Dos tenistas, una de nacionalidad uzbeka y otra kirguisa, han sido imputadas en Francia.