27
Mar, Jun
884 New Articles

La mitad de los adolescentes argentinos no comprende textos básicos

Libros de texto en una escuela de la provincia de Buenos Aires, vacía por la huelga de docentes.

Typography

Macri responde a la huelga de maestros con un informe demoledor del deterioro educativo.

 

EL PAIS ESPAÑA.- 
La guerra entre el Gobierno argentino y los maestros de la educación pública, que tiene a cuatro millones de niños sin clase desde hace más de dos semanas, ha entrado en una nueva dimensión. Mauricio Macri ha decidido utilizar la artillería pesada y ha hecho público en plena huelga un informe demoledor con datos que él mismo definió como "dolorosos": el 46,4% de los estudiantes de 5° y 6° año del secundario (adolescentes de 16 y 17 años) no comprende un texto básico y el 70,2% no puede resolver problemas matemáticos sencillos. Entre los niños de primaria, el porcentaje de fallos en la comprensión de textos subió hasta el 33,2%. Los datos son mucho mejores en la educación privada, lo que según el Gobierno muestra la enorme inequidad de la sociedad argentina.
La educación pública argentina, que fue un modelo mundial -este país acabó con el analfabetismo antes que España- sufre un lento deterioro que hace que la clase media que puede permitírselo se vaya a la privada. Los maestros aseguran que para luchar contra este hundimiento necesitan salarios dignos, y por eso hacen esta huelga. El Gobierno contesta que con paros como este, habituales en los últimos 15 años, cada vez más padres desesperados deciden ir a la escuela privada, con lo que se profundiza el problema. El conflicto sigue sin resolver pero los datos del Gobierno, en un informe elaborado en octubre con un millón de alumnos de primaria y secundaria llamado Aprender 2016, coinciden con lo que venía diciendo el estudio PISA y hablan de un sistema educativo destrozado a pesar de las fuertes inversiones que se hicieron en los últimos años.
Macri compareció el mismo día en que se iniciaba una nueva huelga nacional docente de 48 horas, la segunda en una semana. No dijo una palabra sobre el paro, pero era evidente que el informe era su respuesta. El presidente parece decidido a dar la batalla contra los maestros hasta el final, y fuentes de su entorno insisten en que considera imprescindible no ceder ahora para mostrar que controla políticamente la situación. Los sindicatos ya habían rechazado en octubre esta prueba porque pensaban que el Gobierno la usaría como arma para endilgar a los maestros la responsabilidad del fracaso en las aulas.
El modelo educativo argentino está en crisis, nadie duda eso, aunque hay diferencias radicales sobre cuál es el mejor camino para resolverla. Macri prepara una plan educativo que pretende cambiar de raíz el sistema actual, y ayer utilizó los resultados de la prueba para alentar ese proyecto. “Cuatro de cada diez chicos de sexto grado de la escuela pública no comprende textos, pero en la privada son dos de cada diez”, dijo. “Eso marca la inequidad entre aquel que puede ir a una escuela privada contra aquel que tiene que caer en la escuela pública. Es doloroso, pero tiene solución, se puede mejorar y vamos a mejorar”, dijo el presidente desde la residencia de Olivos, donde presentó los resultados de la prueba lejos de la Casa Rosada, epicentro de las protestas de los maestros en huelga.
El gobierno afronta desde hace más de dos semanas un pulso con los maestros de todo el país, que exigen la apertura de una discusión salarial nacional que sirva de piso de las subidas en las provincias. Pero como la paritaria nacional no se abrió, los gremios iniciaron discusiones por distrito y con resultados dispares.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.