En la biblioteca de El Pajonal, los niños cuentan con su espacio, pero son pocos los que asisten. Foto Hernán Virgo.