> Como ya no hay el interés de las víctimas de continuar con la denuncia, el caso pierde fuerza y muchos delincuentes pueden quedar libres para continuar con sus fechorías, este es el principal perjuicio que se provoca a la misma ciudadanía, concluyó el director de la FELCC.