Tarija tiene dos héroes más: La cadete falleció cumpliendo su deber y su institución no la va a abandonar

Typography

“Este es el ejemplo… de servir… al pueblo… de… entregar nuestra vida… para que otros vivan… ese es el ejemplo”, dijo el subcomandante General de la Policía Boliviana, Franz Alvarado Hoyos. 

Mario Enrique Espinoza 

Con la idea de declarar estas fechas como el Día de la Solidaridad, en homenaje a los héroes anónimos que ayudaron a sofocar el incendio en la Reserva de Sama, que consumió casi 10 mil hectáreas de terreno, Tarija desde hoy puede respirar tranquila y pensar en la recuperación de la Cordillera.

El vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, aseguró ayer que su institución no abandonará a la familia de la alumna de la Escuela Básica Policial, que murió el viernes, ya que “ella falleció cumpliendo su sagrado deber que es el de proteger a los bolivianos”.

Por su parte el Subcomandante General de la Policía Boliviana, Franz Alvarado Hoyos, coincidió con el Vicepresidente y señaló que “nosotros vamos a cumplir con los honores que corresponde porque murió en el cumplimiento del deber”.

“Necesariamente (recibirá una indemnización) el comando general a través de su departamento de bienestar, cumple con esos requisitos de acuerdo a la ley”.

Acotó que el cuerpo después de recibir los honores en Tarija, será trasladado a Colquechaca, de donde es originaria, algunos familiares irán con ella pero el resto tendrá que irse en transporte terrestre, indicó. 

Apoyo de expertos del interior y de otros países

El vicepresidente agregó que llegarían expertos en incendios forestales de varios departamentos, del país, además de Argentina y del Perú, países que oficializaron su cooperación, mientras que Chile no oficializó nada.

Según reportes que le otorgaron en esos momentos hasta el mediodía de ayer fueron 6.500 hectáreas afectadas, pero que esos datos podrían modificarse una vez que termine y pueda corroborarse estos datos, dijo.

 Rescate de los cuerpos

Para rescatar los dos cuerpos, es decir de la cadete Nereyda Condorzett Deheza, y del comunitario de Guerra Huayco, tuvieron que esperar que lleguen especialistas de otro departamento en rescate de cuerpos, arribaron el pasado viernes en la noche y a las cuatro de la madrugada del sábado se trasladaron al lugar.

El rescatista comando Franz Reynaldo Mamani, quien es médico de profesión, es miembro del SAR del Sur desde hace 15 años atrás, nos contó que al promediar las siete de la mañana lograr rescatar el primer cuerpo de esa hondonada de muy difícil acceso, posteriormente las labores de rescate se dirigió al comunitario, pero otros vecinos ya estaban trabajando en sacarlo.

Uno de los comunarios que estuvo presente desde las seis de la tarde del viernes intentando rescatarlo, gritaba constantemente que si hubieran ido antes a sacarlo todavía podían haberlo encontrado con vida.

Aseguró que él, junto a otro comunario y dos “sarnitas” (así dijo él refiriéndose a dos estudiantes de la Esbapol) estuvieron toda la noche trabajando para sacarlo, y que el hombre gritaba toda la tarde por ayuda, pero ellos por más intentos que realizaron para sacarlo, no lograron su cometido.

 Los hechos

Un oficial de instrucción de la Escuela Básica Policial Esbapol, señaló que varios vecinos de las comunidades cercanas a la serranía, llegaron hasta la Esbapol para pedir ayuda, es por ello que se decidió atender el clamor y comenzaron a escalar hasta llegar a la cumbre.

Este oficial conjuntamente a compañeros de la fallecida, contaron que se encontraban en la cima de la montaña enfrentándose a las llamas, pero el viento cambió abruptamente y fue por ello que tuvieron que correr “vimos como caía la compañera” dijo un cadete.

Intentaron rescatarla, pero las llamas se vinieron contra ellos por lo que buscaron “una cueva” donde se tuvieron que guarecer hasta que pase el fuego.

“Nosotros lo que vimos fue que de repente del medio de donde estábamos apagando se incendió y es como una bomba que hubiera estallado y ahí es cuando nos ha dispersado a toditos, y los que estábamos al frente hemos ayudado al señor, porque el señor se ha movido todavía, y como el fuego estaba yendo contra él hemos querido ir a sacar, y como ya nos ha rodeado ya no pudimos”, contó Grover.

Otro cadete dijo “el que respiraba era el señor, porque le hemos tratado de ayudar con todo lo que nos han enseñado en la escuela los primeros auxilios, lo hemos tenido con vida hasta las siete de la noche, que es donde llegaron los comunitarios y ahí es cuando murió el señor”.

