Lima: “Toda América asume que Venezuela ya es una dictadura”

El canciller de Perú, Ricardo Luna, durante una entrevista en Lima, el 9 de agosto.

Typography

El canciller peruano, promotor de la declaración de Lima, cree que Maduro caerá por la presión internacional.

EL PAIS ESPAÑA
El canciller peruano Ricardo Luna (Lima, 1940), un veterano diplomático de este país, ha logrado con su iniciativa de reunir a los países clave de América Latina en un inédito encuentro extraordinario para tratar la crisis de Venezuela algo impensable hace unos meses: una rotunda unidad para condenar la deriva del régimen de Nicolás Maduro y sobre todo algo más contundente: la decisión de los 12 países firmantes –entre ellos Brasil, Canadá, Argentina, México y Colombia, todos los países grandes de la región salvo EEUU, que se quedó fuera de forma buscada, para evitar la crítica fácil de los venezolanos- de no reconocer ningún acto, contrato o compromiso financiero que no sea autorizado por la Asamblea Nacional controlada por la oposición.
Durante una entrevista con EL PAÍS en el espectacular palacio colonial de Torre Tagle, sede de la cancillería, Luna se muestra convencido de que el nuevo consenso muestra un giro definitivo en América Latina al que se sumarán en algún momento los pocos países que aún apoyan a Maduro, en especial Ecuador y Bolivia. El presidente venezolano, señala Luna, va a acusar el golpe de una declaración como la de Lima. “La táctica de Maduro hasta ahora es ganar tiempo. Toma decisiones y después da marcha atrás. Él no se esperaba que 12 países de América Latina, y cuatro del Caribe que nos acompañaron aunque no firmaron la declaración, tomaran una posición tan clara. Prácticamente toda la región latinoamericana y Canadá dice ahora con claridad que ya no se puede hablar de régimen democrático en Venezuela, porque ya es una dictadura. Eso es algo muy difícil de manejar para Maduro”, explica.
Luna cree que la declaración cambia por completo el escenario. “Ya no valen los intentos de Maduro para buscar un diálogo, que siempre sirvieron para que él ganara tiempo. Él se ha arrinconado en una batalla interna, también con elementos del chavismo. El impacto de esta declaración para Maduro es muy fuerte. La caracterización del régimen como una dictadura por todos estos países tiene efectos prácticos claros. Ninguna decisión que no pase por la Asamblea Nacional será legítima para nosotros”.
Luna no cree que se llegue al extremo de que Venezuela quede aislado financieramente tras esta declaración, pero sí está seguro de que las sanciones irán subiendo de nivel, sobre todo en EEUU. “Ya hay una visión de que este régimen se ha autoaislado. La creación de este grupo en Lima es una señal muy fuerte. En EEEUU están sorprendidos de que se llegue a este nivel de concreción en la declaración. Hemos determinado un aislamiento en tráfico de armas, en cuestiones financieras. Hemos decidido posponer la reunión de CELAC-UE, son cosas importantes. EEUU está evaluando dejar de comprar petróleo, pero es un tema muy delicado técnicamente, haya toda una cadena detrás. Además hay gente como Moisés Naim que piensa que esto podría beneficiar a Maduro porque podría victimizarse, crear la imagen de régimen asediado, como sucedió en Cuba con el embargo”.

Ads Banners