El Salvador es el país latinoamericano que más ha disminuido la pobreza extrema a partir de 2014.