El cadete Cristian señaló que como si hubiera sido una premonición él justo tenía una mochila preparada con dos litros de agua, leche y además “tenía varias poleras en los bolsillos estaba como preparado”, indicó.

“Nos ha sorprendido la verdad el fuego porque ya estaba todo apaciguado, apagado todo y de repente apareció un golpe y nos cerró” agregó Cristian.

 Lágrimas de impotencia

Los familiares de los “héroes” al ver llegar los cuerpos hasta uno de los campamentos dispuestos en Guerra Huayco, no pudieron contener sus lágrimas y una muchacha gritaba en repetidas oportunidades “quiero ver a mi papá” y una señora que parece era su esposa decía “levántate papito, levántate”.

La madre de la cadete gritaba “que le han hecho a mi hija, quien es el que me lo ha llevado” y golpeaba la ambulancia donde pusieron el cuerpo.

A primeras horas de madrugada de ayer, los familiares que llegaron desde Colquechaca, no recibían ninguna respuesta sobre el paradero del cuerpo, tampoco le indicaban que todavía no había sido rescatado.

En ese momento la madre contó que Nereyda era la mejor de su curso, y que tenía grandes proyectos para su futuro, y que llegaron de La Paz al promediar las tres de la mañana e inmediatamente buscaron el cuerpo de su hija.

Honores

El cuerpo de la cadete fue velado en la unidad policial ubicada entre las calles Campero y 15 de Abril, posteriormente fue trasladada hasta el salón rojo de la gobernación, donde varias autoridades hicieron uso de la palabra.

Además todos los presentes con lágrimas en los ojos y a coro cantaron una canción en su honor, el tema que titula “libre” y cuyo intérprete era el artista Nino Bravo.

El subcomandante General de la Policía Boliviana, Franz Alvarado Hoyos, fue llevado por las lágrimas pero logró manifestar que ella tuvo mucho valor, al igual que “el hermano Campesino”.

“Este es el ejemplo… de servir… al pueblo… de… entregar nuestra vida… para que otros vivan” “su nombre, su vida, su don de ser, su don de camarada, la llevaremos eternamente los policías” sostuvo.

 

LA NOTA 

Sama somos todos, la solidaridad pudo combatir el fuego

Una nueva jornada de trabajo solidario entre instituciones, autoridades nacionales, departamentales, municipales, bomberos, voluntarios y en especial de la población que de alguna u otra forma ayudó a controlar casi en su totalidad el fuego en la Reserva de Sama éste sábado.

Ya sea cocinando, llevando algunas botellas de agua, alimentos, medicamentos, herramientas u otros insumos, la gente, hombre y mujeres, todos se volvieron uno para apagar el incendio que comenzó el miércoles y que la Fiscalía ya tiene aprehendida a la principal sospechosa de iniciar el fuego, quien fue identificada como Carmen Roza Centeno de 50 años.

Además, la solidaridad de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Oruro, Potosí, Yacuiba, Entre Ríos, Bermejo y de Argentina, quienes colaboraron con bomberos voluntarios, helicópteros, carros bomberos, cisternas y con objetos donados, hicieron que la meta sea lograda.

De igual forma las instancias estatales, como Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos YPFB, los ministerios de Hidrocarburos, Defensa y Salud, también brindaron su aporte para combatir las llamas.

Pero la lucha no era solo contra el fuego, sino también contra el viento, el humo y el cansancio, pero la voluntad y el amor por Tarija pudo más, para controlar el voraz incendio, que comenzó a amenazar viviendas en Guerrahuayco, Turumayo, San Andrés y San Pedro de Sola.

Cuando todo parecía controlado, lamentablemente una mala decisión del piloto de un helicóptero y sumado a las fuertes ráfagas de viento, hicieron que las llamas se reaviven, quemando gran parte de vegetación y dejando heridas a algunas personas.

La desgracia no venía sola, porque los fuertes vientos ocasionaron que una flota de la empresa Narvaez se vuelque al costado del camino que conecta Tarija a Potosí, dejando cuatro heridos de gravedad, los cuales fueron trasladados al Hospital Regional San Juan de Dios.

Cuando todo parecía estar en contra, el apoyo de los helicópteros, cisternas, carros bomberos y el trabajo de rescatistas, socorristas y voluntarios anónimos, pudo más que el fuego, logrando controlar casi el 95 por ciento del incendio, una evaluación preliminar señala que fueron quemadas más de 10 mil hectáreas de terrenos.

Para hoy desde las primeras horas de la mañana, con el uso de espuma especial dotada por la estatal petrolera, helicópteros harán las últimas intervenciones para liquidar los focos de calor.

Ads Banners