Se presume que el narcotraficante requerido por Brasil quería ser juez.