Agencias Una azafata de transporte terrestre de nacionalidad boliviana fue detenida el sábado en Argentina con dos kilos y 230 gramos de cocaína que estaba endosado en su cuerpo. La Gendarmería Nacional de ese país informó que los efectivos del Escuadrón 54 “Aguaray”, mientras realizaban controles sobre el kilómetro 1.466 de la Ruta Nacional N° 34, interceptaron un colectivo de pasajeros procedente de Cochabamba con destino final el barrio porteño de Liniers. Durante la inspección correspondiente, los gendarmes detectaron que la azafata llevaba una faja prominente debajo de su camisa, por lo que procedieron a profundizar la requisa con personal femenino, ante la presencia de testigos. La mujer que trabajaba como azafata en un ómnibus de larga distancia fue descubierta transportando 2 kilos 230 gramos de cocaína pegados al cuerpo. Ella salió de Cochabamba (Bolivia) y tenía como destino el barrio porteño de Liniers (Argentina). Los datos, de la Gendarmería Nacional del vecino país, detalló que la intervención fue realizada sobre el kilómetro 1.466 de la Ruta Nacional N° 34, donde interceptaron un colectivo de pasajeros procedente de territorio boliviano. Durante la inspección correspondiente, los gendarmes detectaron que la azafata llevaba una faja prominente debajo de su camisa, por lo que procedieron a profundizar la requisa con personal femenino, ante la presencia de testigos. Los funcionarios constataron que la mujer de nacionalidad boliviana trasladaba adosado al cuerpo un envoltorio plástico que rodeaba la cintura y que contenía una «sustancia blanca», la cual fue sometida a pruebas de campo Narcotest, arrojando resultado positivo para cocaína, con un peso total de 2 kilos 230 gramos. El Juzgado Federal y la Fiscalía Federal de Orán orientaron la detención de la ciudadana involucrada y el decomiso de la droga.