poco.
Visiblemente molesto y frustrado como pocas veces antes, Solari detuvo el concierto luego del tercer tema, al vislumbrar problemas entre la multitud. “Deben estar borrachos, no los pisen”, dijo el músico, que, después de que se encendieran las luces y ante la magnitud del amontonamiento pidió la presencia de miembros de la Defensa Civil, una presencia que tardó demasiado en llegar. Incluso, solicitó la ayuda de los presentes que, en forma obediente dieron algunos pasos para atrás con el fin de descomprimir la zona en cuestión. La interrupción duró cerca de 10 minutos en los que las luces del público se mantuvieron encendidas y los micrófonos evidenciaron discusiones entre el artista y la organización.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.