> “Él se entregó y dijo: ‘ya no tengo más opción, pido que garanticen mi vida y que dejen de hostigar a mi familia’”.