Macri saluda a sus seguidores en el barrio de Belgrano de Buenos Aires.