• Los asentamientos en los alrededores de la ciudad, no sólo redujeron a su mínima expresión el Parque Las Barrancas, sino también achicaron el largo y ancho de la segunda Circunvalación.